Members: 0 member(s)

Shares ?

1

Clicks ?

0

Viral Lift ?

0%

Other Blogs

  • 02 Mar 2018
    Dado que la individualización del tratamiento depende del tipo de síntomas que reporte el paciente (hecho que tendrá un impacto en la efectividad del mismo), se propone una revisión de estos tres nuevos antidepresivos con respecto a su perfil. Vortioxetina, mejorando el tono serotoninérgico, incrementa el funcionamiento cognitivo en TDM, con eficacia en las recurrencias; náusea es su EA más reportado. Levomilnacipram ER, con su mecanismo dual en Serotonina/Norepinefrina, mejora energía y motivación, y la náusea es también su EA más común. Vilazidona tiene un efecto agonista parcial serotoninérgico, por lo que mejora altos niveles de ansiedad; cefalea es su EA más reportado.   Fuente: Roger S McIntyre. Neuropsychiatric Disease and Treatment 2017:13. El rol de los nuevos antidepresivos en la práctica clínica en Canadá: una breve revisión de vortioxetina, levomilnacipram ER y vilazidona. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5716309/
    5174 Posted by APM NET .
  • 28 Aug 2018
    La investigación previa ha documentado contribuciones hereditarias compartidas en la autolesión no suicida (ALNS) y la ideación suicida (IdS), así como en ALNS e intento de suicidio (InS). Además, la exposición al trauma ha estado implicada en el riesgo de ALNS y suicidio. Se necesita de estudios que puedan dar un punto de vista genético para determinar fuentes comunes de implicación en los tres tipos de pensamiento y conducta autodestructiva, con el fin de aclarar la naturaleza de sus asociaciones con las experiencias traumáticas. Este estudió procuró llevar a cabo justo esa tarea, y para ello reclutó dos cohortes de gemelos con un total de 9526 participantes. Los investigadores encontraron que las prevalencias de exposición al trauma de alto riesgo (TAR), ALNS, IdS y InS fueron 24.4, 5.6, 27.1 y 4.6%, respectivamente. Todos los fenotipos tenían una correlación moderada a alta. Las influencias genéticas sobre los pensamientos autodestructivos y el TAR fueron significativas y altamente correlacionadas entre hombres y mujeres. Las influencias ambientales únicas se correlacionaron modestamente en las mujeres, lo que sugiere que los traumatismos de alto riesgo pueden conferir cierto riesgo directo de pensamientos y conductas autolesivas entre las mujeres. Las personas que llevan a cabo ALNS corren un mayor riesgo de suicidio, y los factores hereditarios comunes contribuyen a estas asociaciones. La prevención de la exposición al trauma puede ayudar a mitigar el riesgo de autolesión y suicidio, ya sea directa o indirectamente, a través de alguna reducción en la implicación hacia el desarrollo de psicopatología de manera más amplia. Además, la selección de factores de vulnerabilidad preexistentes podría reducir significativamente el riesgo de conductas potencialmente mortales entre los que han experimentado un trauma.   Fuente: Richmond-Rakerd LS et al. Psychol Med. 2018 May 6:1-10. doi: 10.1017/S0033291718001034. [Epub ahead of print] Contribución genética y exposición al trauma en las autolesiones. https://www.cambridge.org/core/journals/psychological-medicine/article/common-genetic-contributions-to-highrisk-trauma-exposure-and-selfinjurious-thoughts-and-behaviors/9DF36ABC259BCB28BF2379541DFC7EDE  
    4401 Posted by APM NET .
  • 27 Feb 2018
    La investigación llevada a cabo en las últimas dos décadas ha revelado que el duelo, un fenómeno común experimentado por muchas personas después de la pérdida de un ser querido, es raramente experimentada como una progresión estable de una alta intensidad a su eventual resolución. En lugar de esta forma “tradicional”, cuatro distintas trayectorias han sido descritas por datos empíricos: resiliencia, duelo cronificado, deprimido-resuelto y depresión crónica. Además, un pequeño número de personas nunca integra la pérdida a su vida, y continúa experimentando severa disfunción en su vida diaria por muchos años después del evento que genera la misma, un fenómeno conocido como “duelo complicado” (DC). La investigación empírica continua ayudará al entendimiento del proceso normal del duelo y al DC como un trastorno. Esta información es crucial para que los clínicos mejoren sus prácticas cuando se atiende a aquellos que han sufrido una pérdida.   Fuente. B.J. Arizmendi, M.-F. O’Connor / Australian Critical Care 28 (2015) 58–62 https://ac-els-cdn-com.pbidi.unam.mx:2443/S1036731415000065/1-s2.0-S1036731415000065-main.pdf?_tid=7c72ec84-c028-11e7-8703-00000aacb361&acdnat=1509666757_b818d239e21b92ac259884dced952988       ¿Quiere conocer más sobre este y optros temas de interés?   Le invitamos a conocer nuestro Cognición y Depresión en donde encontrará ponencias de temas cómo comorbilidad, tratamiento farmacológico y no farmacológico. si está inetresado en cusros similares, de clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.    
    2352 Posted by APM NET .
Psiquiatría 381 views Feb 11, 2019
Comparando antidepresivos después del STAR-D.

El trastorno depresivo mayor es uno de los trastornos psiquiátricos más comunes, engorrosos y costosos en todo el mundo. Y aunque existen tratamientos farmacológicos y no farmacológicos disponibles, los antidepresivos se usan con más frecuencia que las intervenciones psicológicas. Se considera entonces que la prescripción de estos agentes debe estar dada por la mejor evidencia disponible. De este modo, en Febrero del año pasado (la versión impresa llegó en Abril), Cipriani y colaboradores se dieron a la tarea de optimizar su comparación previa entre los medicamentos disponibles en este grupo farmacológico.

Con tal objetivo realizaron una revisión sistemática y un metanálisis al llevar a cabo búsquedas en la Central de Ensayos Controlados del Registro Cochrane, CINAHL, Embase, la base de datos LILACS, MEDLINE, MEDLINE In-Process, PsycINFO, los sitios web de las agencias reguladoras y los registros internacionales para ensayos publicados/no publicados, doble ciego, aleatorios controlados desde su inicio hasta 8 de enero de 2016. Incluyeron ensayos controlados con placebo y de cabeza a cabeza de 21 antidepresivos utilizados para el tratamiento agudo en adultos (≥18 años y de ambos sexos) con Trastorno Depresivo Mayor diagnosticado de acuerdo con criterios operacionales estándar. Se excluyeron los ensayos cuasi-aleatorios y los que estaban incompletos o incluían el 20% o más participantes con Trastorno Bipolar, Depresión psicótica o Depresión resistente al tratamiento; así como pacientes con una comorbilidad grave. Este estudio está registrado con PROSPERO, número CRD42012002291.

A partir de esto se identificaron 28.552 citas y, de éstas, se incluyeron 522 ensayos con 116.477 participantes. En términos de eficacia, todos los antidepresivos fueron más efectivos que el placebo. Con respecto a la aceptabilidad, solo la agomelatina y fluoxetina se asociaron con menos abandonos que el placebo, mientras que la clomipramina fue peor que placebo. En los estudios comparativos, la agomelatina, amitriptilina, escitalopram, mirtazapina, paroxetina, venlafaxina y vortioxetina fueron más efectivas que otros antidepresivos, mientras que fluoxetina, fluvoxamina, reboxetina y trazodona fueron los fármacos menos eficaces. En cuanto a la aceptabilidad, agomelatina, citalopram, escitalopram, fluoxetina, sertralina y vortioxetina fueron más tolerables que otros antidepresivos, mientras que amitriptilina, clomipramina, duloxetina, fluvoxamina, reboxetina, trazodona tuvieron las tasas de deserción más altas. 46 (9%) de 522 ensayos se calificaron como de alto riesgo de sesgo, 380 (73%) ensayos moderados y 96 (18%) bajos; y la certeza de la evidencia fue moderada a muy baja.

Se concluyó entonces que todos los antidepresivos fueron más eficaces que el placebo en adultos con trastorno depresivo mayor, aunque se encontraron diferencias más pequeñas entre los fármacos activos cuando se incluyeron ensayos controlados con placebo en el análisis, mientras que hubo una mayor variabilidad en la eficacia y la aceptabilidad en los ensayos comparativos. Estos resultados deben servir a la práctica basada en la evidencia.

 

 

Andrea Cipriani, MD et al. The Lancet. VOLUME 391, ISSUE 10128, P1357-1366, APRIL 07, 2018.

https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(17)32802-7/fulltext




Tags: #antidepresivos