View By Date

Tags

  • 15 Jul 2019
    Los avances en la tecnología de diagnóstico, incluidos los registros crónicos de EEG intracraneal, han confirmado la observación clínica de diferentes patrones temporales de actividad epiléptica y ocurrencia de ataques durante un período de 24 horas. Los patrones rítmicos en la actividad epiléptica y la aparición de convulsiones están probablemente relacionados con los estados de vigilia y la variación circadiana en el equilibrio excitatorio e inhibitorio. Se ha demostrado que los genes circadianos centrales BMAL1 y CLOCK, que codifican los factores de transcripción, influyen en la excitabilidad y el umbral de las convulsiones. A pesar de la incertidumbre asociada a la contribución relativa de los estados de vigilia frente a la ritmicidad circadiana, incluidos los factores circadianos (como el tiempo de crisis), estos mejoran la sensibilidad de los algoritmos de predicción de crisis en pacientes individuales. La mejor predicción de la aparición de convulsiones abre la posibilidad de regímenes personalizados de dosificación de fármacos antiepilépticos, cronometrados en fases particulares del ciclo circadiano, para mejorar el control de las convulsiones y reducir los efectos secundarios y los riesgos asociados con las convulsiones. Se necesitan más estudios para aclarar las vías a través de las cuales se generan los patrones rítmicos de la actividad epiléptica, porque esto también podría informar las futuras opciones de tratamiento. Khan S et al. Lancet Neurol. 2018 Dec;17(12):1098-1108. doi: 10.1016/S1474-4422(18)30335-1. Epub 2018 Oct 23. Ritmo circadiano en epilepsia. https://www.thelancet.com/journals/laneur/article/PIIS1474-4422(18)30335-1/fulltext  
    79 Posted by APM NET .
  • Los avances en la tecnología de diagnóstico, incluidos los registros crónicos de EEG intracraneal, han confirmado la observación clínica de diferentes patrones temporales de actividad epiléptica y ocurrencia de ataques durante un período de 24 horas. Los patrones rítmicos en la actividad epiléptica y la aparición de convulsiones están probablemente relacionados con los estados de vigilia y la variación circadiana en el equilibrio excitatorio e inhibitorio. Se ha demostrado que los genes circadianos centrales BMAL1 y CLOCK, que codifican los factores de transcripción, influyen en la excitabilidad y el umbral de las convulsiones. A pesar de la incertidumbre asociada a la contribución relativa de los estados de vigilia frente a la ritmicidad circadiana, incluidos los factores circadianos (como el tiempo de crisis), estos mejoran la sensibilidad de los algoritmos de predicción de crisis en pacientes individuales. La mejor predicción de la aparición de convulsiones abre la posibilidad de regímenes personalizados de dosificación de fármacos antiepilépticos, cronometrados en fases particulares del ciclo circadiano, para mejorar el control de las convulsiones y reducir los efectos secundarios y los riesgos asociados con las convulsiones. Se necesitan más estudios para aclarar las vías a través de las cuales se generan los patrones rítmicos de la actividad epiléptica, porque esto también podría informar las futuras opciones de tratamiento. Khan S et al. Lancet Neurol. 2018 Dec;17(12):1098-1108. doi: 10.1016/S1474-4422(18)30335-1. Epub 2018 Oct 23. Ritmo circadiano en epilepsia. https://www.thelancet.com/journals/laneur/article/PIIS1474-4422(18)30335-1/fulltext  
    Jul 15, 2019 79
  • 15 Jul 2019
    La teoría y la investigación han revelado el impacto de los factores cognitivos en la propensión al juego, pero el papel de las creencias generalizadas y sus mecanismos subyacentes reciben poca atención. En la presente investigación, se operaron creencias generalizadas como axiomas sociales (Leung et al. En J. Cross Cult Psychol 33: 286-302, 2002) y se probaron cómo los factores axiomáticos del control del destino y el cinismo social afectaron la posibilidad de apostar en escenarios hipotéticos. (Estudio 1) y el comportamiento real del juego (Estudio 2). En el Estudio 1, se encontró que tanto el control del destino como el cinismo social predecían positivamente la propensión a participar en las apuestas de caballos y en los juegos de casino entre los estudiantes universitarios (n = 184). El efecto del control del destino estuvo mediado por el beneficio percibido del juego, mientras que el cinismo social afectó directamente la propensión al juego. En el Estudio 2, se mostraron los mismos efectos del control del destino y el cinismo social en la frecuencia de juego entre los adolescentes en riesgo (n = 547) y se identificaron dos tipos de cognición relacionada con el juego (es decir, cogniciones de juego distorsionadas y actitudes hacia el dinero) como mediadores. En general, esta publicación proporciona evidencia de la importancia de las creencias sociales en la formulación de cogniciones de juego específicas y conductas de juego, arrojando luz sobre las estrategias de intervención para ayudar a los jugadores frecuentes a través de la alteración de sus visiones del mundo en general y las creencias de riesgo en particular. Wu WCH et al. J Gambl Stud. 2019 Jun 8. doi: 10.1007/s10899-019-09861-0. [Epub ahead of print] Prediciendo la propensión al juego. https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10899-019-09861-0  
    67 Posted by APM NET .
  • La teoría y la investigación han revelado el impacto de los factores cognitivos en la propensión al juego, pero el papel de las creencias generalizadas y sus mecanismos subyacentes reciben poca atención. En la presente investigación, se operaron creencias generalizadas como axiomas sociales (Leung et al. En J. Cross Cult Psychol 33: 286-302, 2002) y se probaron cómo los factores axiomáticos del control del destino y el cinismo social afectaron la posibilidad de apostar en escenarios hipotéticos. (Estudio 1) y el comportamiento real del juego (Estudio 2). En el Estudio 1, se encontró que tanto el control del destino como el cinismo social predecían positivamente la propensión a participar en las apuestas de caballos y en los juegos de casino entre los estudiantes universitarios (n = 184). El efecto del control del destino estuvo mediado por el beneficio percibido del juego, mientras que el cinismo social afectó directamente la propensión al juego. En el Estudio 2, se mostraron los mismos efectos del control del destino y el cinismo social en la frecuencia de juego entre los adolescentes en riesgo (n = 547) y se identificaron dos tipos de cognición relacionada con el juego (es decir, cogniciones de juego distorsionadas y actitudes hacia el dinero) como mediadores. En general, esta publicación proporciona evidencia de la importancia de las creencias sociales en la formulación de cogniciones de juego específicas y conductas de juego, arrojando luz sobre las estrategias de intervención para ayudar a los jugadores frecuentes a través de la alteración de sus visiones del mundo en general y las creencias de riesgo en particular. Wu WCH et al. J Gambl Stud. 2019 Jun 8. doi: 10.1007/s10899-019-09861-0. [Epub ahead of print] Prediciendo la propensión al juego. https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10899-019-09861-0  
    Jul 15, 2019 67
  • 09 Jul 2019
    El constructo clínico de la Esquizofrenia, basado en las alucinaciones, las ideas delirantes y la desorganización de pensamiento/conducta, se ha mantenido intacta desde hace varios años. Sin embargo, la comprensión fenomenológica ha permitido cambiar el paradigma de su influencia en el mundo; la Esquizofrenia es responsable del 1,1% de los años de vida ajustados por discapacidad, así como del 2,5% del gasto global en salud, en parte explicado por su altísima comorbilidad médica (por ejemplo, tienen 2 veces más propensión a desarollar DM tipo II). En la actualidad, es necesario considerar que mitigar el peso de esta situación es difícil, pues nos enfrentamos a circunstancias como un 47% de pacientes que no reportan síntomas o no buscan tratamiento, un 17% mal diagnosticados, y solo un 36% recibiendo tratamiento correcto, hechos que llevan a una carga familiar tan importante como 23 horas semanales de cuidado, 4 de cada 10 allegados reportando no poder sobrellevar la ansiedad que este suscita y 44% insatisfechos con el papel que se les otorga en la planeación de tal asistencia y tratamiento. Es sabido que los programas intervención temprana y comunicación con familiares pueden reducir las complicaciones, con 22 días menos de hospitalización cuando se estandarizan. La necesidad de optimizar este tipo de mediación reside en los problemas de apego: ocho de cada diez pacientes en terapia farmacológica no alcanza remisión, con un 50% de abandono de la misma (uno de cada siete lo hace a causa de algún efecto secundario), además de un 60-70% de recaídas en un año que, en la UE, llevan a un incremento de dos mil euros en el costo de salud para los pacientes que recaen. Todos estos datos refuerzan la urgencia existente de invertir en la capacitación médica y de servicios de salud; la educación, empoderamiento y apoyo a cuidadores; intervenciones tempranas y apropiadas, buscando facilitar el acceso al tratamiento a los pacientes con Esquizofrenia.   Bibliografía. National Institutes of Mental Health (NIMH). What is Schizophrenia? 2015. Consultado en: http://www.nimh.nih.gov/health/topics/schizophrenia/index.shtml.  Junio 2015. World Health Organization (WHO). The world health report 2001 - Mental Health: New Understanding, New Hope. Publicado en 2001. Consultado en: http://www.who.int/whr/2001/chapter2/en/index4.html. Junio 2015. Knapp M, et al. Schizophrenia Bull. 2004; 30:279–293. Suvisaari J, et al. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci. 2008; 258:129–136. Schoepf D, et al. Eur Psychiatry. 2012; 27:33–42. DataMonitor statistics, including data from US, Japan, France, Germany, Italy, Spain and the UK. 2015. European Federation of Associations of Families of People with Mental Illness (EUFAMI). The Caring For Carers (C4C) Survey, 2014. Consultado en: http://www.shineonline.ie/images/PDF/eufami%20infographic.pdf. Junio 2015. Nordentoft M, et al. Curr Opin Psychiatry. 2014; 27:167–172. Lacro JP, et al. J Clin Psychiatry. 2002; 63:892–909. Levine SZ, et al. Schizophrenia Res. 2011; 133:42–46. Lehman AF, et al., for Work Group on Schizophrenia. Practice Guideline for the Treatment of Patients with Schizophrenia. 2a ed. Washington, DC: American Psychiatric Association; 2010. Hong J, et al. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2009; 33:835–841. Lieberman JA, et al. N Engl J Med. 2005; 353:1209–1223. Jibson MD. First-generation antipsychotic medications: Pharmacology, administration, and comparative side effects. Publicado en 2014. Consultado en: http://www.uptodate.com/contents/first-generation-antipsychotic-medications-pharmacology-administration-and-comparative-  
    964 Posted by APM NET .
  • El constructo clínico de la Esquizofrenia, basado en las alucinaciones, las ideas delirantes y la desorganización de pensamiento/conducta, se ha mantenido intacta desde hace varios años. Sin embargo, la comprensión fenomenológica ha permitido cambiar el paradigma de su influencia en el mundo; la Esquizofrenia es responsable del 1,1% de los años de vida ajustados por discapacidad, así como del 2,5% del gasto global en salud, en parte explicado por su altísima comorbilidad médica (por ejemplo, tienen 2 veces más propensión a desarollar DM tipo II). En la actualidad, es necesario considerar que mitigar el peso de esta situación es difícil, pues nos enfrentamos a circunstancias como un 47% de pacientes que no reportan síntomas o no buscan tratamiento, un 17% mal diagnosticados, y solo un 36% recibiendo tratamiento correcto, hechos que llevan a una carga familiar tan importante como 23 horas semanales de cuidado, 4 de cada 10 allegados reportando no poder sobrellevar la ansiedad que este suscita y 44% insatisfechos con el papel que se les otorga en la planeación de tal asistencia y tratamiento. Es sabido que los programas intervención temprana y comunicación con familiares pueden reducir las complicaciones, con 22 días menos de hospitalización cuando se estandarizan. La necesidad de optimizar este tipo de mediación reside en los problemas de apego: ocho de cada diez pacientes en terapia farmacológica no alcanza remisión, con un 50% de abandono de la misma (uno de cada siete lo hace a causa de algún efecto secundario), además de un 60-70% de recaídas en un año que, en la UE, llevan a un incremento de dos mil euros en el costo de salud para los pacientes que recaen. Todos estos datos refuerzan la urgencia existente de invertir en la capacitación médica y de servicios de salud; la educación, empoderamiento y apoyo a cuidadores; intervenciones tempranas y apropiadas, buscando facilitar el acceso al tratamiento a los pacientes con Esquizofrenia.   Bibliografía. National Institutes of Mental Health (NIMH). What is Schizophrenia? 2015. Consultado en: http://www.nimh.nih.gov/health/topics/schizophrenia/index.shtml.  Junio 2015. World Health Organization (WHO). The world health report 2001 - Mental Health: New Understanding, New Hope. Publicado en 2001. Consultado en: http://www.who.int/whr/2001/chapter2/en/index4.html. Junio 2015. Knapp M, et al. Schizophrenia Bull. 2004; 30:279–293. Suvisaari J, et al. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci. 2008; 258:129–136. Schoepf D, et al. Eur Psychiatry. 2012; 27:33–42. DataMonitor statistics, including data from US, Japan, France, Germany, Italy, Spain and the UK. 2015. European Federation of Associations of Families of People with Mental Illness (EUFAMI). The Caring For Carers (C4C) Survey, 2014. Consultado en: http://www.shineonline.ie/images/PDF/eufami%20infographic.pdf. Junio 2015. Nordentoft M, et al. Curr Opin Psychiatry. 2014; 27:167–172. Lacro JP, et al. J Clin Psychiatry. 2002; 63:892–909. Levine SZ, et al. Schizophrenia Res. 2011; 133:42–46. Lehman AF, et al., for Work Group on Schizophrenia. Practice Guideline for the Treatment of Patients with Schizophrenia. 2a ed. Washington, DC: American Psychiatric Association; 2010. Hong J, et al. Prog Neuropsychopharmacol Biol Psychiatry. 2009; 33:835–841. Lieberman JA, et al. N Engl J Med. 2005; 353:1209–1223. Jibson MD. First-generation antipsychotic medications: Pharmacology, administration, and comparative side effects. Publicado en 2014. Consultado en: http://www.uptodate.com/contents/first-generation-antipsychotic-medications-pharmacology-administration-and-comparative-  
    Jul 09, 2019 964
  • 02 Jul 2019
    El síndrome de fibromialgia (SFM) es un trastorno crónico caracterizado por dolor musculoesquelético persistente y generalizado, al igual que otros síntomas frecuentes como fatiga, insomnio, rigidez matutina, deterioro cognitivo, depresión y ansiedad. SFM también se acompaña de diferentes comorbilidades como el síndrome de intestino irritable y el síndrome de fatiga crónica. Aunque algunos factores como los eventos negativos, los entornos estresantes o los traumas físicos/emocionales pueden actuar como condiciones predisponentes, la etiología del SFM sigue siendo desconocida. Existe evidencia de una alta prevalencia de comorbilidades psiquiátricas (especialmente depresión, ansiedad, personalidad límite, personalidad obsesivo-compulsiva y trastorno por estrés postraumático), que se asocian con un perfil clínico peor. También hay evidencia de altos niveles de afecto negativo, neuroticismo, perfeccionismo, estrés, ira y alexitimia. La alta evitación del daño junto con una alta auto-trascendencia, una baja cooperación y una baja autodirección se han descrito como características de temperamento y carácter en los pacientes con SFM Además, los pacientes tienden a tener una autoimagen y una percepción de la imagen corporal negativas, así como baja autoestima y autoeficacia percibida. El SFM reduce el funcionamiento en esferas físicas, psicológicas y sociales, y también tiene un impacto negativo en el rendimiento cognitivo, las relaciones personales (incluida la sexualidad y la crianza de los hijos), el trabajo y las actividades de la vida diaria. En algunos casos, los pacientes exhiben ideas suicidas, intentos de suicidio y suicidio consumado. Los pacientes también perciben la enfermedad como un trastorno estigmatizado e invisible, y esta percepción negativa dificulta su capacidad para adaptarse a la enfermedad. Las intervenciones psicológicas pueden constituir un complemento beneficioso de los tratamientos farmacológicos para mejorar los síntomas clínicos y reducir el impacto del SFM en la calidad de vida relacionada con la salud.   Fuente: Galvez-Sánchez CM et al. Psychol Res Behav Manag. 2019 Feb 13;12:117-127. doi: 10.2147/PRBM.S178240. eCollection 2019. Impacto psicológico de la Fibromialgia. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6386210/
    337 Posted by APM NET .
  • El síndrome de fibromialgia (SFM) es un trastorno crónico caracterizado por dolor musculoesquelético persistente y generalizado, al igual que otros síntomas frecuentes como fatiga, insomnio, rigidez matutina, deterioro cognitivo, depresión y ansiedad. SFM también se acompaña de diferentes comorbilidades como el síndrome de intestino irritable y el síndrome de fatiga crónica. Aunque algunos factores como los eventos negativos, los entornos estresantes o los traumas físicos/emocionales pueden actuar como condiciones predisponentes, la etiología del SFM sigue siendo desconocida. Existe evidencia de una alta prevalencia de comorbilidades psiquiátricas (especialmente depresión, ansiedad, personalidad límite, personalidad obsesivo-compulsiva y trastorno por estrés postraumático), que se asocian con un perfil clínico peor. También hay evidencia de altos niveles de afecto negativo, neuroticismo, perfeccionismo, estrés, ira y alexitimia. La alta evitación del daño junto con una alta auto-trascendencia, una baja cooperación y una baja autodirección se han descrito como características de temperamento y carácter en los pacientes con SFM Además, los pacientes tienden a tener una autoimagen y una percepción de la imagen corporal negativas, así como baja autoestima y autoeficacia percibida. El SFM reduce el funcionamiento en esferas físicas, psicológicas y sociales, y también tiene un impacto negativo en el rendimiento cognitivo, las relaciones personales (incluida la sexualidad y la crianza de los hijos), el trabajo y las actividades de la vida diaria. En algunos casos, los pacientes exhiben ideas suicidas, intentos de suicidio y suicidio consumado. Los pacientes también perciben la enfermedad como un trastorno estigmatizado e invisible, y esta percepción negativa dificulta su capacidad para adaptarse a la enfermedad. Las intervenciones psicológicas pueden constituir un complemento beneficioso de los tratamientos farmacológicos para mejorar los síntomas clínicos y reducir el impacto del SFM en la calidad de vida relacionada con la salud.   Fuente: Galvez-Sánchez CM et al. Psychol Res Behav Manag. 2019 Feb 13;12:117-127. doi: 10.2147/PRBM.S178240. eCollection 2019. Impacto psicológico de la Fibromialgia. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6386210/
    Jul 02, 2019 337
  • 04 Jun 2019
    Es bien conocido que el Trastorno Depresivo Mayor se trata de una condición crónica, recurrente y progresiva, la cual incluye un espectro sintomático amplio, con alteraciones emocionales, cognitivas y físicas. La padecen alrededor de 350 millones de personas a nivel global, y se considera que será la principal causa de carga de morbilidad para el año 2030; por si fuera poco, es una enfermedad altamente comorbidad, pues hasta un 59% de los pacientes tendrán un trastorno de ansiedad asociado, y el 24% un trastorno por consumo de sustancias. El impacto de estos números va mucho más allá de lo estrictamente clínico, pues se estima que a pesar de los 38 millones de euros que se invierten en la UE para tratarla (costos directos), 1 de cada 10 empleados a faltado al trabajo por depresión, con un promedio de 36 días de ausencia por episodio, suscitando un costo a los empleadores de 54 millones de euros (37 millones en EUA y 7,5 millones en Australia). Algunos estudios demuestran que un incremento en la productividad en el trabajo puede compensar los costos de tratamiento de la depresión en un 45-98 %. Sin embargo, solo el 50% de los pacientes deprimidos recibe tratamiento, a lo que se suma que, con las intervenciones actuales, 1 de cada 2 de estos no responde bien al mismo, por lo que, a mediano y largo plazo, van a tener una menor calidad de vida, funcionalidad y productividad, con menor probabilidad de ser contratados, generando mayor costo en cuidados médicos y programas sociales. Ante este panorama se hace necesario invertir en la concientización pública, en la capacitación médica, en mejorar el acceso a los servicios de salud, así como la inversión en intervenciones tempranas, planteando como objetivos principales la optimización de la calidad de vida y el funcionamiento de los pacientes.   American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Health Disorders. Quinta edición. Washington, DC: American Psychiatric Association; 2013  
    2924 Posted by APM NET .
  • Es bien conocido que el Trastorno Depresivo Mayor se trata de una condición crónica, recurrente y progresiva, la cual incluye un espectro sintomático amplio, con alteraciones emocionales, cognitivas y físicas. La padecen alrededor de 350 millones de personas a nivel global, y se considera que será la principal causa de carga de morbilidad para el año 2030; por si fuera poco, es una enfermedad altamente comorbidad, pues hasta un 59% de los pacientes tendrán un trastorno de ansiedad asociado, y el 24% un trastorno por consumo de sustancias. El impacto de estos números va mucho más allá de lo estrictamente clínico, pues se estima que a pesar de los 38 millones de euros que se invierten en la UE para tratarla (costos directos), 1 de cada 10 empleados a faltado al trabajo por depresión, con un promedio de 36 días de ausencia por episodio, suscitando un costo a los empleadores de 54 millones de euros (37 millones en EUA y 7,5 millones en Australia). Algunos estudios demuestran que un incremento en la productividad en el trabajo puede compensar los costos de tratamiento de la depresión en un 45-98 %. Sin embargo, solo el 50% de los pacientes deprimidos recibe tratamiento, a lo que se suma que, con las intervenciones actuales, 1 de cada 2 de estos no responde bien al mismo, por lo que, a mediano y largo plazo, van a tener una menor calidad de vida, funcionalidad y productividad, con menor probabilidad de ser contratados, generando mayor costo en cuidados médicos y programas sociales. Ante este panorama se hace necesario invertir en la concientización pública, en la capacitación médica, en mejorar el acceso a los servicios de salud, así como la inversión en intervenciones tempranas, planteando como objetivos principales la optimización de la calidad de vida y el funcionamiento de los pacientes.   American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Health Disorders. Quinta edición. Washington, DC: American Psychiatric Association; 2013  
    Jun 04, 2019 2924
  • 31 May 2019
    El propósito del estudio que se cita aquí fue determinar las fases del ciclo menstrual en el grupo de edad reproductiva de las mujeres que se suicidaron en comparación con un grupo de control de mujeres que murieron por causas distintas al suicidio. El estudio incluyó 86 casos en el grupo suicida y 80 casos en el grupo no suicida. La fase menstrual se definió mediante el examen macroscópico e histológico del útero y el ovario durante la autopsia. Las muertes fueron más frecuentes durante la fase secretora (56,9%) en el grupo suicida, mientras que en el grupo no suicida, la muerte ocurrió con mayor frecuencia en la fase proliferativa (66,3%). En referencia a la fase proliferativa, las muertes fueron más en la fase secretora y en la fase menstrual en el grupo suicida, la proporción de riesgo ajustada (OR) fue de 3.7 (p = 0.042) y 4.7 (p = 0.032), respectivamente. El cuerpo lúteo estuvo presente en el ovario derecho de 43 y 14 víctimas de muertes suicidas y no suicidas respectivamente, mientras que en el ovario izquierdo de 3 y 11 víctimas de muerte suicida y no suicida respectivamente. La proporción de riesgo fue de 10,3 para que el cuerpo lúteo estuviera en el ovario derecho en comparación con el ovario izquierdo para el grupo suicida (p = 0,001). Este estudio reveló que las posibilidades de suicidio en una mujer son significativamente más importantes en la fase menstrual y en la fase secretora del ciclo menstrual. La presencia de cuerpo lúteo en el ovario derecho se asocia con un mayor riesgo de suicidio, pero se desconocen los motivos. Behera C et al. Arch Womens Ment Health. 2019 Apr 26. doi: 10.1007/s00737-019-00964-6. https://link.springer.com/article/10.1007/s00737-019-00964-6
    13 Posted by APM NET .
  • El propósito del estudio que se cita aquí fue determinar las fases del ciclo menstrual en el grupo de edad reproductiva de las mujeres que se suicidaron en comparación con un grupo de control de mujeres que murieron por causas distintas al suicidio. El estudio incluyó 86 casos en el grupo suicida y 80 casos en el grupo no suicida. La fase menstrual se definió mediante el examen macroscópico e histológico del útero y el ovario durante la autopsia. Las muertes fueron más frecuentes durante la fase secretora (56,9%) en el grupo suicida, mientras que en el grupo no suicida, la muerte ocurrió con mayor frecuencia en la fase proliferativa (66,3%). En referencia a la fase proliferativa, las muertes fueron más en la fase secretora y en la fase menstrual en el grupo suicida, la proporción de riesgo ajustada (OR) fue de 3.7 (p = 0.042) y 4.7 (p = 0.032), respectivamente. El cuerpo lúteo estuvo presente en el ovario derecho de 43 y 14 víctimas de muertes suicidas y no suicidas respectivamente, mientras que en el ovario izquierdo de 3 y 11 víctimas de muerte suicida y no suicida respectivamente. La proporción de riesgo fue de 10,3 para que el cuerpo lúteo estuviera en el ovario derecho en comparación con el ovario izquierdo para el grupo suicida (p = 0,001). Este estudio reveló que las posibilidades de suicidio en una mujer son significativamente más importantes en la fase menstrual y en la fase secretora del ciclo menstrual. La presencia de cuerpo lúteo en el ovario derecho se asocia con un mayor riesgo de suicidio, pero se desconocen los motivos. Behera C et al. Arch Womens Ment Health. 2019 Apr 26. doi: 10.1007/s00737-019-00964-6. https://link.springer.com/article/10.1007/s00737-019-00964-6
    May 31, 2019 13
  • 02 Mar 2018
    Dado que la individualización del tratamiento depende del tipo de síntomas que reporte el paciente (hecho que tendrá un impacto en la efectividad del mismo), se propone una revisión de estos tres nuevos antidepresivos con respecto a su perfil. Vortioxetina, mejorando el tono serotoninérgico, incrementa el funcionamiento cognitivo en TDM, con eficacia en las recurrencias; náusea es su EA más reportado. Levomilnacipram ER, con su mecanismo dual en Serotonina/Norepinefrina, mejora energía y motivación, y la náusea es también su EA más común. Vilazidona tiene un efecto agonista parcial serotoninérgico, por lo que mejora altos niveles de ansiedad; cefalea es su EA más reportado.   Fuente: Roger S McIntyre. Neuropsychiatric Disease and Treatment 2017:13. El rol de los nuevos antidepresivos en la práctica clínica en Canadá: una breve revisión de vortioxetina, levomilnacipram ER y vilazidona. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5716309/
    5424 Posted by APM NET .
  • Dado que la individualización del tratamiento depende del tipo de síntomas que reporte el paciente (hecho que tendrá un impacto en la efectividad del mismo), se propone una revisión de estos tres nuevos antidepresivos con respecto a su perfil. Vortioxetina, mejorando el tono serotoninérgico, incrementa el funcionamiento cognitivo en TDM, con eficacia en las recurrencias; náusea es su EA más reportado. Levomilnacipram ER, con su mecanismo dual en Serotonina/Norepinefrina, mejora energía y motivación, y la náusea es también su EA más común. Vilazidona tiene un efecto agonista parcial serotoninérgico, por lo que mejora altos niveles de ansiedad; cefalea es su EA más reportado.   Fuente: Roger S McIntyre. Neuropsychiatric Disease and Treatment 2017:13. El rol de los nuevos antidepresivos en la práctica clínica en Canadá: una breve revisión de vortioxetina, levomilnacipram ER y vilazidona. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5716309/
    Mar 02, 2018 5424
  • 28 Aug 2018
    La investigación previa ha documentado contribuciones hereditarias compartidas en la autolesión no suicida (ALNS) y la ideación suicida (IdS), así como en ALNS e intento de suicidio (InS). Además, la exposición al trauma ha estado implicada en el riesgo de ALNS y suicidio. Se necesita de estudios que puedan dar un punto de vista genético para determinar fuentes comunes de implicación en los tres tipos de pensamiento y conducta autodestructiva, con el fin de aclarar la naturaleza de sus asociaciones con las experiencias traumáticas. Este estudió procuró llevar a cabo justo esa tarea, y para ello reclutó dos cohortes de gemelos con un total de 9526 participantes. Los investigadores encontraron que las prevalencias de exposición al trauma de alto riesgo (TAR), ALNS, IdS y InS fueron 24.4, 5.6, 27.1 y 4.6%, respectivamente. Todos los fenotipos tenían una correlación moderada a alta. Las influencias genéticas sobre los pensamientos autodestructivos y el TAR fueron significativas y altamente correlacionadas entre hombres y mujeres. Las influencias ambientales únicas se correlacionaron modestamente en las mujeres, lo que sugiere que los traumatismos de alto riesgo pueden conferir cierto riesgo directo de pensamientos y conductas autolesivas entre las mujeres. Las personas que llevan a cabo ALNS corren un mayor riesgo de suicidio, y los factores hereditarios comunes contribuyen a estas asociaciones. La prevención de la exposición al trauma puede ayudar a mitigar el riesgo de autolesión y suicidio, ya sea directa o indirectamente, a través de alguna reducción en la implicación hacia el desarrollo de psicopatología de manera más amplia. Además, la selección de factores de vulnerabilidad preexistentes podría reducir significativamente el riesgo de conductas potencialmente mortales entre los que han experimentado un trauma.   Fuente: Richmond-Rakerd LS et al. Psychol Med. 2018 May 6:1-10. doi: 10.1017/S0033291718001034. [Epub ahead of print] Contribución genética y exposición al trauma en las autolesiones. https://www.cambridge.org/core/journals/psychological-medicine/article/common-genetic-contributions-to-highrisk-trauma-exposure-and-selfinjurious-thoughts-and-behaviors/9DF36ABC259BCB28BF2379541DFC7EDE  
    4549 Posted by APM NET .
  • La investigación previa ha documentado contribuciones hereditarias compartidas en la autolesión no suicida (ALNS) y la ideación suicida (IdS), así como en ALNS e intento de suicidio (InS). Además, la exposición al trauma ha estado implicada en el riesgo de ALNS y suicidio. Se necesita de estudios que puedan dar un punto de vista genético para determinar fuentes comunes de implicación en los tres tipos de pensamiento y conducta autodestructiva, con el fin de aclarar la naturaleza de sus asociaciones con las experiencias traumáticas. Este estudió procuró llevar a cabo justo esa tarea, y para ello reclutó dos cohortes de gemelos con un total de 9526 participantes. Los investigadores encontraron que las prevalencias de exposición al trauma de alto riesgo (TAR), ALNS, IdS y InS fueron 24.4, 5.6, 27.1 y 4.6%, respectivamente. Todos los fenotipos tenían una correlación moderada a alta. Las influencias genéticas sobre los pensamientos autodestructivos y el TAR fueron significativas y altamente correlacionadas entre hombres y mujeres. Las influencias ambientales únicas se correlacionaron modestamente en las mujeres, lo que sugiere que los traumatismos de alto riesgo pueden conferir cierto riesgo directo de pensamientos y conductas autolesivas entre las mujeres. Las personas que llevan a cabo ALNS corren un mayor riesgo de suicidio, y los factores hereditarios comunes contribuyen a estas asociaciones. La prevención de la exposición al trauma puede ayudar a mitigar el riesgo de autolesión y suicidio, ya sea directa o indirectamente, a través de alguna reducción en la implicación hacia el desarrollo de psicopatología de manera más amplia. Además, la selección de factores de vulnerabilidad preexistentes podría reducir significativamente el riesgo de conductas potencialmente mortales entre los que han experimentado un trauma.   Fuente: Richmond-Rakerd LS et al. Psychol Med. 2018 May 6:1-10. doi: 10.1017/S0033291718001034. [Epub ahead of print] Contribución genética y exposición al trauma en las autolesiones. https://www.cambridge.org/core/journals/psychological-medicine/article/common-genetic-contributions-to-highrisk-trauma-exposure-and-selfinjurious-thoughts-and-behaviors/9DF36ABC259BCB28BF2379541DFC7EDE  
    Aug 28, 2018 4549
  • 04 Jun 2019
    Es bien conocido que el Trastorno Depresivo Mayor se trata de una condición crónica, recurrente y progresiva, la cual incluye un espectro sintomático amplio, con alteraciones emocionales, cognitivas y físicas. La padecen alrededor de 350 millones de personas a nivel global, y se considera que será la principal causa de carga de morbilidad para el año 2030; por si fuera poco, es una enfermedad altamente comorbidad, pues hasta un 59% de los pacientes tendrán un trastorno de ansiedad asociado, y el 24% un trastorno por consumo de sustancias. El impacto de estos números va mucho más allá de lo estrictamente clínico, pues se estima que a pesar de los 38 millones de euros que se invierten en la UE para tratarla (costos directos), 1 de cada 10 empleados a faltado al trabajo por depresión, con un promedio de 36 días de ausencia por episodio, suscitando un costo a los empleadores de 54 millones de euros (37 millones en EUA y 7,5 millones en Australia). Algunos estudios demuestran que un incremento en la productividad en el trabajo puede compensar los costos de tratamiento de la depresión en un 45-98 %. Sin embargo, solo el 50% de los pacientes deprimidos recibe tratamiento, a lo que se suma que, con las intervenciones actuales, 1 de cada 2 de estos no responde bien al mismo, por lo que, a mediano y largo plazo, van a tener una menor calidad de vida, funcionalidad y productividad, con menor probabilidad de ser contratados, generando mayor costo en cuidados médicos y programas sociales. Ante este panorama se hace necesario invertir en la concientización pública, en la capacitación médica, en mejorar el acceso a los servicios de salud, así como la inversión en intervenciones tempranas, planteando como objetivos principales la optimización de la calidad de vida y el funcionamiento de los pacientes.   American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Health Disorders. Quinta edición. Washington, DC: American Psychiatric Association; 2013  
    2924 Posted by APM NET .
  • Es bien conocido que el Trastorno Depresivo Mayor se trata de una condición crónica, recurrente y progresiva, la cual incluye un espectro sintomático amplio, con alteraciones emocionales, cognitivas y físicas. La padecen alrededor de 350 millones de personas a nivel global, y se considera que será la principal causa de carga de morbilidad para el año 2030; por si fuera poco, es una enfermedad altamente comorbidad, pues hasta un 59% de los pacientes tendrán un trastorno de ansiedad asociado, y el 24% un trastorno por consumo de sustancias. El impacto de estos números va mucho más allá de lo estrictamente clínico, pues se estima que a pesar de los 38 millones de euros que se invierten en la UE para tratarla (costos directos), 1 de cada 10 empleados a faltado al trabajo por depresión, con un promedio de 36 días de ausencia por episodio, suscitando un costo a los empleadores de 54 millones de euros (37 millones en EUA y 7,5 millones en Australia). Algunos estudios demuestran que un incremento en la productividad en el trabajo puede compensar los costos de tratamiento de la depresión en un 45-98 %. Sin embargo, solo el 50% de los pacientes deprimidos recibe tratamiento, a lo que se suma que, con las intervenciones actuales, 1 de cada 2 de estos no responde bien al mismo, por lo que, a mediano y largo plazo, van a tener una menor calidad de vida, funcionalidad y productividad, con menor probabilidad de ser contratados, generando mayor costo en cuidados médicos y programas sociales. Ante este panorama se hace necesario invertir en la concientización pública, en la capacitación médica, en mejorar el acceso a los servicios de salud, así como la inversión en intervenciones tempranas, planteando como objetivos principales la optimización de la calidad de vida y el funcionamiento de los pacientes.   American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Health Disorders. Quinta edición. Washington, DC: American Psychiatric Association; 2013  
    Jun 04, 2019 2924
  • 27 Feb 2018
    La investigación llevada a cabo en las últimas dos décadas ha revelado que el duelo, un fenómeno común experimentado por muchas personas después de la pérdida de un ser querido, es raramente experimentada como una progresión estable de una alta intensidad a su eventual resolución. En lugar de esta forma “tradicional”, cuatro distintas trayectorias han sido descritas por datos empíricos: resiliencia, duelo cronificado, deprimido-resuelto y depresión crónica. Además, un pequeño número de personas nunca integra la pérdida a su vida, y continúa experimentando severa disfunción en su vida diaria por muchos años después del evento que genera la misma, un fenómeno conocido como “duelo complicado” (DC). La investigación empírica continua ayudará al entendimiento del proceso normal del duelo y al DC como un trastorno. Esta información es crucial para que los clínicos mejoren sus prácticas cuando se atiende a aquellos que han sufrido una pérdida.   Fuente. B.J. Arizmendi, M.-F. O’Connor / Australian Critical Care 28 (2015) 58–62 https://ac-els-cdn-com.pbidi.unam.mx:2443/S1036731415000065/1-s2.0-S1036731415000065-main.pdf?_tid=7c72ec84-c028-11e7-8703-00000aacb361&acdnat=1509666757_b818d239e21b92ac259884dced952988       ¿Quiere conocer más sobre este y optros temas de interés?   Le invitamos a conocer nuestro Cognición y Depresión en donde encontrará ponencias de temas cómo comorbilidad, tratamiento farmacológico y no farmacológico. si está inetresado en cusros similares, de clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.    
    2410 Posted by APM NET .
  • La investigación llevada a cabo en las últimas dos décadas ha revelado que el duelo, un fenómeno común experimentado por muchas personas después de la pérdida de un ser querido, es raramente experimentada como una progresión estable de una alta intensidad a su eventual resolución. En lugar de esta forma “tradicional”, cuatro distintas trayectorias han sido descritas por datos empíricos: resiliencia, duelo cronificado, deprimido-resuelto y depresión crónica. Además, un pequeño número de personas nunca integra la pérdida a su vida, y continúa experimentando severa disfunción en su vida diaria por muchos años después del evento que genera la misma, un fenómeno conocido como “duelo complicado” (DC). La investigación empírica continua ayudará al entendimiento del proceso normal del duelo y al DC como un trastorno. Esta información es crucial para que los clínicos mejoren sus prácticas cuando se atiende a aquellos que han sufrido una pérdida.   Fuente. B.J. Arizmendi, M.-F. O’Connor / Australian Critical Care 28 (2015) 58–62 https://ac-els-cdn-com.pbidi.unam.mx:2443/S1036731415000065/1-s2.0-S1036731415000065-main.pdf?_tid=7c72ec84-c028-11e7-8703-00000aacb361&acdnat=1509666757_b818d239e21b92ac259884dced952988       ¿Quiere conocer más sobre este y optros temas de interés?   Le invitamos a conocer nuestro Cognición y Depresión en donde encontrará ponencias de temas cómo comorbilidad, tratamiento farmacológico y no farmacológico. si está inetresado en cusros similares, de clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.    
    Feb 27, 2018 2410
  • 09 Apr 2018
    A a luz de la evidencia actual que con tanta contundencia (no exenta de polémica por supuesto) nos ha puesto de manifiesto el riesgo a la salud de las próximas generaciones, a través de la epigenética, cabe preguntarse qué hacer para mitigar tal impacto. En una época de desastres naturales, guerras frecuentes, violencia asociada a la actividad ilegal, principalmente el narcotráfico, el alcance de sus consecuencias en cada persona del planeta ha alcanzado un potencial nunca antes visto, y de hecho, muchos teóricos hipotetizan que esta pueda ser una de las razones por las que los niños de ahora acumulan una prevalencia mucho más alta de padecimientos en salud mental; ¿serán entonces nuestros hijos, nuestros nietos, quienes lleven en un futuro próximo la mayor carga histórica de enfermedad, incluida la mental? A pesar de todo lo citado, ha de tenerse en cuenta que los fenómenos resilientes, la alimentación apropiada y los hábitos de vida saludable también tienen una influencia (para este caso positiva) en el proceso epigenético, y por ello es que muchas líneas académicas sostienen que genética, o ADN, no es destino; muchas de estas actividades no deben ser solo llevadas por las generaciones del presente, también deben ser fomentadas en las del futuro, y día a día se nos hace más clara la responsabilidad que se suscita ante la necesidad de dejar un ambiente adecuado, siendo parte de la misma, dejar humanos sanos y conscientes, consecuentes. Para ello quizá deberíamos empezar con el ejemplo.   Artículo de discusión: N.C. RODNEY AND C.J. MULLIGAN. BIOCULTURAL STUDY OF STRESS AND HEALTH IN THE DRC. American Journal of Physical Anthropology. 155:200-209 (2014). Link: https://s3.amazonaws.com/objects.readcube.com/articles/downloaded/wiley/f4943c61613ca51d2d744502def557dd1b4e60edde37bd37190ddcf60084db30.pdf?X-Amz-Algorithm=AWS4-HMAC-SHA256&X-Amz-Credential=AKIAIS5LBPCM5JPOCDGQ%2F20171201%2Fus-east-1%2Fs3%2Faws4_request&X-Amz-Date=20171201T030731Z&X-Amz-Expires=161548&X-Amz-SignedHeaders=host&X-Amz-Signature=39be5aec54776873069edd345598ed0ea8db6b6b3d24de710ed51b25a29f9603
    2131 Posted by APM NET .
  • A a luz de la evidencia actual que con tanta contundencia (no exenta de polémica por supuesto) nos ha puesto de manifiesto el riesgo a la salud de las próximas generaciones, a través de la epigenética, cabe preguntarse qué hacer para mitigar tal impacto. En una época de desastres naturales, guerras frecuentes, violencia asociada a la actividad ilegal, principalmente el narcotráfico, el alcance de sus consecuencias en cada persona del planeta ha alcanzado un potencial nunca antes visto, y de hecho, muchos teóricos hipotetizan que esta pueda ser una de las razones por las que los niños de ahora acumulan una prevalencia mucho más alta de padecimientos en salud mental; ¿serán entonces nuestros hijos, nuestros nietos, quienes lleven en un futuro próximo la mayor carga histórica de enfermedad, incluida la mental? A pesar de todo lo citado, ha de tenerse en cuenta que los fenómenos resilientes, la alimentación apropiada y los hábitos de vida saludable también tienen una influencia (para este caso positiva) en el proceso epigenético, y por ello es que muchas líneas académicas sostienen que genética, o ADN, no es destino; muchas de estas actividades no deben ser solo llevadas por las generaciones del presente, también deben ser fomentadas en las del futuro, y día a día se nos hace más clara la responsabilidad que se suscita ante la necesidad de dejar un ambiente adecuado, siendo parte de la misma, dejar humanos sanos y conscientes, consecuentes. Para ello quizá deberíamos empezar con el ejemplo.   Artículo de discusión: N.C. RODNEY AND C.J. MULLIGAN. BIOCULTURAL STUDY OF STRESS AND HEALTH IN THE DRC. American Journal of Physical Anthropology. 155:200-209 (2014). Link: https://s3.amazonaws.com/objects.readcube.com/articles/downloaded/wiley/f4943c61613ca51d2d744502def557dd1b4e60edde37bd37190ddcf60084db30.pdf?X-Amz-Algorithm=AWS4-HMAC-SHA256&X-Amz-Credential=AKIAIS5LBPCM5JPOCDGQ%2F20171201%2Fus-east-1%2Fs3%2Faws4_request&X-Amz-Date=20171201T030731Z&X-Amz-Expires=161548&X-Amz-SignedHeaders=host&X-Amz-Signature=39be5aec54776873069edd345598ed0ea8db6b6b3d24de710ed51b25a29f9603
    Apr 09, 2018 2131
  • 02 Mar 2018
    Enfermedades mentales como la depresión, la ansiedad y el trastorno bipolar representan una proporción significativa de la discapacidad global con una importante carga social, económica y de salud. Actualmente el tratamiento está dominado por la farmacoterapia, como los antidepresivos, así como la psicoterapia y terapia cognitiva conductual; sin embargo, tales tratamientos evitan menos de la mitad de la carga de la enfermedad, lo que sugiere que se necesitan estrategias adicionales para prevenir y tratar los trastornos mentales. Actualmente hay datos mecanísticos, observacionales e intervencionistas consistentes para sugerir que la calidad de la dieta puede ser un factor de riesgo modificable en la enfermedad mental. Esta revisión proporciona una visión general del campo de la psiquiatría nutricional.   Fuente: Wolfgang Marx et. Proceedings of the Nutrition Society (2017), 76, 427–436. Psiquiatría nutricional: El estado actual de la evidencia. https://www.cambridge.org/core/journals/proceedings-of-the-nutrition-society/article/nutritional-psychiatry-the-present-state-of-the-evidence/88924C819D21E3139FBC48D4D9DF0C08  
    1798 Posted by APM NET .
  • Enfermedades mentales como la depresión, la ansiedad y el trastorno bipolar representan una proporción significativa de la discapacidad global con una importante carga social, económica y de salud. Actualmente el tratamiento está dominado por la farmacoterapia, como los antidepresivos, así como la psicoterapia y terapia cognitiva conductual; sin embargo, tales tratamientos evitan menos de la mitad de la carga de la enfermedad, lo que sugiere que se necesitan estrategias adicionales para prevenir y tratar los trastornos mentales. Actualmente hay datos mecanísticos, observacionales e intervencionistas consistentes para sugerir que la calidad de la dieta puede ser un factor de riesgo modificable en la enfermedad mental. Esta revisión proporciona una visión general del campo de la psiquiatría nutricional.   Fuente: Wolfgang Marx et. Proceedings of the Nutrition Society (2017), 76, 427–436. Psiquiatría nutricional: El estado actual de la evidencia. https://www.cambridge.org/core/journals/proceedings-of-the-nutrition-society/article/nutritional-psychiatry-the-present-state-of-the-evidence/88924C819D21E3139FBC48D4D9DF0C08  
    Mar 02, 2018 1798