User's Tags

APM NET . 's Entries

146 blogs
  • 08 Sep 2019
    Existe una considerable variabilidad en la gravedad del trastorno bipolar, por ejemplo, en términos de la frecuencia de los episodios de pacientes hospitalizados. La progresión a largo plazo también difiere, siendo conocido que algunos pacientes se sensibilizan con intervalos saludables progresivamente más cortos. Poco se sabe sobre la proporción de pacientes sensibilizados, sus características clínicas y sus bases biológicas. El estudio citado analiza la progresión a largo plazo del trastorno bipolar en relación con las características clínicas (N = 3074), biomarcadores séricos (N = 745) y variantes genéticas (N = 1401) en una cohorte de pacientes con trastorno bipolar en Suecia. Los investigadores aprovecharon el Registro Nacional de Pacientes, que proporciona datos confiables sobre 35,973 episodios de atención de pacientes psiquiátricos en Suecia desde 1973. Encontraron, primero, que un tercio de los pacientes del grupo de cohortes cumplió con un máximo de un episodio de hospitalización por año, mientras que los dos tercios restantes tenían más de un episodio por año. Estos grupos no diferían con respecto a las características clínicas o biomarcadores. En segundo lugar, entre los pacientes con al menos cinco episodios de hospitalización (definidos como gravemente enfermos), se encontró un grupo con ciclos progresivamente más cortos (una quinta parte de la cohorte total, N = 550). En comparación con aquellos con una trayectoria estable de recuperación, estos pacientes presentaron un funcionamiento más bajo, más tratamientos con antidepresivos, así como niveles séricos reducidos de marcadores inflamatorios. En tercer lugar, la sensibilización se asoció con una variante genética común cerca del gen del canal de calcio CACNA2D3 con un significado genómico amplio. Estos resultados sugieren el potencial para la investigación traslacional dirigida a acciones preventivas. Smedler E et al. Genes, biomarkers, and clinical features associated with the course of bipolar disorder. Eur Neuropsychopharmacol. 2019 Aug 1. pii: S0924-977X(19)30429-8. doi: 10.1016/j.euroneuro.2019.07.132. [Epub ahead of print]  Curso del Trastorno bipolar. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0924977X19304298?via%3Dihub  
    128 Posted by APM NET .
  • Existe una considerable variabilidad en la gravedad del trastorno bipolar, por ejemplo, en términos de la frecuencia de los episodios de pacientes hospitalizados. La progresión a largo plazo también difiere, siendo conocido que algunos pacientes se sensibilizan con intervalos saludables progresivamente más cortos. Poco se sabe sobre la proporción de pacientes sensibilizados, sus características clínicas y sus bases biológicas. El estudio citado analiza la progresión a largo plazo del trastorno bipolar en relación con las características clínicas (N = 3074), biomarcadores séricos (N = 745) y variantes genéticas (N = 1401) en una cohorte de pacientes con trastorno bipolar en Suecia. Los investigadores aprovecharon el Registro Nacional de Pacientes, que proporciona datos confiables sobre 35,973 episodios de atención de pacientes psiquiátricos en Suecia desde 1973. Encontraron, primero, que un tercio de los pacientes del grupo de cohortes cumplió con un máximo de un episodio de hospitalización por año, mientras que los dos tercios restantes tenían más de un episodio por año. Estos grupos no diferían con respecto a las características clínicas o biomarcadores. En segundo lugar, entre los pacientes con al menos cinco episodios de hospitalización (definidos como gravemente enfermos), se encontró un grupo con ciclos progresivamente más cortos (una quinta parte de la cohorte total, N = 550). En comparación con aquellos con una trayectoria estable de recuperación, estos pacientes presentaron un funcionamiento más bajo, más tratamientos con antidepresivos, así como niveles séricos reducidos de marcadores inflamatorios. En tercer lugar, la sensibilización se asoció con una variante genética común cerca del gen del canal de calcio CACNA2D3 con un significado genómico amplio. Estos resultados sugieren el potencial para la investigación traslacional dirigida a acciones preventivas. Smedler E et al. Genes, biomarkers, and clinical features associated with the course of bipolar disorder. Eur Neuropsychopharmacol. 2019 Aug 1. pii: S0924-977X(19)30429-8. doi: 10.1016/j.euroneuro.2019.07.132. [Epub ahead of print]  Curso del Trastorno bipolar. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0924977X19304298?via%3Dihub  
    Sep 08, 2019 128
  • 02 Sep 2019
    Aunque la depresión se asocia con cambios en el eje hipotalámico-hipofisario-tiroideo, su relación con el hipotiroidismo subclínico (HSC) es controvertida. Hasta la fecha, hay escasos datos sobre la mejoría de síntomas depresivos a través del tratamiento con levotiroxina entre las personas con HSC coexistente. El meta-análisis citado estudia esta asociación, incluyendo: 1) la prevalencia de depresión en HSC (con un sub-análisis de la cohorte geriátrica), 2) el nivel de hormona estimulante de la tiroides (TSH) entre pacientes con depresión y 3) el efecto de la terapia con levotiroxina en pacientes con HSC y depresión coexistente. En un análisis agrupado de 12,315 individuos, aquellos con HSC tenían mayor riesgo de depresión que los controles eutiroideos (riesgo relativo 2.35, intervalos de confianza [IC] del 95%, 1.84 a 3.02; p <0.001). La cohorte geriátrica con HSC tuvo un riesgo 1.7 veces mayor de depresión en comparación con los controles sanos (odds ratio 1.72, IC, 1.10 a 2.70; p = 0.020). No hubo diferencia en el nivel medio de TSH entre individuos con depresión y controles sanos (2.30 ± 1.18 vs. 2.13 ± 0.72 mUI / L, p = 0.513). En individuos con HSC y depresión coexistente, la terapia con levotiroxina no se asoció con una mejoría en la puntuación del Inventario de Depresión de Beck, ni la Escala de Calificación de Depresión de Hamilton. Los autores concluyen que el HSC tiene un impacto negativo en la depresión. La detección temprana y rutinaria de la depresión es esencial para prevenir la morbilidad y la mortalidad. Sin embargo, el uso de levotiroxina entre pacientes con HSC y depresión coexistente debe ser individualizado.   Loh HH et al. BMC Psychiatry. 2019 Jan 8;19(1):12. doi: 10.1186/s12888-018-2006-2. Hipotiroidismo subclínico y depresión. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6325749/  
    231 Posted by APM NET .
  • Aunque la depresión se asocia con cambios en el eje hipotalámico-hipofisario-tiroideo, su relación con el hipotiroidismo subclínico (HSC) es controvertida. Hasta la fecha, hay escasos datos sobre la mejoría de síntomas depresivos a través del tratamiento con levotiroxina entre las personas con HSC coexistente. El meta-análisis citado estudia esta asociación, incluyendo: 1) la prevalencia de depresión en HSC (con un sub-análisis de la cohorte geriátrica), 2) el nivel de hormona estimulante de la tiroides (TSH) entre pacientes con depresión y 3) el efecto de la terapia con levotiroxina en pacientes con HSC y depresión coexistente. En un análisis agrupado de 12,315 individuos, aquellos con HSC tenían mayor riesgo de depresión que los controles eutiroideos (riesgo relativo 2.35, intervalos de confianza [IC] del 95%, 1.84 a 3.02; p <0.001). La cohorte geriátrica con HSC tuvo un riesgo 1.7 veces mayor de depresión en comparación con los controles sanos (odds ratio 1.72, IC, 1.10 a 2.70; p = 0.020). No hubo diferencia en el nivel medio de TSH entre individuos con depresión y controles sanos (2.30 ± 1.18 vs. 2.13 ± 0.72 mUI / L, p = 0.513). En individuos con HSC y depresión coexistente, la terapia con levotiroxina no se asoció con una mejoría en la puntuación del Inventario de Depresión de Beck, ni la Escala de Calificación de Depresión de Hamilton. Los autores concluyen que el HSC tiene un impacto negativo en la depresión. La detección temprana y rutinaria de la depresión es esencial para prevenir la morbilidad y la mortalidad. Sin embargo, el uso de levotiroxina entre pacientes con HSC y depresión coexistente debe ser individualizado.   Loh HH et al. BMC Psychiatry. 2019 Jan 8;19(1):12. doi: 10.1186/s12888-018-2006-2. Hipotiroidismo subclínico y depresión. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6325749/  
    Sep 02, 2019 231
  • 02 Sep 2019
    El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) son dos de las enfermedades neuropsiquiátricas más comunes en las poblaciones pediátricas. La alta comorbilidad del TDAH y el TOC entre sí, especialmente en edad pediátrica, está bien descrita. El TOC y el TDAH a menudo siguen un curso crónico con tasas persistentes de al menos 40-50%. Los estudios familiares mostraron una alta heredabilidad en ambas condiciones, y algunos hallazgos genéticos mostraron variantes similares para ambos trastornos en los mismos mecanismos patogénicos, mientras que otros hallazgos genéticos pueden diferenciar entre el TDAH y el TOC. Los estudios neuropsicológicos y de neuroimagen sugieren que funciones ejecutivas parcialmente similares se ven afectadas en ambos trastornos. Los déficits en las redes cerebrales correspondientes pueden ser responsables de los síntomas perseverantes y compulsivos en el TOC, pero también de los síntomas desinhibidos e impulsivos que caracterizan el TDAH. El artículo citado revisa la literatura actual sobre neuroimagen, circuitos neurobioquímicos, hallazgos neuropsicológicos y genéticos considerando las similitudes y diferencias entre el TOC y el TDAH.   Brem S et al. Atten Defic Hyperact Disord. 2014 Sep;6(3):175-202. doi: 10.1007/s12402-014-0146-x. Epub 2014 Jul 14. Nexo neurobiológico entre TOC y TDAH. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4148591/
    422 Posted by APM NET .
  • El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) son dos de las enfermedades neuropsiquiátricas más comunes en las poblaciones pediátricas. La alta comorbilidad del TDAH y el TOC entre sí, especialmente en edad pediátrica, está bien descrita. El TOC y el TDAH a menudo siguen un curso crónico con tasas persistentes de al menos 40-50%. Los estudios familiares mostraron una alta heredabilidad en ambas condiciones, y algunos hallazgos genéticos mostraron variantes similares para ambos trastornos en los mismos mecanismos patogénicos, mientras que otros hallazgos genéticos pueden diferenciar entre el TDAH y el TOC. Los estudios neuropsicológicos y de neuroimagen sugieren que funciones ejecutivas parcialmente similares se ven afectadas en ambos trastornos. Los déficits en las redes cerebrales correspondientes pueden ser responsables de los síntomas perseverantes y compulsivos en el TOC, pero también de los síntomas desinhibidos e impulsivos que caracterizan el TDAH. El artículo citado revisa la literatura actual sobre neuroimagen, circuitos neurobioquímicos, hallazgos neuropsicológicos y genéticos considerando las similitudes y diferencias entre el TOC y el TDAH.   Brem S et al. Atten Defic Hyperact Disord. 2014 Sep;6(3):175-202. doi: 10.1007/s12402-014-0146-x. Epub 2014 Jul 14. Nexo neurobiológico entre TOC y TDAH. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4148591/
    Sep 02, 2019 422
  • 27 Aug 2019
    Aunque existe una fuerte evidencia de la efectividad de la terapia cognitivo conductual enfocada al trauma (TCC-ET) para los jóvenes expuestos a los mismos, todavía hay pacientes que continúan luchando con síntomas de estrés postraumático (SEPT) después del tratamiento. Investigar las trayectorias del tratamiento y los predictores de cambio en los síntomas puede aumentar la comprensión de los factores asociados con la falta de respuesta. Una muestra consistente en 155 jóvenes (edad M = 13.9 años, DE = 2.8, 72.3% niñas) que recibieron TCC-ET, se determinó para examinar si se podían identificar diferentes trayectorias de tratamiento, estimándose modelos de mezcla de crecimiento con efectos lineales del tiempo en base a las puntuaciones de una escala clínica de TEPT (CAPS-CA) en el pre/pos-tratamiento y el seguimiento. También se exploró si el género, la edad, el tipo de trauma, la depresión y ansiedad comórbidas y las cogniciones postraumáticas se asociaron con la respuesta al tratamiento. Se encontró que las trayectorias de los participantes podrían estar mejor representadas por 2 clases latentes; no respondedores (21% de la muestra) y respondedores (79% de la muestra). El grupo sin respuesta se caracterizó por un mayor nivel de SEPT previo al tratamiento y una mejora más lenta en los SEPT en comparación con el grupo de respuesta. El género fue el único predictor significativo, donde las niñas tenían más probabilidades de ser asignadas al grupo sin respuesta. CONCLUSIONES Los resultados indican que los médicos deben ser conscientes de que las niñas y los jóvenes con altos niveles de SEPI pre-tratamiento pueden estar en riesgo de no responder. Los resultados respaldan hallazgos previos que muestran que la TCC-ET es adecuada en diferentes grupos de edad y puede ser un tratamiento efectivo para jóvenes con una variedad de experiencias traumáticas y síntomas comórbidos adicionales.   Lindebø Knutsen M et al. Psychol Trauma. 2019 Jul 25. doi: 10.1037/tra0000482. [Epub ahead of print] Predictores en jóvenes recibiendo terapia enfocada al trauma. https://psycnet.apa.org/doiLanding?doi=10.1037%2Ftra0000482
    71 Posted by APM NET .
  • Aunque existe una fuerte evidencia de la efectividad de la terapia cognitivo conductual enfocada al trauma (TCC-ET) para los jóvenes expuestos a los mismos, todavía hay pacientes que continúan luchando con síntomas de estrés postraumático (SEPT) después del tratamiento. Investigar las trayectorias del tratamiento y los predictores de cambio en los síntomas puede aumentar la comprensión de los factores asociados con la falta de respuesta. Una muestra consistente en 155 jóvenes (edad M = 13.9 años, DE = 2.8, 72.3% niñas) que recibieron TCC-ET, se determinó para examinar si se podían identificar diferentes trayectorias de tratamiento, estimándose modelos de mezcla de crecimiento con efectos lineales del tiempo en base a las puntuaciones de una escala clínica de TEPT (CAPS-CA) en el pre/pos-tratamiento y el seguimiento. También se exploró si el género, la edad, el tipo de trauma, la depresión y ansiedad comórbidas y las cogniciones postraumáticas se asociaron con la respuesta al tratamiento. Se encontró que las trayectorias de los participantes podrían estar mejor representadas por 2 clases latentes; no respondedores (21% de la muestra) y respondedores (79% de la muestra). El grupo sin respuesta se caracterizó por un mayor nivel de SEPT previo al tratamiento y una mejora más lenta en los SEPT en comparación con el grupo de respuesta. El género fue el único predictor significativo, donde las niñas tenían más probabilidades de ser asignadas al grupo sin respuesta. CONCLUSIONES Los resultados indican que los médicos deben ser conscientes de que las niñas y los jóvenes con altos niveles de SEPI pre-tratamiento pueden estar en riesgo de no responder. Los resultados respaldan hallazgos previos que muestran que la TCC-ET es adecuada en diferentes grupos de edad y puede ser un tratamiento efectivo para jóvenes con una variedad de experiencias traumáticas y síntomas comórbidos adicionales.   Lindebø Knutsen M et al. Psychol Trauma. 2019 Jul 25. doi: 10.1037/tra0000482. [Epub ahead of print] Predictores en jóvenes recibiendo terapia enfocada al trauma. https://psycnet.apa.org/doiLanding?doi=10.1037%2Ftra0000482
    Aug 27, 2019 71
  • 25 Aug 2019
    Un examen de la literatura que nos diga lo que piensan y sienten las personas con discapacidad intelectual (DI) sobre sus vidas sexuales puede permitir que las familias y los profesionales ofrezcan un enfoque más centrado en la persona para la educación y el apoyo. Valorar las voces de muchos individuos a través de varios estudios puede proporcionar evidencia más convincente sobre las experiencias de los mismos, convirtiéndolas un solo en un coro. Justo el propósito del artículo que se cita aquí es describir los resultados de una meta-síntesis de estudios cualitativos que destacan las voces de los pacientes con DI respecto a las relaciones y la sexualidad. Combinando los resultados de 16 estudios cualitativos, 271 participantes con discapacidad intelectual fueron entrevistados individualmente o en grupos focales sobre sus sentimientos y experiencias con respecto a las relaciones íntimas. Los estudios se llevaron a cabo en toda Europa, en Australia, China y en los Estados Unidos. Un poco más de la mitad de los participantes eran hombres; las edades oscilaron entre los 13 y los 89 años. Los resultados revelaron dos temas en competencia, el control y el deseo. Los participantes en todos los estudios deseaban amistades y relaciones interpersonales cercanas, incluso si las políticas, personal de programas de salud a los que pertenecían, e incluso miembros de la familia, no les permitieran desarrollar estas interacciones. Black RS, Kammes RR. Intellect Dev Disabil. 2019 Jun;57(3):212-233. doi: 10.1352/1934-9556-57.3.212. Hablando de intimidad en Discapacidad Intelectual. https://aaiddjournals.org/doi/10.1352/1934-9556-57.3.212?url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori:rid:crossref.org&rfr_dat=cr_pub%3dpubmed
    167 Posted by APM NET .
  • Un examen de la literatura que nos diga lo que piensan y sienten las personas con discapacidad intelectual (DI) sobre sus vidas sexuales puede permitir que las familias y los profesionales ofrezcan un enfoque más centrado en la persona para la educación y el apoyo. Valorar las voces de muchos individuos a través de varios estudios puede proporcionar evidencia más convincente sobre las experiencias de los mismos, convirtiéndolas un solo en un coro. Justo el propósito del artículo que se cita aquí es describir los resultados de una meta-síntesis de estudios cualitativos que destacan las voces de los pacientes con DI respecto a las relaciones y la sexualidad. Combinando los resultados de 16 estudios cualitativos, 271 participantes con discapacidad intelectual fueron entrevistados individualmente o en grupos focales sobre sus sentimientos y experiencias con respecto a las relaciones íntimas. Los estudios se llevaron a cabo en toda Europa, en Australia, China y en los Estados Unidos. Un poco más de la mitad de los participantes eran hombres; las edades oscilaron entre los 13 y los 89 años. Los resultados revelaron dos temas en competencia, el control y el deseo. Los participantes en todos los estudios deseaban amistades y relaciones interpersonales cercanas, incluso si las políticas, personal de programas de salud a los que pertenecían, e incluso miembros de la familia, no les permitieran desarrollar estas interacciones. Black RS, Kammes RR. Intellect Dev Disabil. 2019 Jun;57(3):212-233. doi: 10.1352/1934-9556-57.3.212. Hablando de intimidad en Discapacidad Intelectual. https://aaiddjournals.org/doi/10.1352/1934-9556-57.3.212?url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori:rid:crossref.org&rfr_dat=cr_pub%3dpubmed
    Aug 25, 2019 167
  • 18 Aug 2019
    Dados los hallazgos recientes con respecto al aumento mundial en el consumo de cannabis, se necesita una mejor comprensión de los factores asociados con su consumo. La mayoría de los estudios se han centrado en los factores que predicen el inicio del consumo de cannabis, pero se sabe menos acerca de los factores asociados con el cese. La investigación citada es un estudio de cohorte retrospectivo de 6467 consumidores de cannabis actuales o anteriores de 15 a 46 años (edad promedio 22.5, SD = 4.8). Los datos fueron recolectados a través de una encuesta en línea anunciada en redes sociales. Todos los participantes analizados habían consumido cannabis durante al menos tres años. Aproximadamente el 16,3% (n = 1055) de la población de la muestra no había entrado en contacto con la sustancia en los 12 meses previos y se clasificaron como consumo remitido; todos los demás (83.7%, n = 5412) informaron al menos un uso mensual. El cese pudo predecirse a partir de factores como la edad actual, ser mujer, no inmigrante, menor búsqueda de experiencias sensoriales, uso de tratamiento psicológico, mayor consumo de cannabis en la juventud y una primera experiencia negativa con el cannabis. Un factor predictivo adicional fue el incremento en la frecuencia del consumo en los primeros tres años de su uso, lo que indica que las trayectorias del consumo de cannabis se podrían establecer desde el principio y podrían utilizarse para identificar grupos de riesgo con la intención de establecer medidas preventivas tempranas. Seidel AK et al. Psychiatry Res. 2019 Jul 2;279:40-46. doi: 10.1016/j.psychres.2019.07.003. [Epub ahead of print] Cesar el consumo de cannabis. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0165178119307590?via%3Dihub
    185 Posted by APM NET .
  • Dados los hallazgos recientes con respecto al aumento mundial en el consumo de cannabis, se necesita una mejor comprensión de los factores asociados con su consumo. La mayoría de los estudios se han centrado en los factores que predicen el inicio del consumo de cannabis, pero se sabe menos acerca de los factores asociados con el cese. La investigación citada es un estudio de cohorte retrospectivo de 6467 consumidores de cannabis actuales o anteriores de 15 a 46 años (edad promedio 22.5, SD = 4.8). Los datos fueron recolectados a través de una encuesta en línea anunciada en redes sociales. Todos los participantes analizados habían consumido cannabis durante al menos tres años. Aproximadamente el 16,3% (n = 1055) de la población de la muestra no había entrado en contacto con la sustancia en los 12 meses previos y se clasificaron como consumo remitido; todos los demás (83.7%, n = 5412) informaron al menos un uso mensual. El cese pudo predecirse a partir de factores como la edad actual, ser mujer, no inmigrante, menor búsqueda de experiencias sensoriales, uso de tratamiento psicológico, mayor consumo de cannabis en la juventud y una primera experiencia negativa con el cannabis. Un factor predictivo adicional fue el incremento en la frecuencia del consumo en los primeros tres años de su uso, lo que indica que las trayectorias del consumo de cannabis se podrían establecer desde el principio y podrían utilizarse para identificar grupos de riesgo con la intención de establecer medidas preventivas tempranas. Seidel AK et al. Psychiatry Res. 2019 Jul 2;279:40-46. doi: 10.1016/j.psychres.2019.07.003. [Epub ahead of print] Cesar el consumo de cannabis. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0165178119307590?via%3Dihub
    Aug 18, 2019 185
  • 18 Aug 2019
    En medicina es una práctica común diagnosticar a los pacientes antes de clasificar sus síntomas. En psiquiatría, sin embargo, los dos procedimientos no pueden mantenerse separados; se superponen y están interconectados. Se hace necesario por tanto discutir acerca de los sistemas de clasificación relevantes y la relación entre el diagnóstico y la clasificación, con la intención de descubrir qué tipo de relación es la mejor para la psiquiatría. Existen publicaciones que argumentan que la deliberación, una parte relevante del proceso de diagnóstico, solo puede desempeñar un papel importante si el diagnóstico y la clasificación de los síntomas se mantienen completamente separados. En este proceso debe haber un papel para los fenómenos clínicos, como la mejoría o empeoramiento de los síntomas, la objetivación y la reificación, siendo los psiquiatras quienes deben tener la oportunidad de considerar si estos aspectos realmente pertenecen a su especialidad. Esto induce a pensar que en psiquiatría, la relación entre el diagnóstico y la clasificación de los síntomas no es clara. Sin embargo, dado que la deliberación juega un papel importante en el diagnóstico psiquiátrico, es importante que los psiquiatras sigan manteniendo el diagnóstico separado de la clasificación de los síntomas. A diferencia de otros especialistas médicos, los psiquiatras a veces categorizan una enfermedad antes de hacer un diagnóstico. Es necesario armonizar las directrices existentes y una directriz que abarque todo lo referente al diagnóstico. La confusión y el diagnóstico erróneo podrían reducirse si se incluyeran las categorías de dos sistemas de clasificación en el diagnóstico médico-psiquiátrico.   Ruissen AM. Tijdschr Psychiatr. 2014;56(8):523-30. ¿El diagnóstico y la clasificación psiquiátrica son diferentes? http://www.tijdschriftvoorpsychiatrie.nl/en/issues/480/articles/10344
    169 Posted by APM NET .
  • En medicina es una práctica común diagnosticar a los pacientes antes de clasificar sus síntomas. En psiquiatría, sin embargo, los dos procedimientos no pueden mantenerse separados; se superponen y están interconectados. Se hace necesario por tanto discutir acerca de los sistemas de clasificación relevantes y la relación entre el diagnóstico y la clasificación, con la intención de descubrir qué tipo de relación es la mejor para la psiquiatría. Existen publicaciones que argumentan que la deliberación, una parte relevante del proceso de diagnóstico, solo puede desempeñar un papel importante si el diagnóstico y la clasificación de los síntomas se mantienen completamente separados. En este proceso debe haber un papel para los fenómenos clínicos, como la mejoría o empeoramiento de los síntomas, la objetivación y la reificación, siendo los psiquiatras quienes deben tener la oportunidad de considerar si estos aspectos realmente pertenecen a su especialidad. Esto induce a pensar que en psiquiatría, la relación entre el diagnóstico y la clasificación de los síntomas no es clara. Sin embargo, dado que la deliberación juega un papel importante en el diagnóstico psiquiátrico, es importante que los psiquiatras sigan manteniendo el diagnóstico separado de la clasificación de los síntomas. A diferencia de otros especialistas médicos, los psiquiatras a veces categorizan una enfermedad antes de hacer un diagnóstico. Es necesario armonizar las directrices existentes y una directriz que abarque todo lo referente al diagnóstico. La confusión y el diagnóstico erróneo podrían reducirse si se incluyeran las categorías de dos sistemas de clasificación en el diagnóstico médico-psiquiátrico.   Ruissen AM. Tijdschr Psychiatr. 2014;56(8):523-30. ¿El diagnóstico y la clasificación psiquiátrica son diferentes? http://www.tijdschriftvoorpsychiatrie.nl/en/issues/480/articles/10344
    Aug 18, 2019 169
  • 13 Aug 2019
    Para comprender cómo la disfunción cognitiva contribuye a los déficits cognitivos sociales en la depresión, se ha investigado la relación entre la función ejecutiva y el desempeño cognitivo social en adolescentes y adultos jóvenes durante un episodio depresivo actual o en remisión, comparado con controles sanos. La cognición social y la función ejecutiva se midieron en 179 estudiantes (61 controles sanos y 118 pacientes con depresión). Se emplearon modelos de regresión jerárquica dentro de cada grupo (controles sanos, depresión remitida, depresión actual) para examinar la naturaleza de las asociaciones entre las medidas cognitivas. La función social cognitiva y ejecutiva no difirió significativamente en general entre pacientes deprimidos y controles sanos. No hubo asociación entre la función ejecutiva y la función cognitiva social en controles sanos o en pacientes remitidos. Sin embargo, en pacientes con un estado actual de depresión, la menor flexibilidad cognitiva se asoció con un menor rendimiento en el reconocimiento del afecto facial, las tareas de la teoría de la mente y el reconocimiento general del afecto. En este grupo, el hecho de contar con mejores habilidades de planificación se asoció a una disminución del rendimiento en el reconocimiento del afecto facial y el rendimiento cognitivo social en general. Si bien inferimos que una menor flexibilidad cognitiva puede llevar a una interpretación más rígida de los estímulos sociales ambiguos, en este estudio se interpreta la correlación negativa contraintuitiva de la capacidad de planificación y la cognición social como un mecanismo compensatorio. Förster K et al. Psychiatry Res. 2018 Feb 22;263:139-146. doi: 10.1016/j.psychres.2018.02.046. [Epub ahead of print] La relación entre cognición social y función ejecutiva en TDM. http://www.psy-journal.com/article/S0165-1781(17)32313-2/fulltext
    84 Posted by APM NET .
  • Para comprender cómo la disfunción cognitiva contribuye a los déficits cognitivos sociales en la depresión, se ha investigado la relación entre la función ejecutiva y el desempeño cognitivo social en adolescentes y adultos jóvenes durante un episodio depresivo actual o en remisión, comparado con controles sanos. La cognición social y la función ejecutiva se midieron en 179 estudiantes (61 controles sanos y 118 pacientes con depresión). Se emplearon modelos de regresión jerárquica dentro de cada grupo (controles sanos, depresión remitida, depresión actual) para examinar la naturaleza de las asociaciones entre las medidas cognitivas. La función social cognitiva y ejecutiva no difirió significativamente en general entre pacientes deprimidos y controles sanos. No hubo asociación entre la función ejecutiva y la función cognitiva social en controles sanos o en pacientes remitidos. Sin embargo, en pacientes con un estado actual de depresión, la menor flexibilidad cognitiva se asoció con un menor rendimiento en el reconocimiento del afecto facial, las tareas de la teoría de la mente y el reconocimiento general del afecto. En este grupo, el hecho de contar con mejores habilidades de planificación se asoció a una disminución del rendimiento en el reconocimiento del afecto facial y el rendimiento cognitivo social en general. Si bien inferimos que una menor flexibilidad cognitiva puede llevar a una interpretación más rígida de los estímulos sociales ambiguos, en este estudio se interpreta la correlación negativa contraintuitiva de la capacidad de planificación y la cognición social como un mecanismo compensatorio. Förster K et al. Psychiatry Res. 2018 Feb 22;263:139-146. doi: 10.1016/j.psychres.2018.02.046. [Epub ahead of print] La relación entre cognición social y función ejecutiva en TDM. http://www.psy-journal.com/article/S0165-1781(17)32313-2/fulltext
    Aug 13, 2019 84
  • 13 Aug 2019
    Esta investigación holandesa es un estudio de entrevista cualitativa. Su objetivo fue contribuir a nuestra comprensión de las experiencias cotidianas proporcionando una descripción idiográfica de lo que significa existencialmente estar en el mundo como una persona afectada por alguna forma de demencia, teniendo en cuenta la naturaleza contextual de estas experiencias incorporadas.   MÉTODOS: Se utilizó una combinación de relatos narrativos de personas con demencia. Primero se recogieron 322 mensajes grabados de 16 diaristas que se unieron al proyecto Los Diarios Holandeses de Demencia. Esta información se complementó con 37 cuentas de entrevista. El análisis de datos se inspiró en el enfoque fenomenológico existencial de Van Manen.   RESULTADOS: Los hallazgos muestran que vivir con demencia, desde una perspectiva en primera persona, puede entenderse como una experiencia muy inquietante: las personas involucradas entran en un período de vida muy incierto, impredecible y ambiguo. Deben enfrentar todo tipo de pérdidas que cambian considerablemente e interrumpen sus relaciones con 1) su propio cuerpo, 2) con los demás y 3) con el mundo circundante. Esta experiencia se explica en los siguientes temas: 1a) escudriñar su cuerpo alterado; 1b) tratar de controlar su pérdida de control corporal; 2a) sentirse escrutado por la mirada sospechosa de los demás; 2b) alejarse de otros significativos; 2c) tener dificultades para compartir la lucha; 2d) el deseo de ser tomado en serio; 2e) participar en un mundo de compañeros; y 3a) sentir la desorientación en un lugar extraño; 3b) sentirse encerrado dentro de un espacio que se encoge; 3c) tratar de controlar un futuro temido; 3d) tratar de controlar un futuro temido por medio de la eutanasia.   DISCUSIÓN: Este estudio demuestra cómo las personas con demencia se ven afectadas por "los ojos de los demás". Anhelan un ambiente seguro y de aceptación, pero a menudo se sienten escrutados por miradas inquisitivas y de desaprobación. Los resultados también revelan una conexión entre los imaginarios sociales dominantes y la autocomprensión de las personas con demencia. Gran parte del sufrimiento proviene de vivir bajo la sombra de imaginarios negativos. Además, este estudio apoya la demanda de un enfoque socio-relacional demostrando que, desde una perspectiva en primera persona, la demencia puede verse como un trastorno que se relaciona en particular con preguntas sobre la individualidad, las relaciones sociales y los roles sociales. Para las personas involucradas, en lugar de qué es la demencia, la atención se centra en lo que significa y hace la enfermedad de Alzheimer y cómo afecta la vida diaria.   PLoS One. 2019 Apr 3;14(4):e0214724. doi: 10.1371/journal.pone.0214724. eCollection 2019. “Los ojos del otro”: Perspectiva interna de la demencia. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0214724  
    100 Posted by APM NET .
  • Esta investigación holandesa es un estudio de entrevista cualitativa. Su objetivo fue contribuir a nuestra comprensión de las experiencias cotidianas proporcionando una descripción idiográfica de lo que significa existencialmente estar en el mundo como una persona afectada por alguna forma de demencia, teniendo en cuenta la naturaleza contextual de estas experiencias incorporadas.   MÉTODOS: Se utilizó una combinación de relatos narrativos de personas con demencia. Primero se recogieron 322 mensajes grabados de 16 diaristas que se unieron al proyecto Los Diarios Holandeses de Demencia. Esta información se complementó con 37 cuentas de entrevista. El análisis de datos se inspiró en el enfoque fenomenológico existencial de Van Manen.   RESULTADOS: Los hallazgos muestran que vivir con demencia, desde una perspectiva en primera persona, puede entenderse como una experiencia muy inquietante: las personas involucradas entran en un período de vida muy incierto, impredecible y ambiguo. Deben enfrentar todo tipo de pérdidas que cambian considerablemente e interrumpen sus relaciones con 1) su propio cuerpo, 2) con los demás y 3) con el mundo circundante. Esta experiencia se explica en los siguientes temas: 1a) escudriñar su cuerpo alterado; 1b) tratar de controlar su pérdida de control corporal; 2a) sentirse escrutado por la mirada sospechosa de los demás; 2b) alejarse de otros significativos; 2c) tener dificultades para compartir la lucha; 2d) el deseo de ser tomado en serio; 2e) participar en un mundo de compañeros; y 3a) sentir la desorientación en un lugar extraño; 3b) sentirse encerrado dentro de un espacio que se encoge; 3c) tratar de controlar un futuro temido; 3d) tratar de controlar un futuro temido por medio de la eutanasia.   DISCUSIÓN: Este estudio demuestra cómo las personas con demencia se ven afectadas por "los ojos de los demás". Anhelan un ambiente seguro y de aceptación, pero a menudo se sienten escrutados por miradas inquisitivas y de desaprobación. Los resultados también revelan una conexión entre los imaginarios sociales dominantes y la autocomprensión de las personas con demencia. Gran parte del sufrimiento proviene de vivir bajo la sombra de imaginarios negativos. Además, este estudio apoya la demanda de un enfoque socio-relacional demostrando que, desde una perspectiva en primera persona, la demencia puede verse como un trastorno que se relaciona en particular con preguntas sobre la individualidad, las relaciones sociales y los roles sociales. Para las personas involucradas, en lugar de qué es la demencia, la atención se centra en lo que significa y hace la enfermedad de Alzheimer y cómo afecta la vida diaria.   PLoS One. 2019 Apr 3;14(4):e0214724. doi: 10.1371/journal.pone.0214724. eCollection 2019. “Los ojos del otro”: Perspectiva interna de la demencia. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0214724  
    Aug 13, 2019 100
  • 06 Aug 2019
    Existe evidencia contradictoria sobre la relación entre el índice de masa corporal (IMC) y la muerte por suicidio. El estudio citado tuvo como objetivo caracterizar y contrastar las muertes por suicidio con el peso, utilizando las categorías de IMC. Para ello, los investigadores examinaron las muertes por suicidio en adultos en la ciudad de Toronto (2009-2015); estas se agruparon por categorías de IMC (bajo peso, peso normal, sobrepeso y obesidad) y se compararon grupos según la demografía, las variables clínicas y el método de muerte por suicidio. Se encontró que la edad media de los fallecidos por suicidio (n = 1429) fue de 48,6 años (DE = 17,4) y el IMC medio fue de 25,5 (DE = 5,4). Los fallecidos con bajo peso tenían mayor probabilidad de ser mujeres y tener cáncer, mientras que los fallecidos obesos tenían mayor probabilidad de tener diabetes. Los decesos en la categoría de bajo peso tenían más probabilidades de tener un historial identificable de padecer cualquier afección médica no psiquiátrica, mientras que los fallecidos obesos y con sobrepeso eran significativamente más propensos a tener un historial identificable de cualquier condición psiquiátrica. Los métodos no violentos (p. Ej., Autoenvenenamiento) se utilizaron en mayor proporción en personas con obesidad y en personas con bajo peso.   LIMITACIONES Las autopsias psicológicas no estaban disponibles y no fue posible evaluar el cambio o la estabilidad del IMC con el tiempo.   CONCLUSIONES Estos hallazgos se suman a la comprensión actual de la relación entre el suicidio y el peso. La mayor prevalencia de mujeres, así como aquellas con antecedentes de cáncer y cualquier condición médica en personas con bajo peso fue notable y de importancia clínica potencial.   Hawkins M et al. J Affect Disord. 2019 Jul 2;257:454-460. doi: 10.1016/j.jad.2019.06.061. [Epub ahead of print] Categorías de IMC en suicidio. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0165032719300047?via%3Dihub
    224 Posted by APM NET .
  • Existe evidencia contradictoria sobre la relación entre el índice de masa corporal (IMC) y la muerte por suicidio. El estudio citado tuvo como objetivo caracterizar y contrastar las muertes por suicidio con el peso, utilizando las categorías de IMC. Para ello, los investigadores examinaron las muertes por suicidio en adultos en la ciudad de Toronto (2009-2015); estas se agruparon por categorías de IMC (bajo peso, peso normal, sobrepeso y obesidad) y se compararon grupos según la demografía, las variables clínicas y el método de muerte por suicidio. Se encontró que la edad media de los fallecidos por suicidio (n = 1429) fue de 48,6 años (DE = 17,4) y el IMC medio fue de 25,5 (DE = 5,4). Los fallecidos con bajo peso tenían mayor probabilidad de ser mujeres y tener cáncer, mientras que los fallecidos obesos tenían mayor probabilidad de tener diabetes. Los decesos en la categoría de bajo peso tenían más probabilidades de tener un historial identificable de padecer cualquier afección médica no psiquiátrica, mientras que los fallecidos obesos y con sobrepeso eran significativamente más propensos a tener un historial identificable de cualquier condición psiquiátrica. Los métodos no violentos (p. Ej., Autoenvenenamiento) se utilizaron en mayor proporción en personas con obesidad y en personas con bajo peso.   LIMITACIONES Las autopsias psicológicas no estaban disponibles y no fue posible evaluar el cambio o la estabilidad del IMC con el tiempo.   CONCLUSIONES Estos hallazgos se suman a la comprensión actual de la relación entre el suicidio y el peso. La mayor prevalencia de mujeres, así como aquellas con antecedentes de cáncer y cualquier condición médica en personas con bajo peso fue notable y de importancia clínica potencial.   Hawkins M et al. J Affect Disord. 2019 Jul 2;257:454-460. doi: 10.1016/j.jad.2019.06.061. [Epub ahead of print] Categorías de IMC en suicidio. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0165032719300047?via%3Dihub
    Aug 06, 2019 224