User's Tags

APM NET . 's Entries

121 blogs
  • 16 May 2019
    Citamos aquí un estudio que se propuso identificar todas las publicaciones del 'Estudio de Tratamiento para Adolescentes con Depresión (TADS)' y evaluar los hallazgos con respecto a la aparición de cualquier efecto adverso en los grupos de tratamiento para las etapas de estudio a corto y largo plazo. Para ello realizaron un análisis descriptivo de las publicaciones de TADS con cualquier información sobre efectos adversos. RESULTADOS: Se identificaron 48 publicaciones que describen diversos aspectos del TADS, en el que 439 pacientes adolescentes recibieron tratamiento con fluoxetina, terapia cognitivo-conductual, terapia cognitivo-conductual más fluoxetina o placebo. Ocho publicaciones fueron evaluadas por proporcionar algunos datos sobre los efectos adversos. El riesgo de comportamiento suicida fue el único efecto adverso que se abordó en todas las publicaciones. Se informaron varios efectos adversos psiquiátricos y físicos durante las primeras 12 semanas, pero no se mencionaron en informes de etapas posteriores. Los efectos adversos comunes de la fluoxetina, como cambios de peso o problemas sexuales, no se identificaron ni se mencionaron en las publicaciones.   CONCLUSIONES: Las publicaciones de TADS no presentan una evaluación integral del riesgo de tratamiento con fluoxetina en adolescentes, especialmente durante más de 12 semanas de tratamiento. El riesgo de suicidio fue el único efecto adverso que se informó a lo largo del tiempo. La notificación de los efectos adversos fue incompleta con respecto al perfil de seguridad a largo plazo de la fluoxetina. BMJ Open. 2019 Mar 15;9(3):e026089. doi: 10.1136/bmjopen-2018-026089. Efectos adversos de la fluoxetina en adolescentes. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6429903/  
    63 Posted by APM NET .
  • Citamos aquí un estudio que se propuso identificar todas las publicaciones del 'Estudio de Tratamiento para Adolescentes con Depresión (TADS)' y evaluar los hallazgos con respecto a la aparición de cualquier efecto adverso en los grupos de tratamiento para las etapas de estudio a corto y largo plazo. Para ello realizaron un análisis descriptivo de las publicaciones de TADS con cualquier información sobre efectos adversos. RESULTADOS: Se identificaron 48 publicaciones que describen diversos aspectos del TADS, en el que 439 pacientes adolescentes recibieron tratamiento con fluoxetina, terapia cognitivo-conductual, terapia cognitivo-conductual más fluoxetina o placebo. Ocho publicaciones fueron evaluadas por proporcionar algunos datos sobre los efectos adversos. El riesgo de comportamiento suicida fue el único efecto adverso que se abordó en todas las publicaciones. Se informaron varios efectos adversos psiquiátricos y físicos durante las primeras 12 semanas, pero no se mencionaron en informes de etapas posteriores. Los efectos adversos comunes de la fluoxetina, como cambios de peso o problemas sexuales, no se identificaron ni se mencionaron en las publicaciones.   CONCLUSIONES: Las publicaciones de TADS no presentan una evaluación integral del riesgo de tratamiento con fluoxetina en adolescentes, especialmente durante más de 12 semanas de tratamiento. El riesgo de suicidio fue el único efecto adverso que se informó a lo largo del tiempo. La notificación de los efectos adversos fue incompleta con respecto al perfil de seguridad a largo plazo de la fluoxetina. BMJ Open. 2019 Mar 15;9(3):e026089. doi: 10.1136/bmjopen-2018-026089. Efectos adversos de la fluoxetina en adolescentes. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6429903/  
    May 16, 2019 63
  • 09 May 2019
    La eutanasia o el suicidio asistido (ESA) para trastornos psiquiátricos, legal en algunos países, sigue siendo controvertido. Los trastornos de personalidad son comunes en la ESA psiquiátrica. A menudo causan una sensación de sufrimiento irremediable y engendran complejas interacciones entre el paciente y el clínico, lo que podría complicar las evaluaciones ESA. En la publicación citada se desarrolla análisis de contenido dirigido de todos los casos de ESA psiquiátricos relacionados con personalidad y trastornos relacionados publicados por los comités de revisión de eutanasia regionales holandeses (N = 74, de 2011 a octubre de 2017). RESULTADOS: La mayoría de los pacientes eran mujeres (76%, n = 52), a menudo con historias clínicas largas y complejas: 62% tenía comorbilidades físicas, 97% tenía al menos una y 70% tenía dos o más comorbilidades psiquiátricas. A menudo tenían antecedentes de intentos de suicidio (47%), comportamiento autolesivo (27%) y trauma (36%). En el 46%, una solicitud previa de ESA había sido rechazada. Los tratamientos psiquiátricos anteriores variaban, por ejemplo, la hospitalización y la psicoterapia no se probaron en 27% y 28%, respectivamente. En el 50%, los médicos que administraban su solicitud ESA eran nuevos para ellos, un tercio (36%) no tenía un psiquiatra que lo atendiera en el momento de la solicitud, y la mayoría de los médicos que realizaron ESA no eran psiquiatras (70%) confiando en evaluaciones psiquiátricas seccionales centradas en la elegibilidad de ESA, no en el tratamiento. Los médicos que evalúan a estos pacientes parecen estar especialmente afectados emocionalmente en comparación con cuando no hay trastornos de personalidad.   CONCLUSIONES: La evaluación de ESA en personas con trastornos de personalidad puede ser desafiante y emocionalmente compleja para sus evaluadores, los cuales a menudo no son psiquiatras. Estos factores podrían influir en la interpretación de los requisitos de irremediabilidad de ESA, lo que plantea problemas que merecen mayor discusión e investigación.   Nicolini ME et al. Psychol Med. 2019 Mar 4:1-8. doi: 10.1017/S0033291719000333. [Epub ahead of print]. Suicidio asistido en psiquiatría: El reto de los trastornos de personalidad. https://www.cambridge.org/core/journals/psychological-medicine/article/euthanasia-and-assisted-suicide-of-persons-with-psychiatric-disorders-the-challenge-of-personality-disorders/525CE0AAC343364B889E5BB66EDF7C9D    
    76 Posted by APM NET .
  • La eutanasia o el suicidio asistido (ESA) para trastornos psiquiátricos, legal en algunos países, sigue siendo controvertido. Los trastornos de personalidad son comunes en la ESA psiquiátrica. A menudo causan una sensación de sufrimiento irremediable y engendran complejas interacciones entre el paciente y el clínico, lo que podría complicar las evaluaciones ESA. En la publicación citada se desarrolla análisis de contenido dirigido de todos los casos de ESA psiquiátricos relacionados con personalidad y trastornos relacionados publicados por los comités de revisión de eutanasia regionales holandeses (N = 74, de 2011 a octubre de 2017). RESULTADOS: La mayoría de los pacientes eran mujeres (76%, n = 52), a menudo con historias clínicas largas y complejas: 62% tenía comorbilidades físicas, 97% tenía al menos una y 70% tenía dos o más comorbilidades psiquiátricas. A menudo tenían antecedentes de intentos de suicidio (47%), comportamiento autolesivo (27%) y trauma (36%). En el 46%, una solicitud previa de ESA había sido rechazada. Los tratamientos psiquiátricos anteriores variaban, por ejemplo, la hospitalización y la psicoterapia no se probaron en 27% y 28%, respectivamente. En el 50%, los médicos que administraban su solicitud ESA eran nuevos para ellos, un tercio (36%) no tenía un psiquiatra que lo atendiera en el momento de la solicitud, y la mayoría de los médicos que realizaron ESA no eran psiquiatras (70%) confiando en evaluaciones psiquiátricas seccionales centradas en la elegibilidad de ESA, no en el tratamiento. Los médicos que evalúan a estos pacientes parecen estar especialmente afectados emocionalmente en comparación con cuando no hay trastornos de personalidad.   CONCLUSIONES: La evaluación de ESA en personas con trastornos de personalidad puede ser desafiante y emocionalmente compleja para sus evaluadores, los cuales a menudo no son psiquiatras. Estos factores podrían influir en la interpretación de los requisitos de irremediabilidad de ESA, lo que plantea problemas que merecen mayor discusión e investigación.   Nicolini ME et al. Psychol Med. 2019 Mar 4:1-8. doi: 10.1017/S0033291719000333. [Epub ahead of print]. Suicidio asistido en psiquiatría: El reto de los trastornos de personalidad. https://www.cambridge.org/core/journals/psychological-medicine/article/euthanasia-and-assisted-suicide-of-persons-with-psychiatric-disorders-the-challenge-of-personality-disorders/525CE0AAC343364B889E5BB66EDF7C9D    
    May 09, 2019 76
  • 02 May 2019
    Las parasomnias son un grupo de trastornos del sueño caracterizados por eventos anormales, desagradables, verbales, motores o de comportamiento que ocurren durante el sueño o después de las transiciones del sueño. Las parasomnias pueden ocurrir durante las etapas de sueño sin movimiento ocular rápido (No MOR) y en las de movimiento ocular rápido (MOR) y son más comunes en los niños que en la población adulta. Pueden ser molestas para el paciente y sus compañeros de cama, y la mayoría de las veces estos problemas son planteados por dichos acompañantes debido a la posible interrupción en la calidad del sueño. Como clínicos, es crucial entender las características de varias parasomnias y tratarlas con una historia detallada del sueño y un enfoque de diagnóstico esencial para una evaluación adecuada. El objetivo de la revisión que se referencia a continuación es resaltar la epidemiología, la fisiopatología y las características clínicas de varios tipos de parasomnias, junto con el enfoque diagnóstico y farmacológico adecuado. Singh S et al. Cureus. 2018 Dec 31;10(12):e3807. doi: 10.7759/cureus.3807. Parasomnias. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6402728/  
    112 Posted by APM NET .
  • Las parasomnias son un grupo de trastornos del sueño caracterizados por eventos anormales, desagradables, verbales, motores o de comportamiento que ocurren durante el sueño o después de las transiciones del sueño. Las parasomnias pueden ocurrir durante las etapas de sueño sin movimiento ocular rápido (No MOR) y en las de movimiento ocular rápido (MOR) y son más comunes en los niños que en la población adulta. Pueden ser molestas para el paciente y sus compañeros de cama, y la mayoría de las veces estos problemas son planteados por dichos acompañantes debido a la posible interrupción en la calidad del sueño. Como clínicos, es crucial entender las características de varias parasomnias y tratarlas con una historia detallada del sueño y un enfoque de diagnóstico esencial para una evaluación adecuada. El objetivo de la revisión que se referencia a continuación es resaltar la epidemiología, la fisiopatología y las características clínicas de varios tipos de parasomnias, junto con el enfoque diagnóstico y farmacológico adecuado. Singh S et al. Cureus. 2018 Dec 31;10(12):e3807. doi: 10.7759/cureus.3807. Parasomnias. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6402728/  
    May 02, 2019 112
  • 29 Apr 2019
    Desde programas residenciales hasta servicios ambulatorios, la terapia de grupo impregna el campo clínico del abuso de sustancias. Si bien varias intervenciones grupales para trastornos por uso de sustancias (TUS) han demostrado efectividad, la evidencia existente sobre la terapia grupal no se ha revisado sistemáticamente. El meta-análisis que se cita aquí apunta a proporcionar estimaciones de la eficacia de dicha intervención. Para ello se incluyeron estudios que compararon la psicoterapia de grupo con grupos sin control de tratamiento, psicoterapia individual, medicamentos, grupos de autoayuda y otros tratamientos activos que no aplicaban técnicas psicoterapéuticas específicas para pacientes con TUS. El desenlace primario fue la abstinencia y los desenlaces secundarios fueron la frecuencia del uso de sustancias y los síntomas del trastorno por consumo de sustancias, ansiedad, depresión, psicopatología general y desgaste. Se realizó una búsqueda exhaustiva en Medline, Web of Science, CENTRAL y PsycINFO, complementada por una búsqueda manual. Al final se incluyeron 33 estudios. Se encontraron pequeños efectos significativos de la terapia de grupo en la abstinencia en comparación con ningún tratamiento, terapia individual y otros tratamientos. Los efectos sobre la frecuencia de uso de sustancias y los síntomas de TUS no fueron significativos, pero surgieron efectos significativos de tamaño moderado para el estado mental cuando se comparó la terapia de grupo con ningún tratamiento. No hubo diferencias en las tasas de abstinencia entre la terapia de grupo y los grupos de control. Estos resultados fueron robustos en los análisis de sensibilidad y no hubo indicios de sesgo de publicación.   CONCLUSIONES: Los hallazgos actuales representan el mejor análisis de resumen disponible de la terapia grupal para TUS en adultos, sin embargo, se requiere una interpretación cautelosa dadas las limitaciones de los datos disponibles. Lo Coco G et al. J Subst Abuse Treat. 2019 Apr;99:104-116. doi: 10.1016/j.jsat.2019.01.016. Epub 2019 Jan 24.   https://www.journalofsubstanceabusetreatment.com/article/S0740-5472(18)30362-3/fulltext
    91 Posted by APM NET .
  • Desde programas residenciales hasta servicios ambulatorios, la terapia de grupo impregna el campo clínico del abuso de sustancias. Si bien varias intervenciones grupales para trastornos por uso de sustancias (TUS) han demostrado efectividad, la evidencia existente sobre la terapia grupal no se ha revisado sistemáticamente. El meta-análisis que se cita aquí apunta a proporcionar estimaciones de la eficacia de dicha intervención. Para ello se incluyeron estudios que compararon la psicoterapia de grupo con grupos sin control de tratamiento, psicoterapia individual, medicamentos, grupos de autoayuda y otros tratamientos activos que no aplicaban técnicas psicoterapéuticas específicas para pacientes con TUS. El desenlace primario fue la abstinencia y los desenlaces secundarios fueron la frecuencia del uso de sustancias y los síntomas del trastorno por consumo de sustancias, ansiedad, depresión, psicopatología general y desgaste. Se realizó una búsqueda exhaustiva en Medline, Web of Science, CENTRAL y PsycINFO, complementada por una búsqueda manual. Al final se incluyeron 33 estudios. Se encontraron pequeños efectos significativos de la terapia de grupo en la abstinencia en comparación con ningún tratamiento, terapia individual y otros tratamientos. Los efectos sobre la frecuencia de uso de sustancias y los síntomas de TUS no fueron significativos, pero surgieron efectos significativos de tamaño moderado para el estado mental cuando se comparó la terapia de grupo con ningún tratamiento. No hubo diferencias en las tasas de abstinencia entre la terapia de grupo y los grupos de control. Estos resultados fueron robustos en los análisis de sensibilidad y no hubo indicios de sesgo de publicación.   CONCLUSIONES: Los hallazgos actuales representan el mejor análisis de resumen disponible de la terapia grupal para TUS en adultos, sin embargo, se requiere una interpretación cautelosa dadas las limitaciones de los datos disponibles. Lo Coco G et al. J Subst Abuse Treat. 2019 Apr;99:104-116. doi: 10.1016/j.jsat.2019.01.016. Epub 2019 Jan 24.   https://www.journalofsubstanceabusetreatment.com/article/S0740-5472(18)30362-3/fulltext
    Apr 29, 2019 91
  • 12 Apr 2019
    Un diagnóstico de trastorno de identidad disociativa (TID) es controvertido y propenso a impresiones erróneas. Desde el momento de buscar tratamiento para los síntomas hasta el momento de un diagnóstico preciso de personas con TID, pasa un promedio de otros cuatro diagnósticos previos y 7 años, con informes de hasta 12 años, en servicios de salud mental. Las metodologías de reconocimiento de patrones aplicadas a las imágenes cerebrales estructurales pueden proporcionar biomarcadores para ayudar al diagnóstico de DID. El estudio que aquí se cita incluyó imágenes cerebrales estructurales de 75 participantes: 32 mujeres con TID y 43 controles sanos emparejados. Las personas con TID fueron reclutadas en clínicas ambulatorias de psiquiatría y psicoterapia. Los clasificadores de patrones probabilísticos fueron entrenados para discriminar cohortes basadas en medidas de morfología cerebral.   RESULTADOS: Los clasificadores de patrones fueron capaces de discriminar con precisión entre pacientes con TID y controles sanos con alta sensibilidad (72%) y especificidad (74%) sobre la base de la estructura cerebral. Estos hallazgos proporcionan evidencia de una base biológica para distinguir entre individuos afectados por TID e individuos sanos.   CONCLUSIONES: Los autores proponen un patrón de biomarcadores de neuroimagen que podría utilizarse para informar la identificación de pacientes con TID de controles sanos a nivel individual. Esto es importante y clínicamente relevante porque el diagnóstico de TID es controvertido y los individuos con el mismo a menudo se diagnostican erróneamente. En última instancia, la aplicación de metodologías de reconocimiento de patrones podría prevenir el sufrimiento innecesario de las personas con TID debido a un diagnóstico preciso anterior, lo que facilitará intervenciones más rápidas y específicas. Reinders AATS et al. Br J Psychiatry. 2018 Dec 7:1-9. doi: 10.1192/bjp.2018.255. [Epub ahead of print] Potenciales biomarcadores en el Trastorno de identidad disociativa. https://www.cambridge.org/core/journals/the-british-journal-of-psychiatry/article/aiding-the-diagnosis-of-dissociative-identity-disorder-pattern-recognition-study-of-brain-biomarkers/DCF85A7D69652C06E61524593B266E8C    
    114 Posted by APM NET .
  • Un diagnóstico de trastorno de identidad disociativa (TID) es controvertido y propenso a impresiones erróneas. Desde el momento de buscar tratamiento para los síntomas hasta el momento de un diagnóstico preciso de personas con TID, pasa un promedio de otros cuatro diagnósticos previos y 7 años, con informes de hasta 12 años, en servicios de salud mental. Las metodologías de reconocimiento de patrones aplicadas a las imágenes cerebrales estructurales pueden proporcionar biomarcadores para ayudar al diagnóstico de DID. El estudio que aquí se cita incluyó imágenes cerebrales estructurales de 75 participantes: 32 mujeres con TID y 43 controles sanos emparejados. Las personas con TID fueron reclutadas en clínicas ambulatorias de psiquiatría y psicoterapia. Los clasificadores de patrones probabilísticos fueron entrenados para discriminar cohortes basadas en medidas de morfología cerebral.   RESULTADOS: Los clasificadores de patrones fueron capaces de discriminar con precisión entre pacientes con TID y controles sanos con alta sensibilidad (72%) y especificidad (74%) sobre la base de la estructura cerebral. Estos hallazgos proporcionan evidencia de una base biológica para distinguir entre individuos afectados por TID e individuos sanos.   CONCLUSIONES: Los autores proponen un patrón de biomarcadores de neuroimagen que podría utilizarse para informar la identificación de pacientes con TID de controles sanos a nivel individual. Esto es importante y clínicamente relevante porque el diagnóstico de TID es controvertido y los individuos con el mismo a menudo se diagnostican erróneamente. En última instancia, la aplicación de metodologías de reconocimiento de patrones podría prevenir el sufrimiento innecesario de las personas con TID debido a un diagnóstico preciso anterior, lo que facilitará intervenciones más rápidas y específicas. Reinders AATS et al. Br J Psychiatry. 2018 Dec 7:1-9. doi: 10.1192/bjp.2018.255. [Epub ahead of print] Potenciales biomarcadores en el Trastorno de identidad disociativa. https://www.cambridge.org/core/journals/the-british-journal-of-psychiatry/article/aiding-the-diagnosis-of-dissociative-identity-disorder-pattern-recognition-study-of-brain-biomarkers/DCF85A7D69652C06E61524593B266E8C    
    Apr 12, 2019 114
  • 10 Apr 2019
    La propuesta de nuevos medicamentos es una idea cada vez más prometedora en muchos campos de la medicina. En el estudio que estamos citando aquí, se usaron sistemáticamente registros daneses basados ​​en la población en todo el país para investigar si el uso continuado de AINE´s diferentes a la aspirina, aspirina en dosis bajas, aspirina en dosis altas, estatinas, alopurinol y agentes asociados a la angiotensina, buscando conocer su impacto en las tasas incidentes de manía/trastorno bipolar. Para ello se llevó a cabo un estudio longitudinal a nivel nacional basado en la población que utilizó análisis de regresión de Poisson, el cual incluyó a todas las personas en Dinamarca que compraron algún medicamento de exposición de interés, así como una muestra aleatoria del 30% de la población danesa. El período de seguimiento comprendió 10 años (2005 a 2015). Se incluyeron dos medidas de resultado diferentes, 1) un diagnóstico de manía/trastorno bipolar al contacto con un hospital psiquiátrico como paciente hospitalizado o ambulatorio y 2) una medida combinada de diagnóstico de manía/trastorno bipolar o inicio de uso de litio. Un total de 1,605,365 sujetos fueron expuestos a uno de los seis fármacos de interés durante el período de exposición descrito, con una edad promedio de 57 años [cuartiles: 43; 69], proporción femenina: 53.1%. El uso continuado de aspirina en dosis bajas, estatinas y agentes de angiotensina se asoció con una reducción de las tasas incidentes de manía/trastorno bipolar en ambas medidas de resultado. El uso continuo de AINE´s no aspirina, así como la dosis altas de aspirina, se asociaron con una mayor tasa incidente de trastorno bipolar. No hubo asociaciones estadísticamente significativas para el alopurinol. Este estudio respalda el potencial de los agentes que actúan sobre la inflamación y el sistema de respuesta al estrés en el trastorno bipolar e ilustra que los registros basados ​​en la población se pueden usar para identificar de manera sistemática los medicamentos con potencial utilización.  
    281 Posted by APM NET .
  • La propuesta de nuevos medicamentos es una idea cada vez más prometedora en muchos campos de la medicina. En el estudio que estamos citando aquí, se usaron sistemáticamente registros daneses basados ​​en la población en todo el país para investigar si el uso continuado de AINE´s diferentes a la aspirina, aspirina en dosis bajas, aspirina en dosis altas, estatinas, alopurinol y agentes asociados a la angiotensina, buscando conocer su impacto en las tasas incidentes de manía/trastorno bipolar. Para ello se llevó a cabo un estudio longitudinal a nivel nacional basado en la población que utilizó análisis de regresión de Poisson, el cual incluyó a todas las personas en Dinamarca que compraron algún medicamento de exposición de interés, así como una muestra aleatoria del 30% de la población danesa. El período de seguimiento comprendió 10 años (2005 a 2015). Se incluyeron dos medidas de resultado diferentes, 1) un diagnóstico de manía/trastorno bipolar al contacto con un hospital psiquiátrico como paciente hospitalizado o ambulatorio y 2) una medida combinada de diagnóstico de manía/trastorno bipolar o inicio de uso de litio. Un total de 1,605,365 sujetos fueron expuestos a uno de los seis fármacos de interés durante el período de exposición descrito, con una edad promedio de 57 años [cuartiles: 43; 69], proporción femenina: 53.1%. El uso continuado de aspirina en dosis bajas, estatinas y agentes de angiotensina se asoció con una reducción de las tasas incidentes de manía/trastorno bipolar en ambas medidas de resultado. El uso continuo de AINE´s no aspirina, así como la dosis altas de aspirina, se asociaron con una mayor tasa incidente de trastorno bipolar. No hubo asociaciones estadísticamente significativas para el alopurinol. Este estudio respalda el potencial de los agentes que actúan sobre la inflamación y el sistema de respuesta al estrés en el trastorno bipolar e ilustra que los registros basados ​​en la población se pueden usar para identificar de manera sistemática los medicamentos con potencial utilización.  
    Apr 10, 2019 281
  • 10 Apr 2019
    El uso de las redes sociales, especialmente Facebook, es muy frecuente entre los adolescentes. La investigación citada estudió la asociación de los síntomas de ansiedad social, ansiedad generalizada y depresión con los comportamientos realizados por adolescentes cuando inician sesión en Facebook. Para ello encuestaron a 102 adolescentes sobre síntomas de ansiedad social utilizando la Escala de Ansiedad Social de Leibowitz para Niños y Adolescentes y los síntomas de ansiedad generalizada, depresión y angustia general utilizando el Mini Cuestionario de Síntomas de Ansiedad y Estado de Ánimo. Crearon una escala de comportamiento integral de Facebook y una escala repetitiva de comportamiento de Facebook para medir el grado de compromiso en dicha red social. Se utilizó un análisis de regresión lineal multivariable para estudiar predictores de demografía, características de Facebook y los síntomas psiquiátricos anotados como desenlaces del comportamiento en Facebook y el comportamiento repetitivo en Facebook. Descubrieron que el aumento en el número total de amigos, el aumento del tiempo que pasaban al día en Facebook y el aumento de los síntomas de ansiedad se asociaban significativamente con un mayor comportamiento en Facebook y un mayor comportamiento repetitivo en la misma red social. Los síntomas de ansiedad social, los síntomas depresivos y la angustia general no estaban asociados con este tipo de comportamientos.   CONCLUSIONES: El aumento de los síntomas de ansiedad generalizada de los adolescentes se asoció con un mayor comportamiento en Facebook, así como de un comportamiento repetitivo de Facebook. Como el uso del mismo por parte de los adolescentes es bastante frecuente, los profesionales de salud mental y de atención primaria de salud deben consultar sobre su utilización y los comportamientos al interior de este, especialmente cuando se trata a personas con síntomas de ansiedad generalizada.   Referencia  Muzaffar N et al. J Can Acad Child Adolesc Psychiatry. 2018 Nov;27(4):252-260. Epub 2018 Nov 1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6254262/
    119 Posted by APM NET .
  • El uso de las redes sociales, especialmente Facebook, es muy frecuente entre los adolescentes. La investigación citada estudió la asociación de los síntomas de ansiedad social, ansiedad generalizada y depresión con los comportamientos realizados por adolescentes cuando inician sesión en Facebook. Para ello encuestaron a 102 adolescentes sobre síntomas de ansiedad social utilizando la Escala de Ansiedad Social de Leibowitz para Niños y Adolescentes y los síntomas de ansiedad generalizada, depresión y angustia general utilizando el Mini Cuestionario de Síntomas de Ansiedad y Estado de Ánimo. Crearon una escala de comportamiento integral de Facebook y una escala repetitiva de comportamiento de Facebook para medir el grado de compromiso en dicha red social. Se utilizó un análisis de regresión lineal multivariable para estudiar predictores de demografía, características de Facebook y los síntomas psiquiátricos anotados como desenlaces del comportamiento en Facebook y el comportamiento repetitivo en Facebook. Descubrieron que el aumento en el número total de amigos, el aumento del tiempo que pasaban al día en Facebook y el aumento de los síntomas de ansiedad se asociaban significativamente con un mayor comportamiento en Facebook y un mayor comportamiento repetitivo en la misma red social. Los síntomas de ansiedad social, los síntomas depresivos y la angustia general no estaban asociados con este tipo de comportamientos.   CONCLUSIONES: El aumento de los síntomas de ansiedad generalizada de los adolescentes se asoció con un mayor comportamiento en Facebook, así como de un comportamiento repetitivo de Facebook. Como el uso del mismo por parte de los adolescentes es bastante frecuente, los profesionales de salud mental y de atención primaria de salud deben consultar sobre su utilización y los comportamientos al interior de este, especialmente cuando se trata a personas con síntomas de ansiedad generalizada.   Referencia  Muzaffar N et al. J Can Acad Child Adolesc Psychiatry. 2018 Nov;27(4):252-260. Epub 2018 Nov 1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6254262/
    Apr 10, 2019 119
  • 21 Mar 2019
    Las conductas de preocupación (es decir, los actos manifiestos para evitar o hacer frente a la angustia provocada por la preocupación) se han reconocido como importantes en la psicopatología y el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada (TAG). El estudio citado evaluó el criterio de conductas de preocupación propuesto para el TAG DSM-5, el cual finalmente no fue adoptado debido a pruebas insuficientes. En 800 pacientes ambulatorios con trastornos emocionales (366 con TAG), la mayoría de los pacientes con TAG (92,6%) cumplieron con el criterio de conductas de preocupación propuesto, que fue significativamente mayor que en otros grupos de pacientes (por ejemplo en trastornos del estado de ánimo). Aquellos que cumplieron con el criterio de conductas de preocupación tuvieron un diagnóstico de TAG más grave que los pacientes que no lo cumplieron. El criterio de las conductas de preocupación, y 3 de sus 4 conductas constitutivas, no se asociaron con una confiabilidad entre evaluadores "justa". La confiabilidad diagnóstica del TAG no mejoró en los casos en que ambos entrevistadores estuvieron de acuerdo en que se cumplió con el criterio de comportamiento preocupante. Este mismo criterio predijo de manera significativa constancia de síntomas centrales en el TAG DSM-5 (por ejemplo, preocupación excesiva), pero esta contribución fue débil y no mejoró apreciablemente la precisión de la clasificación del estado del diagnóstico. Se obtuvo un apoyo mixto para la validez discriminante del criterio de conductas de preocupación en relación con los trastornos del estado de ánimo. El aumento del umbral propuesto del criterio (que requiere 2 en lugar de 1 comportamiento) no dio como resultado una mejora sustancial en la confiabilidad, la predicción y la precisión de la clasificación. Aunque se justifica la investigación adicional (por ejemplo, la importancia de los comportamientos de preocupación en el tratamiento y el curso natural del TAG), los resultados plantean preguntas sobre el papel de los comportamientos de preocupación en la clasificación diagnóstica de la ansiedad.   Brown TA, Tung ES. J Psychopathol Behav Assess. 2018 Dec;40(4):636-644. doi: 10.1007/s10862-018-9683-5. Epub 2018 May 10. https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10862-018-9683-5    
    212 Posted by APM NET .
  • Las conductas de preocupación (es decir, los actos manifiestos para evitar o hacer frente a la angustia provocada por la preocupación) se han reconocido como importantes en la psicopatología y el tratamiento del trastorno de ansiedad generalizada (TAG). El estudio citado evaluó el criterio de conductas de preocupación propuesto para el TAG DSM-5, el cual finalmente no fue adoptado debido a pruebas insuficientes. En 800 pacientes ambulatorios con trastornos emocionales (366 con TAG), la mayoría de los pacientes con TAG (92,6%) cumplieron con el criterio de conductas de preocupación propuesto, que fue significativamente mayor que en otros grupos de pacientes (por ejemplo en trastornos del estado de ánimo). Aquellos que cumplieron con el criterio de conductas de preocupación tuvieron un diagnóstico de TAG más grave que los pacientes que no lo cumplieron. El criterio de las conductas de preocupación, y 3 de sus 4 conductas constitutivas, no se asociaron con una confiabilidad entre evaluadores "justa". La confiabilidad diagnóstica del TAG no mejoró en los casos en que ambos entrevistadores estuvieron de acuerdo en que se cumplió con el criterio de comportamiento preocupante. Este mismo criterio predijo de manera significativa constancia de síntomas centrales en el TAG DSM-5 (por ejemplo, preocupación excesiva), pero esta contribución fue débil y no mejoró apreciablemente la precisión de la clasificación del estado del diagnóstico. Se obtuvo un apoyo mixto para la validez discriminante del criterio de conductas de preocupación en relación con los trastornos del estado de ánimo. El aumento del umbral propuesto del criterio (que requiere 2 en lugar de 1 comportamiento) no dio como resultado una mejora sustancial en la confiabilidad, la predicción y la precisión de la clasificación. Aunque se justifica la investigación adicional (por ejemplo, la importancia de los comportamientos de preocupación en el tratamiento y el curso natural del TAG), los resultados plantean preguntas sobre el papel de los comportamientos de preocupación en la clasificación diagnóstica de la ansiedad.   Brown TA, Tung ES. J Psychopathol Behav Assess. 2018 Dec;40(4):636-644. doi: 10.1007/s10862-018-9683-5. Epub 2018 May 10. https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10862-018-9683-5    
    Mar 21, 2019 212
  • 21 Mar 2019
    La creciente evidencia apunta a la existencia de una lesión neurológica persistente en la infección crónica por VIH. Sigue sin estar claro si los pacientes en terapia antirretroviral combinada (TARC) desarrollan una lesión cerebral progresiva y una función neurocognitiva alterada a pesar de la supresión viral exitosa y la restauración inmunológica. En un estudio de neuroimagen longitudinal para el Consorcio de neuroimagen del VIH (HIVNC), se utilizó morfometría basada en el tensor para mapear la tasa anual de cambio de los volúmenes cerebrales regionales (intervalo de tiempo medio de 1,0 ± 0,5 años), en 155 participantes VIH positivo, infectados y tratados crónicamente (edad promedio 48.0 ± 8.9 años; 83.9% hombres). Se probabron las asociaciones entre las tasas de pérdida de tejido cerebral y las medidas clínicas de la gravedad de la infección (nadir o recuento basal de células CD4 + y la concentración basal de ARN plasmático del VIH), la duración de la infección por VIH, las puntuaciones de escalas de efectividad de penetración en el SNC (cART), la edad y el cambio el complejo Demencia/SIDA. Se encontró una pérdida significativa de tejido cerebral en los participantes VIH positivos, incluidos los neuro-asintomáticos con cargas virales indetectables, en gran parte localizadas en regiones subcorticales. Las medidas de gravedad de la enfermedad, edad y declive neurocognitivo se asociaron con mayor atrofia. Las personas tratadas e infectadas crónicamente por VIH pueden sufrir una pérdida progresiva de tejido cerebral a pesar de un cART estable y efectivo, lo que puede contribuir al deterioro neurocognitivo. Comprender las complicaciones neurológicas de una infección crónica e identificar los factores asociados con la atrofia puede ayudar a informar estrategias para mantener la salud cerebral en personas que viven con VIH.   Nir TM et al. J Neurovirol. 2019 Feb 14. doi: 10.1007/s13365-019-00723-4. [Epub ahead of print] https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs13365-019-00723-4  
    121 Posted by APM NET .
  • La creciente evidencia apunta a la existencia de una lesión neurológica persistente en la infección crónica por VIH. Sigue sin estar claro si los pacientes en terapia antirretroviral combinada (TARC) desarrollan una lesión cerebral progresiva y una función neurocognitiva alterada a pesar de la supresión viral exitosa y la restauración inmunológica. En un estudio de neuroimagen longitudinal para el Consorcio de neuroimagen del VIH (HIVNC), se utilizó morfometría basada en el tensor para mapear la tasa anual de cambio de los volúmenes cerebrales regionales (intervalo de tiempo medio de 1,0 ± 0,5 años), en 155 participantes VIH positivo, infectados y tratados crónicamente (edad promedio 48.0 ± 8.9 años; 83.9% hombres). Se probabron las asociaciones entre las tasas de pérdida de tejido cerebral y las medidas clínicas de la gravedad de la infección (nadir o recuento basal de células CD4 + y la concentración basal de ARN plasmático del VIH), la duración de la infección por VIH, las puntuaciones de escalas de efectividad de penetración en el SNC (cART), la edad y el cambio el complejo Demencia/SIDA. Se encontró una pérdida significativa de tejido cerebral en los participantes VIH positivos, incluidos los neuro-asintomáticos con cargas virales indetectables, en gran parte localizadas en regiones subcorticales. Las medidas de gravedad de la enfermedad, edad y declive neurocognitivo se asociaron con mayor atrofia. Las personas tratadas e infectadas crónicamente por VIH pueden sufrir una pérdida progresiva de tejido cerebral a pesar de un cART estable y efectivo, lo que puede contribuir al deterioro neurocognitivo. Comprender las complicaciones neurológicas de una infección crónica e identificar los factores asociados con la atrofia puede ayudar a informar estrategias para mantener la salud cerebral en personas que viven con VIH.   Nir TM et al. J Neurovirol. 2019 Feb 14. doi: 10.1007/s13365-019-00723-4. [Epub ahead of print] https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs13365-019-00723-4  
    Mar 21, 2019 121
  • 21 Mar 2019
    El cannabis es probablemente la droga más utilizada a nivel mundial desde la antigüedad. Siguiendo la tendencia de la legalización del acceso a este en varios países occidentales, su uso ha aumentado en América del Norte durante los últimos años. A pesar de las advertencias sobre los riesgos potenciales asociados a través de la exposición intrauterina a esta sustancia, aproximadamente el 10% de las mujeres embarazadas en un estudio estadounidense informaron haber consumido la misma en los últimos años, y la mayoría de ellas a diario. Se han encontrado efectos deletéreos significativos en el sueño, las funciones cognitivas (memoria y habilidades escolares), así como en las funciones ejecutivas (lóbulo frontal) (razonamiento, atención, impulsividad y motivación), el aspecto afectivo (depresión) y síntomas de ansiedad a lo largo de las etapas de desarrollo en aquellos niños que sufrieron dicha exposición. El artículo citado presenta dos viñetas de casos, integra la información publicada sobre los resultados del uso materno de cannabis durante el embarazo en el desarrollo del feto y la manifestación de déficits neurológicos "blandos", así como trastornos neuroconductuales que se exhiben desde la primera infancia, los cuales evolucionan a picos en la adolescencia. En conjunto, estos datos sirven para definir lo que los autores denominan un "trastorno del espectro de cannabis fetal", no especificado hasta ahora.   Schreiber S, Pick CG. Med Hypotheses. 2019 Mar;124:53-55. doi: 10.1016/j.mehy.2019.02.017. Epub 2019 Feb 4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30798916    
    391 Posted by APM NET .
  • El cannabis es probablemente la droga más utilizada a nivel mundial desde la antigüedad. Siguiendo la tendencia de la legalización del acceso a este en varios países occidentales, su uso ha aumentado en América del Norte durante los últimos años. A pesar de las advertencias sobre los riesgos potenciales asociados a través de la exposición intrauterina a esta sustancia, aproximadamente el 10% de las mujeres embarazadas en un estudio estadounidense informaron haber consumido la misma en los últimos años, y la mayoría de ellas a diario. Se han encontrado efectos deletéreos significativos en el sueño, las funciones cognitivas (memoria y habilidades escolares), así como en las funciones ejecutivas (lóbulo frontal) (razonamiento, atención, impulsividad y motivación), el aspecto afectivo (depresión) y síntomas de ansiedad a lo largo de las etapas de desarrollo en aquellos niños que sufrieron dicha exposición. El artículo citado presenta dos viñetas de casos, integra la información publicada sobre los resultados del uso materno de cannabis durante el embarazo en el desarrollo del feto y la manifestación de déficits neurológicos "blandos", así como trastornos neuroconductuales que se exhiben desde la primera infancia, los cuales evolucionan a picos en la adolescencia. En conjunto, estos datos sirven para definir lo que los autores denominan un "trastorno del espectro de cannabis fetal", no especificado hasta ahora.   Schreiber S, Pick CG. Med Hypotheses. 2019 Mar;124:53-55. doi: 10.1016/j.mehy.2019.02.017. Epub 2019 Feb 4. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/30798916    
    Mar 21, 2019 391