User's Tags

APM NET . 's Entries

176 blogs
  • 07 Apr 2020
    Datos recientes han relacionado la ansiedad y sus trastornos en la vejez con una mayor morbilidad y mortalidad, especialmente en relación con una mayor carga cardiovascular y un mayor deterioro cognitivo. Clínicamente, los síntomas de ansiedad pueden ser más difíciles de encontrar en adultos mayores, ya que son menos precisos para identificar este tipo de manifestaciones y tienden a minimizar los síntomas al atribuirlos a una enfermedad física. Aunque los ISRS han demostrado ser más efectivos que la psicoterapia en los trastornos de ansiedad al final de la vida, muchos sujetos ansiosos de edad avanzada prefieren intervenciones psicoterapéuticas. Estas intervenciones parecen funcionar mejor cuando se adaptan a las necesidades, expectativas y antecedentes culturales de los pacientes en esta etapa vital. Andreescu C, Lee S. Adv Exp Med Biol. 2020;1191:561–576. doi:10.1007/978-981-32-9705-0_28. https://link.springer.com/chapter/10.1007%2F978-981-32-9705-0_28
    51 Posted by APM NET .
  • Datos recientes han relacionado la ansiedad y sus trastornos en la vejez con una mayor morbilidad y mortalidad, especialmente en relación con una mayor carga cardiovascular y un mayor deterioro cognitivo. Clínicamente, los síntomas de ansiedad pueden ser más difíciles de encontrar en adultos mayores, ya que son menos precisos para identificar este tipo de manifestaciones y tienden a minimizar los síntomas al atribuirlos a una enfermedad física. Aunque los ISRS han demostrado ser más efectivos que la psicoterapia en los trastornos de ansiedad al final de la vida, muchos sujetos ansiosos de edad avanzada prefieren intervenciones psicoterapéuticas. Estas intervenciones parecen funcionar mejor cuando se adaptan a las necesidades, expectativas y antecedentes culturales de los pacientes en esta etapa vital. Andreescu C, Lee S. Adv Exp Med Biol. 2020;1191:561–576. doi:10.1007/978-981-32-9705-0_28. https://link.springer.com/chapter/10.1007%2F978-981-32-9705-0_28
    Apr 07, 2020 51
  • 07 Apr 2020
    Los estudios de neuroimagen genética podrían identificar nuevos endofenotipos potenciales de trastorno depresivo mayor (TDM). Las alteraciones morfológicas y funcionales pueden atribuirse a factores genéticos que regulan la neurogénesis y la neurodegeneración. Dado que la asociación entre los polimorfismos genéticos y la morfología o función del cerebro ha variado entre los estudios realizados a la fecha, la revisión sistemática citada tiene como objetivo evaluar y resumir todos los estudios disponibles de neuroimagen genética. Se valoraron 28 variantes genéticas en 64 estudios mediante resonancia magnética estructural o funcional. Se encontraron asociaciones genéticas de neuroimagen significativas en genes monoaminérgicos, genes del Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (BDNF por sus siglas en inglés), genes glutamatérgicos, genes del eje Hipoltálamo-Pituitaria-Adrenal (HPA) y otros genes comunes, que eran consistentes con hipótesis comunes de la patogénesis de este trastorno del estado de ánimo.   Zhang HF, Mellor D, Peng DH. CNS Neurosci Ther. 2018;24(11):1020–1036. doi:10.1111/cns.12829. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/cns.12829
    138 Posted by APM NET .
  • Los estudios de neuroimagen genética podrían identificar nuevos endofenotipos potenciales de trastorno depresivo mayor (TDM). Las alteraciones morfológicas y funcionales pueden atribuirse a factores genéticos que regulan la neurogénesis y la neurodegeneración. Dado que la asociación entre los polimorfismos genéticos y la morfología o función del cerebro ha variado entre los estudios realizados a la fecha, la revisión sistemática citada tiene como objetivo evaluar y resumir todos los estudios disponibles de neuroimagen genética. Se valoraron 28 variantes genéticas en 64 estudios mediante resonancia magnética estructural o funcional. Se encontraron asociaciones genéticas de neuroimagen significativas en genes monoaminérgicos, genes del Factor Neurotrófico Derivado del Cerebro (BDNF por sus siglas en inglés), genes glutamatérgicos, genes del eje Hipoltálamo-Pituitaria-Adrenal (HPA) y otros genes comunes, que eran consistentes con hipótesis comunes de la patogénesis de este trastorno del estado de ánimo.   Zhang HF, Mellor D, Peng DH. CNS Neurosci Ther. 2018;24(11):1020–1036. doi:10.1111/cns.12829. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/cns.12829
    Apr 07, 2020 138
  • 26 Mar 2020
    Hace poco más de un año, unos investigadores australianos decidieron realizar una revisión narrativa para abordar la 'elección' de antidepresivos, considerando una gama de parámetros ponderados por pacientes y médicos o sugeridos en la literatura científica. Los resultados fueron sintetizados e incorporados a un modelo de experiencia clínica para ayudar a la elección de algún antidepresivo (AD). Entre sus resultados reportaron que los estudios de eficacia comparativa entre AD´s ofrecen una orientación indicativa, mientras que la predicción precisa de la psiquiatría basada en la genética, el trauma durante el desarrollo, los estudios de neuroimagen, así como los biomarcadores conductuales y cognitivos, actualmente tiene una utilidad clínica limitada. El modelo propuesto por ellos ofrece una guía adicional para la elección de AD, evaluando primero la presencia de un subtipo depresivo o grupo de síntomas y haciendo coincidir la elección de la clase de AD en consecuencia. De lo contrario, se puede elegir un medicamento en función de la gravedad de la depresión. La elección dentro de la clase se puede determinar por referencia al estilo de personalidad, preferencia del paciente, comorbilidades médicas o psiquiátricas y el perfil de efectos secundarios. Ellos concluyen que la aclaración en la elección de un AD ocurrirá cuando los medicamentos se prueben en subtipos depresivos específicos en lugar de utilizar el diagnóstico genérico del trastorno depresivo mayor (TDM). Dichos métodos 'de arriba hacia abajo' podrían mejorarse mediante estudios 'de abajo hacia arriba' para clasificar a las personas de acuerdo con los grupos de síntomas y biomarcadores con eficacia de algún AD probado en estas categorías. Ambos métodos podrían utilizarse para una elección personalizada.   A Bayes, G Parker. Acta Psychiatr Scand, 139 (3), 280-291. Mar 2019. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/acps.13001  
    85 Posted by APM NET .
  • Hace poco más de un año, unos investigadores australianos decidieron realizar una revisión narrativa para abordar la 'elección' de antidepresivos, considerando una gama de parámetros ponderados por pacientes y médicos o sugeridos en la literatura científica. Los resultados fueron sintetizados e incorporados a un modelo de experiencia clínica para ayudar a la elección de algún antidepresivo (AD). Entre sus resultados reportaron que los estudios de eficacia comparativa entre AD´s ofrecen una orientación indicativa, mientras que la predicción precisa de la psiquiatría basada en la genética, el trauma durante el desarrollo, los estudios de neuroimagen, así como los biomarcadores conductuales y cognitivos, actualmente tiene una utilidad clínica limitada. El modelo propuesto por ellos ofrece una guía adicional para la elección de AD, evaluando primero la presencia de un subtipo depresivo o grupo de síntomas y haciendo coincidir la elección de la clase de AD en consecuencia. De lo contrario, se puede elegir un medicamento en función de la gravedad de la depresión. La elección dentro de la clase se puede determinar por referencia al estilo de personalidad, preferencia del paciente, comorbilidades médicas o psiquiátricas y el perfil de efectos secundarios. Ellos concluyen que la aclaración en la elección de un AD ocurrirá cuando los medicamentos se prueben en subtipos depresivos específicos en lugar de utilizar el diagnóstico genérico del trastorno depresivo mayor (TDM). Dichos métodos 'de arriba hacia abajo' podrían mejorarse mediante estudios 'de abajo hacia arriba' para clasificar a las personas de acuerdo con los grupos de síntomas y biomarcadores con eficacia de algún AD probado en estas categorías. Ambos métodos podrían utilizarse para una elección personalizada.   A Bayes, G Parker. Acta Psychiatr Scand, 139 (3), 280-291. Mar 2019. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/acps.13001  
    Mar 26, 2020 85
  • 23 Mar 2020
    Las benzodiacepinas siguen siendo tratamiento importante para ciertas indicaciones a corto plazo, pero el riesgo de dependencia y la creciente evidencia de otros daños requieren una cuidadosa consideración como parte de las decisiones compartidas con los pacientes.   Los pacientes deben estar completamente informados de todos los riesgos, y los prescriptores deben seguir las pautas sobre la corta duración del tratamiento. Los mecanismos para la revisión temprana son esenciales, y la documentación clara de la duración prevista del tratamiento es particularmente importante tanto en las interfaces de atención, como entre la atención secundaria y la atención primaria. En el Reino Unido (RU) se les ha propuesto a los profesionales de atención primaria realizar una búsqueda activa de casos para los pacientes que toman benzodiacepinas, y seguir pautas de eliminación de la receta.   Los prescriptores y farmacéuticos también deben tener protocolos estrictos con respecto al manejo de las recetas perdidas y las solicitudes de recetas repetidas, para evitar el uso indebido; también deben estar atentos a la posibilidad de explotación de pacientes vulnerables con el desvío de algunas prescripciones. Sin embargo, dadas las presiones actuales de la carga de trabajo en la atención primaria, es esencial que esto sea respaldado por recursos suficientes, con tiempo y fondos para desmotivar estas intervenciones en atención primaria, con acceso al apoyo especializado.   La disponibilidad de benzodiacepinas a través de fuentes en línea no reguladas indica la necesidad de una intervención gubernamental (en RU) urgente para abordar el uso indebido de estos medicamentos obtenidos sin receta. Esto debería ir acompañado de campañas bien financiadas para educar al público sobre los riesgos del uso inapropiado de benzodiacepinas.
    144 Posted by APM NET .
  • Las benzodiacepinas siguen siendo tratamiento importante para ciertas indicaciones a corto plazo, pero el riesgo de dependencia y la creciente evidencia de otros daños requieren una cuidadosa consideración como parte de las decisiones compartidas con los pacientes.   Los pacientes deben estar completamente informados de todos los riesgos, y los prescriptores deben seguir las pautas sobre la corta duración del tratamiento. Los mecanismos para la revisión temprana son esenciales, y la documentación clara de la duración prevista del tratamiento es particularmente importante tanto en las interfaces de atención, como entre la atención secundaria y la atención primaria. En el Reino Unido (RU) se les ha propuesto a los profesionales de atención primaria realizar una búsqueda activa de casos para los pacientes que toman benzodiacepinas, y seguir pautas de eliminación de la receta.   Los prescriptores y farmacéuticos también deben tener protocolos estrictos con respecto al manejo de las recetas perdidas y las solicitudes de recetas repetidas, para evitar el uso indebido; también deben estar atentos a la posibilidad de explotación de pacientes vulnerables con el desvío de algunas prescripciones. Sin embargo, dadas las presiones actuales de la carga de trabajo en la atención primaria, es esencial que esto sea respaldado por recursos suficientes, con tiempo y fondos para desmotivar estas intervenciones en atención primaria, con acceso al apoyo especializado.   La disponibilidad de benzodiacepinas a través de fuentes en línea no reguladas indica la necesidad de una intervención gubernamental (en RU) urgente para abordar el uso indebido de estos medicamentos obtenidos sin receta. Esto debería ir acompañado de campañas bien financiadas para educar al público sobre los riesgos del uso inapropiado de benzodiacepinas.
    Mar 23, 2020 144
  • 23 Mar 2020
    La heterogeneidad entre los niños con discapacidades de aprendizaje todavía representa una barrera y un desafío en su conceptualización. Aunque un enfoque dimensional ha estado ganando apoyo, el enfoque categórico sigue siendo el más adoptado, como en la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.   La introducción de la categoría diagnóstica general única de trastorno específico del aprendizaje (TEAp) podría subestimar las diferencias clínicas interindividuales con respecto al funcionamiento cognitivo intracategoría y la capacidad de aprendizaje, de acuerdo con los modelos actuales de déficits cognitivos múltiples en función de los trastornos del neurodesarrollo. La caracterización de perfiles cognitivos específicos asociados con un TEAp ya manifiesto podría ayudar a identificar posibles marcadores cognitivos tempranos de riesgo para tal condición y distintas trayectorias de desarrollo cognitivo atípico que conducen a la misma.   En esta perspectiva, los autores del artículo citado aplicaron un análisis de conglomerados para identificar grupos de niños con un diagnóstico de TEAp, basado en el Manual diagnóstico y estadístico, con perfiles cognitivos similares, para describir la asociación entre los conglomerados y los subtipos de TEAp. Se incluyó una muestra de 205 niños con el diagnóstico.   Los análisis de conglomerados (técnica de agrupamiento iterativo jerárquico y no jerárquico) se utilizaron sucesivamente en 10 subpruebas centrales de la Escala de Inteligencia Wechsler para Niños-Cuarta Edición. Se adoptó la solución de 4 grupos, y la validación externa encontró diferencias en términos de frecuencias de subtipo TEAp y dominio del aprendizaje entre grupos. Los investigadores discuten las implicaciones clínicas de estos hallazgos, trazando direcciones para estudios posteriores.   Poletti M, Carretta E, Bonvicini L, Giorgi-Rossi P. 2018;51(1):32–42. doi:10.1177/0022219416678407. Grupos cognitivos en trastornos del aprendizaje. https://journals.sagepub.com/doi/full/10.1177/0022219416678407?url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori%3Arid%3Acrossref.org&rfr_dat=cr_pub++0pubmed
    152 Posted by APM NET .
  • La heterogeneidad entre los niños con discapacidades de aprendizaje todavía representa una barrera y un desafío en su conceptualización. Aunque un enfoque dimensional ha estado ganando apoyo, el enfoque categórico sigue siendo el más adoptado, como en la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.   La introducción de la categoría diagnóstica general única de trastorno específico del aprendizaje (TEAp) podría subestimar las diferencias clínicas interindividuales con respecto al funcionamiento cognitivo intracategoría y la capacidad de aprendizaje, de acuerdo con los modelos actuales de déficits cognitivos múltiples en función de los trastornos del neurodesarrollo. La caracterización de perfiles cognitivos específicos asociados con un TEAp ya manifiesto podría ayudar a identificar posibles marcadores cognitivos tempranos de riesgo para tal condición y distintas trayectorias de desarrollo cognitivo atípico que conducen a la misma.   En esta perspectiva, los autores del artículo citado aplicaron un análisis de conglomerados para identificar grupos de niños con un diagnóstico de TEAp, basado en el Manual diagnóstico y estadístico, con perfiles cognitivos similares, para describir la asociación entre los conglomerados y los subtipos de TEAp. Se incluyó una muestra de 205 niños con el diagnóstico.   Los análisis de conglomerados (técnica de agrupamiento iterativo jerárquico y no jerárquico) se utilizaron sucesivamente en 10 subpruebas centrales de la Escala de Inteligencia Wechsler para Niños-Cuarta Edición. Se adoptó la solución de 4 grupos, y la validación externa encontró diferencias en términos de frecuencias de subtipo TEAp y dominio del aprendizaje entre grupos. Los investigadores discuten las implicaciones clínicas de estos hallazgos, trazando direcciones para estudios posteriores.   Poletti M, Carretta E, Bonvicini L, Giorgi-Rossi P. 2018;51(1):32–42. doi:10.1177/0022219416678407. Grupos cognitivos en trastornos del aprendizaje. https://journals.sagepub.com/doi/full/10.1177/0022219416678407?url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori%3Arid%3Acrossref.org&rfr_dat=cr_pub++0pubmed
    Mar 23, 2020 152
  • 17 Mar 2020
    La violencia contra la mujer es ampliamente reconocida como una violación de los derechos humanos y un problema de salud pública. En el documento que se cita, los autores argumentan que la violencia contra las mujeres también es un problema público de salud mental prominente, y que los profesionales de la salud mental deberían identificar, prevenir y responder a la violencia contra las mujeres de manera más efectiva.   Las formas más comunes de este fenómeno son el abuso doméstico y la violencia sexual, generando que la victimización se asocie con un mayor riesgo de trastornos mentales. A pesar de la orientación clínica sobre el papel de los profesionales de la salud mental en la detección de la violencia contra las mujeres y la respuesta adecuada, la identificación deficiente persiste y puede conducir a la falta de compromiso con los servicios y la mala respuesta al tratamiento.   Destacan que se ha realizado poca investigación sobre cómo mejorar la identificación y el tratamiento de las víctimas y los perpetradores en contacto con los servicios de salud mental, pero que los servicios de salud mental podrían desempeñar un papel importante en la prevención primaria y secundaria de este desafortunado fenómeno.
    74 Posted by APM NET .
  • La violencia contra la mujer es ampliamente reconocida como una violación de los derechos humanos y un problema de salud pública. En el documento que se cita, los autores argumentan que la violencia contra las mujeres también es un problema público de salud mental prominente, y que los profesionales de la salud mental deberían identificar, prevenir y responder a la violencia contra las mujeres de manera más efectiva.   Las formas más comunes de este fenómeno son el abuso doméstico y la violencia sexual, generando que la victimización se asocie con un mayor riesgo de trastornos mentales. A pesar de la orientación clínica sobre el papel de los profesionales de la salud mental en la detección de la violencia contra las mujeres y la respuesta adecuada, la identificación deficiente persiste y puede conducir a la falta de compromiso con los servicios y la mala respuesta al tratamiento.   Destacan que se ha realizado poca investigación sobre cómo mejorar la identificación y el tratamiento de las víctimas y los perpetradores en contacto con los servicios de salud mental, pero que los servicios de salud mental podrían desempeñar un papel importante en la prevención primaria y secundaria de este desafortunado fenómeno.
    Mar 17, 2020 74
  • 10 Mar 2020
    El delirium (síndrome confusional agudo -SCA-) es una afección de salud grave y común, la cual predice desenlaces negativos, incluidos mayores tasas de mortalidad, institucionalización, hospitalización prolongada y deterioro cognitivo. El diagnóstico y el manejo oportunos son críticos para abordar las causas modificables de la condición, mejorando tanto la calidad de la atención como los resultados.     Adicionalmente, más de un tercio del delirium es prevenible. A pesar de la clara importancia de este diagnóstico, acompañado de una comprensión cada vez más sofisticada de la condición, la brecha entre la evidencia y la práctica se mantiene hasta la fecha. Los autores del artículo citado proporcionan una revisión educativa de 10 conceptos erróneos prevalentes del delirium, relacionados con el reconocimiento, la etiología, la historia natural y el manejo.     Los autores responden a cada uno de estos errones con la mejor evidencia. Surgen varios temas, el principal de los cuales es que la observación casual rara vez es suficiente para detectar el SCA. El uso de preguntas abiertas, las pruebas neurocognitivas periódicas y los instrumentos validados para la detección de delirium ayudarán a identificar con precisión los casos. Este tipo de diagnóstico es típicamente multifactorial, con varios contribuyentes fisiológicos y/o farmacológicos.     Debido a su naturaleza multideterminada y su relación con la vulnerabilidad cognitiva, el SCA puede persistir durante días o meses después de que se hayan resuelto las causas agudas. Además, los pacientes a menudo tienen un deterioro cognitivo a largo plazo después del episodio, en lugar de regresar a su línea de base cognitiva previa al delirium. Finalmente, el manejo no farmacológico es de primera línea, tanto para la prevención como para el tratamiento.     Los medicamentos psicotrópicos, como los neurolépticos, no se recomiendan para el uso rutinario; de hecho, se reservan mejor para tratar síntomas peligrosos o angustiantes, que incluyen agitación severa, psicosis o labilidad emocional. Desafiar estos 10 conceptos erróneos significa mejorar sustancialmente la atención al paciente, la calidad de vida y los resultados clínicos.   Oldham MA, Flanagan NM, Khan A, Boukrina O, Marcantonio ER. J Neuropsychiatry Clin Neurosci. 2018;30(1):51–57. doi:10.1176/appi.neuropsych.17030065 https://neuro.psychiatryonline.org/doi/abs/10.1176/appi.neuropsych.17030065?rfr_dat=cr_pub++0pubmed&url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori%3Arid%3Acrossref.org&journalCode=jnp
    222 Posted by APM NET .
  • El delirium (síndrome confusional agudo -SCA-) es una afección de salud grave y común, la cual predice desenlaces negativos, incluidos mayores tasas de mortalidad, institucionalización, hospitalización prolongada y deterioro cognitivo. El diagnóstico y el manejo oportunos son críticos para abordar las causas modificables de la condición, mejorando tanto la calidad de la atención como los resultados.     Adicionalmente, más de un tercio del delirium es prevenible. A pesar de la clara importancia de este diagnóstico, acompañado de una comprensión cada vez más sofisticada de la condición, la brecha entre la evidencia y la práctica se mantiene hasta la fecha. Los autores del artículo citado proporcionan una revisión educativa de 10 conceptos erróneos prevalentes del delirium, relacionados con el reconocimiento, la etiología, la historia natural y el manejo.     Los autores responden a cada uno de estos errones con la mejor evidencia. Surgen varios temas, el principal de los cuales es que la observación casual rara vez es suficiente para detectar el SCA. El uso de preguntas abiertas, las pruebas neurocognitivas periódicas y los instrumentos validados para la detección de delirium ayudarán a identificar con precisión los casos. Este tipo de diagnóstico es típicamente multifactorial, con varios contribuyentes fisiológicos y/o farmacológicos.     Debido a su naturaleza multideterminada y su relación con la vulnerabilidad cognitiva, el SCA puede persistir durante días o meses después de que se hayan resuelto las causas agudas. Además, los pacientes a menudo tienen un deterioro cognitivo a largo plazo después del episodio, en lugar de regresar a su línea de base cognitiva previa al delirium. Finalmente, el manejo no farmacológico es de primera línea, tanto para la prevención como para el tratamiento.     Los medicamentos psicotrópicos, como los neurolépticos, no se recomiendan para el uso rutinario; de hecho, se reservan mejor para tratar síntomas peligrosos o angustiantes, que incluyen agitación severa, psicosis o labilidad emocional. Desafiar estos 10 conceptos erróneos significa mejorar sustancialmente la atención al paciente, la calidad de vida y los resultados clínicos.   Oldham MA, Flanagan NM, Khan A, Boukrina O, Marcantonio ER. J Neuropsychiatry Clin Neurosci. 2018;30(1):51–57. doi:10.1176/appi.neuropsych.17030065 https://neuro.psychiatryonline.org/doi/abs/10.1176/appi.neuropsych.17030065?rfr_dat=cr_pub++0pubmed&url_ver=Z39.88-2003&rfr_id=ori%3Arid%3Acrossref.org&journalCode=jnp
    Mar 10, 2020 222
  • 24 Feb 2020
    La discapacidad intelectual (DI) es una condición prevalente del desarrollo neurológico, asociada con alteraciones de la conducta, la cognición y la adaptación. Muchas enzimas modificadoras de la cromatina y otros reguladores epigenéticos se han asociado genéticamente con trastornos de DI (TDI). Este artículo revisa cómo las alteraciones en la función de los modificadores de histonas, los remodeladores de cromatina y las proteínas de unión al metil-ADN, contribuyen a los defectos del desarrollo neurológico y la plasticidad cerebral alterada. Los autores discuten cómo el progreso en la genética humana ha llevado a la generación de modelos de ratones que revelan la etiología molecular en DI, y delinean la dirección en la que se mueve este campo para identificar estrategias terapéuticas para los TDI. Es importante destacar que, debido a que los reguladores de cromatina vinculados a estos problemas clínicos a menudo se dirigen a los genes y procesos celulares comunes cascada abajo, el impacto de la investigación en los síndromes individuales va mucho más allá de cada uno y también puede contribuir a la comprensión y el tratamiento de otros TDI. Además, la investigación de estos trastornos nos ayuda a comprender el papel de los reguladores de la cromatina en el desarrollo del cerebro, la plasticidad y la expresión génica, respondiendo así las preguntas fundamentales en neurobiología.   Iwase S, Bérubé NG, Zhou Z, et al. J Neurosci. 2017;37(45):10773–10782. doi:10.1523/JNEUROSCI.1840-17.2017. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5678009/
    434 Posted by APM NET .
  • La discapacidad intelectual (DI) es una condición prevalente del desarrollo neurológico, asociada con alteraciones de la conducta, la cognición y la adaptación. Muchas enzimas modificadoras de la cromatina y otros reguladores epigenéticos se han asociado genéticamente con trastornos de DI (TDI). Este artículo revisa cómo las alteraciones en la función de los modificadores de histonas, los remodeladores de cromatina y las proteínas de unión al metil-ADN, contribuyen a los defectos del desarrollo neurológico y la plasticidad cerebral alterada. Los autores discuten cómo el progreso en la genética humana ha llevado a la generación de modelos de ratones que revelan la etiología molecular en DI, y delinean la dirección en la que se mueve este campo para identificar estrategias terapéuticas para los TDI. Es importante destacar que, debido a que los reguladores de cromatina vinculados a estos problemas clínicos a menudo se dirigen a los genes y procesos celulares comunes cascada abajo, el impacto de la investigación en los síndromes individuales va mucho más allá de cada uno y también puede contribuir a la comprensión y el tratamiento de otros TDI. Además, la investigación de estos trastornos nos ayuda a comprender el papel de los reguladores de la cromatina en el desarrollo del cerebro, la plasticidad y la expresión génica, respondiendo así las preguntas fundamentales en neurobiología.   Iwase S, Bérubé NG, Zhou Z, et al. J Neurosci. 2017;37(45):10773–10782. doi:10.1523/JNEUROSCI.1840-17.2017. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5678009/
    Feb 24, 2020 434
  • 24 Feb 2020
    Las principales razones de los insuficientes efectos en las actuales opciones de tratamiento en el trastorno bipolar incluyen la intervención tardía para los síntomas prodrómicos y la disminución de la adherencia al tratamiento psicofarmacológico. La dependencia de la información subjetiva y las evaluaciones clínicas al diagnosticar/evaluar la gravedad de los síntomas depresivos y maníacos, requiere marcadores menos sesgados y más objetivos. Mediante el uso de dispositivos electrónicos, los datos detallados sobre aspectos psicopatológicos complejos del trastorno bipolar, pueden evaluarse discretamente a largo plazo. Además, los datos electrónicos posiblemente podrían representar candidatos de marcadores diagnósticos y actividad de la enfermedad en el trastorno bipolar, permitiendo una intervención temprana e individualizada para los síntomas prodrómicos fuera de los entornos clínicos. El artículo citado se refiere al uso de monitoreo electrónico como marcador e intervención terapéutica en el trastorno bipolar e investigó la literatura científica y el cuerpo de evidencia dentro del área, que incluye diez informes originales del estudio y dos revisiones sistemáticas, una de las cuales incluyó un meta-análisis , realizado por el autor de la disertación. En conjunto, la literatura presentada en esta publicación ilustra que 1) el autocontrol electrónico del estado de ánimo, basado en un teléfono inteligente, parece reflejar síntomas depresivos y maníacos evaluados clínicamente y permite la caracterización a largo plazo de la inestabilidad del estado de ánimo en el trastorno bipolar; 2) los resultados preliminares sugieren que los datos generados automáticamente basados ​​en teléfonos inteligentes (por ejemplo, la cantidad de mensajes de texto enviados / día; la cantidad de llamadas entrantes y salientes / día; la cantidad de cambios en las ID / día de la torre celular y las funciones de voz), parecen reflejar síntomas depresivos y maníacos evaluados clínicamente en el trastorno bipolar; 3) el autocontrol electrónico basado en teléfonos inteligentes no tuvo efectos sobre la gravedad de los síntomas depresivos y maníacos en el trastorno bipolar, según un ensayo controlado aleatorio; y 4) el monitoreo electrónico de la actividad psicomotora y la variabilidad de la frecuencia cardíaca parece reflejar la actividad de la enfermedad en el trastorno bipolar y diferenciar entre pacientes con trastorno bipolar y los individuos sanos de control. Estos hallazgos apuntan a la utilidad de la monitorización electrónica como marcador de enfermedad en el trastorno bipolar. El uso de esta como una intervención de tratamiento podría proporcionar intervenciones innovadoras y novedosas personalizadas con un alcance global potencial, llenando la brecha entre la disponibilidad y la necesidad de tratamiento. Sin embargo, se necesitan estudios que utilicen una metodología rigurosa y más ensayos controlados aleatorios que investiguen cuidadosamente los efectos positivos y los posibles efectos nocivos de esta estrategia. Además, la seguridad del paciente, los problemas de privacidad, la seguridad de los datos y los aspectos legales son preocupaciones importantes que deben tenerse en cuenta y abordarse al utilizar la monitorización electrónica.   Faurholt-Jepsen M. Dan Med J. 2018;65(3):B5460. https://ugeskriftet.dk/dmj/electronic-monitoring-bipolar-disorder
    381 Posted by APM NET .
  • Las principales razones de los insuficientes efectos en las actuales opciones de tratamiento en el trastorno bipolar incluyen la intervención tardía para los síntomas prodrómicos y la disminución de la adherencia al tratamiento psicofarmacológico. La dependencia de la información subjetiva y las evaluaciones clínicas al diagnosticar/evaluar la gravedad de los síntomas depresivos y maníacos, requiere marcadores menos sesgados y más objetivos. Mediante el uso de dispositivos electrónicos, los datos detallados sobre aspectos psicopatológicos complejos del trastorno bipolar, pueden evaluarse discretamente a largo plazo. Además, los datos electrónicos posiblemente podrían representar candidatos de marcadores diagnósticos y actividad de la enfermedad en el trastorno bipolar, permitiendo una intervención temprana e individualizada para los síntomas prodrómicos fuera de los entornos clínicos. El artículo citado se refiere al uso de monitoreo electrónico como marcador e intervención terapéutica en el trastorno bipolar e investigó la literatura científica y el cuerpo de evidencia dentro del área, que incluye diez informes originales del estudio y dos revisiones sistemáticas, una de las cuales incluyó un meta-análisis , realizado por el autor de la disertación. En conjunto, la literatura presentada en esta publicación ilustra que 1) el autocontrol electrónico del estado de ánimo, basado en un teléfono inteligente, parece reflejar síntomas depresivos y maníacos evaluados clínicamente y permite la caracterización a largo plazo de la inestabilidad del estado de ánimo en el trastorno bipolar; 2) los resultados preliminares sugieren que los datos generados automáticamente basados ​​en teléfonos inteligentes (por ejemplo, la cantidad de mensajes de texto enviados / día; la cantidad de llamadas entrantes y salientes / día; la cantidad de cambios en las ID / día de la torre celular y las funciones de voz), parecen reflejar síntomas depresivos y maníacos evaluados clínicamente en el trastorno bipolar; 3) el autocontrol electrónico basado en teléfonos inteligentes no tuvo efectos sobre la gravedad de los síntomas depresivos y maníacos en el trastorno bipolar, según un ensayo controlado aleatorio; y 4) el monitoreo electrónico de la actividad psicomotora y la variabilidad de la frecuencia cardíaca parece reflejar la actividad de la enfermedad en el trastorno bipolar y diferenciar entre pacientes con trastorno bipolar y los individuos sanos de control. Estos hallazgos apuntan a la utilidad de la monitorización electrónica como marcador de enfermedad en el trastorno bipolar. El uso de esta como una intervención de tratamiento podría proporcionar intervenciones innovadoras y novedosas personalizadas con un alcance global potencial, llenando la brecha entre la disponibilidad y la necesidad de tratamiento. Sin embargo, se necesitan estudios que utilicen una metodología rigurosa y más ensayos controlados aleatorios que investiguen cuidadosamente los efectos positivos y los posibles efectos nocivos de esta estrategia. Además, la seguridad del paciente, los problemas de privacidad, la seguridad de los datos y los aspectos legales son preocupaciones importantes que deben tenerse en cuenta y abordarse al utilizar la monitorización electrónica.   Faurholt-Jepsen M. Dan Med J. 2018;65(3):B5460. https://ugeskriftet.dk/dmj/electronic-monitoring-bipolar-disorder
    Feb 24, 2020 381
  • 12 Feb 2020
    La creciente prevalencia mundial de personas con trastornos de ansiedad ha aumentado las necesidades de servicios de salud mental. Debido al número limitado de proveedores de salud mental y recursos comunitarios, especialmente en países de bajos ingresos, las personas a menudo buscan servicios en entornos de atención primaria. A través de modelos de atención colaborativa, los servicios a través de la telemedicina abordan la escasez de proveedores de salud mental. Si bien las revisiones anteriores muestran que la telemedicina trata eficazmente las enfermedades mentales, existe una brecha para las revisiones sobre terapia psicológica en videoconferencia para el tratamiento de la ansiedad.   La revisión sistemática citada tenía como objetivo resumir la terapia psicológica por videoconferencia para el tratamiento del trastorno de ansiedad. Para ello, se realizaron búsquedas en la base de datos PubMed, PsychINFO y Embase. Los criterios de inclusión identificaron estudios controlados y no controlados que evaluaban la terapia psicológica por videoconferencia. Los estudios se evaluaron utilizando la herramienta de Evaluación de Calidad del Proyecto de Práctica de Salud Pública Efectiva. Los datos recopilados incluyeron el diseño de la investigación, el tamaño de la muestra, los detalles de la intervención, los resultados de desenlace, el tamaño del efecto de la intervención y las diferencias entre la terapia psicológica por videoconferencia versus cara a cara.   La búsqueda reveló 1253 artículos, con 21 criterios de inclusión. El tamaño de las muestras varió de 1 a 121 participantes; La terapia cognitivo-conductual se evaluó con mayor frecuencia. Los diagnósticos de los participantes incluyeron trastorno de pánico con y sin agorafobia, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad social, fobia social e hipocondría. Tres estudios ocurrieron en entornos de atención médica ambulatoria. Catorce estudios informaron una mejoría estadísticamente significativa en las medidas de ansiedad; 11 informaron mejoras clínicamente significativas. El tamaño de los efectos varió de pequeño a muy grande, y todos los estudios controlados no encontraron diferencias entre la videoconferencia y los grupos cara a cara.   CONCLUSIÓN:   Los resultados son prometedores para las intervenciones basadas en evidencia entregadas para la terapia psicológica por videoconferencia. Se necesita una investigación más rigurosa en diversos entornos y poblaciones.   Berryhill MB et al. Fam Pract. 2019 Jan 25;36(1):53-63. doi: 10.1093/fampra/cmy072. https://academic.oup.com/fampra/article-abstract/36/1/53/5090669?redirectedFrom=fulltext
    364 Posted by APM NET .
  • La creciente prevalencia mundial de personas con trastornos de ansiedad ha aumentado las necesidades de servicios de salud mental. Debido al número limitado de proveedores de salud mental y recursos comunitarios, especialmente en países de bajos ingresos, las personas a menudo buscan servicios en entornos de atención primaria. A través de modelos de atención colaborativa, los servicios a través de la telemedicina abordan la escasez de proveedores de salud mental. Si bien las revisiones anteriores muestran que la telemedicina trata eficazmente las enfermedades mentales, existe una brecha para las revisiones sobre terapia psicológica en videoconferencia para el tratamiento de la ansiedad.   La revisión sistemática citada tenía como objetivo resumir la terapia psicológica por videoconferencia para el tratamiento del trastorno de ansiedad. Para ello, se realizaron búsquedas en la base de datos PubMed, PsychINFO y Embase. Los criterios de inclusión identificaron estudios controlados y no controlados que evaluaban la terapia psicológica por videoconferencia. Los estudios se evaluaron utilizando la herramienta de Evaluación de Calidad del Proyecto de Práctica de Salud Pública Efectiva. Los datos recopilados incluyeron el diseño de la investigación, el tamaño de la muestra, los detalles de la intervención, los resultados de desenlace, el tamaño del efecto de la intervención y las diferencias entre la terapia psicológica por videoconferencia versus cara a cara.   La búsqueda reveló 1253 artículos, con 21 criterios de inclusión. El tamaño de las muestras varió de 1 a 121 participantes; La terapia cognitivo-conductual se evaluó con mayor frecuencia. Los diagnósticos de los participantes incluyeron trastorno de pánico con y sin agorafobia, trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad social, fobia social e hipocondría. Tres estudios ocurrieron en entornos de atención médica ambulatoria. Catorce estudios informaron una mejoría estadísticamente significativa en las medidas de ansiedad; 11 informaron mejoras clínicamente significativas. El tamaño de los efectos varió de pequeño a muy grande, y todos los estudios controlados no encontraron diferencias entre la videoconferencia y los grupos cara a cara.   CONCLUSIÓN:   Los resultados son prometedores para las intervenciones basadas en evidencia entregadas para la terapia psicológica por videoconferencia. Se necesita una investigación más rigurosa en diversos entornos y poblaciones.   Berryhill MB et al. Fam Pract. 2019 Jan 25;36(1):53-63. doi: 10.1093/fampra/cmy072. https://academic.oup.com/fampra/article-abstract/36/1/53/5090669?redirectedFrom=fulltext
    Feb 12, 2020 364