View By Date

Tags

  • 21 Nov 2019
    La investigación en el campo de la sexualidad ha mostrado un creciente desarrollo científico en los últimos años, aunque faltan profesionales bien capacitados que puedan contribuir a aumentar sus beneficios. La sexualidad sigue siendo un tabú con diferentes interpretaciones y difícil delimitación del comportamiento normal o patológico. Se necesitan más recursos para comprender las nuevas patologías emergentes y para aumentar la investigación en nuevos modelos de comportamiento sexual. Todas las enfermedades psiquiátricas incluyen síntomas que afectan la vida sexual, como disminución del deseo, la excitación o satisfacción sexual, que deben abordarse adecuadamente. Los proveedores de salud y los prescriptores deben detectar y prevenir la disfunción sexual iatrogénica que puede deteriorar mucho la vida sexual y la satisfacción sexual de un paciente, lo que lleva a abandonos frecuentes de la medicación. Acercarse e investigar aspectos de la intimidad sexual, los deseos de la vida, las frustraciones y los temores constituye, sin duda, la mejor atención de salud mental.  
    18 Posted by APM NET .
  • La investigación en el campo de la sexualidad ha mostrado un creciente desarrollo científico en los últimos años, aunque faltan profesionales bien capacitados que puedan contribuir a aumentar sus beneficios. La sexualidad sigue siendo un tabú con diferentes interpretaciones y difícil delimitación del comportamiento normal o patológico. Se necesitan más recursos para comprender las nuevas patologías emergentes y para aumentar la investigación en nuevos modelos de comportamiento sexual. Todas las enfermedades psiquiátricas incluyen síntomas que afectan la vida sexual, como disminución del deseo, la excitación o satisfacción sexual, que deben abordarse adecuadamente. Los proveedores de salud y los prescriptores deben detectar y prevenir la disfunción sexual iatrogénica que puede deteriorar mucho la vida sexual y la satisfacción sexual de un paciente, lo que lleva a abandonos frecuentes de la medicación. Acercarse e investigar aspectos de la intimidad sexual, los deseos de la vida, las frustraciones y los temores constituye, sin duda, la mejor atención de salud mental.  
    Nov 21, 2019 18
  • 08 Nov 2019
    Se ha sugerido que los cannabinoides medicinales, incluido el cannabis medicinal y los cannabinoides farmacéuticos y sus derivados sintéticos, como el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD), tienen un papel terapéutico en ciertos trastornos mentales. El artículo citado aquí analiza la evidencia disponible para determinar la efectividad y seguridad de todos los tipos de cannabinoides medicinales en el tratamiento de los síntomas de varios trastornos mentales. Para esta revisión sistemática y meta-análisis, se realizaron búsquedas en MEDLINE, Embase, PsycINFO, el Registro Cochrane Central de Ensayos Clínicos Controlados y la Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas para estudios publicados entre el 1 de enero de 1980 y el 30 de abril de 2018. También se realizaron búsquedas para estudios no publicados o en curso en ClinicalTrials.gov, el Registro de ensayos clínicos de la UE y el Registro de ensayos clínicos de Australia y Nueva Zelanda. Se consideraron todos los estudios que examinaron cualquier tipo y formulación de un cannabinoide medicinal en adultos (≥18 años) para tratar la depresión, la ansiedad, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el síndrome de Tourette, el trastorno de estrés postraumático o la psicosis, ya sea como condición primaria o secundaria a otras condiciones médicas. No se establecieron restricciones en el idioma, el estado de publicación o el tipo de estudio (es decir, se incluyeron los diseños de estudio experimental y observacional). Los resultados primarios fueron la remisión y los cambios en los síntomas de estos trastornos mentales. También se examinó la seguridad de los cannabinoides medicinales para estos trastornos mentales. La calidad de la evidencia se evaluó con la herramienta Cochrane de riesgo de sesgo y el enfoque de calificación de recomendaciones, desarrollo y evaluación (GRADE). Este estudio está registrado con PROSPERO (CRD42017059372, CRD42017059373, CRD42017059376, CRD42017064996 y CRD42018102977). Se incluyeron 83 estudios elegibles (40 ensayos controlados aleatorios, n = 3067): 42 para la depresión (23 ensayos controlados aleatorios; n = 2551), 31 para la ansiedad (17 ensayos controlados aleatorios; n = 605), ocho para el síndrome de Tourette (dos ensayos controlados aleatorios; n = 36), tres para el TDAH (un ensayo controlado aleatorio; n = 30), 12 para el trastorno de estrés postraumático (un ensayo controlado aleatorio; n = 10) y 11 para la psicosis (seis ensayos controlados aleatorios ; n = 281). El THC farmacéutico (con o sin CBD) mejoró los síntomas de ansiedad entre las personas con otras afecciones médicas (principalmente dolor crónico no canceroso y esclerosis múltiple; siete estudios; n = 252), aunque la evidencia GRADO fue muy baja. El THC farmacéutico (con o sin CBD) empeoró los síntomas negativos de la psicosis en un solo estudio (n = 24). El THC farmacéutico (con o sin CBD) no afectó significativamente ningún otro resultado primario para los trastornos mentales examinados, pero aumentó el número de personas que tuvieron eventos adversos y abandonos debido a eventos adversos en comparación con placebo en todos los trastornos mentales examinados. Pocos ensayos controlados aleatorios examinaron el papel del CBD farmacéutico o el cannabis medicinal.   INTERPRETACIÓN: Existe poca evidencia que sugiera que los cannabinoides mejoran los trastornos y síntomas depresivos, los trastornos de ansiedad, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el síndrome de Tourette, el trastorno de estrés postraumático o la psicosis. Existe evidencia de muy baja calidad de que el THC farmacéutico (con o sin CBD) conduce a una pequeña mejoría en los síntomas de ansiedad entre las personas con otras afecciones médicas. Sigue habiendo pruebas insuficientes para proporcionar orientación sobre el uso de cannabinoides para el tratamiento de trastornos mentales dentro de un marco regulatorio. Se necesitan más estudios de alta calidad que examinen directamente el efecto de los cannabinoides en el tratamiento de los trastornos mentales.   https://www.thelancet.com/journals/lanpsy/article/PIIS2215-0366(19)30401-8/fulltext  
    50 Posted by APM NET .
  • Se ha sugerido que los cannabinoides medicinales, incluido el cannabis medicinal y los cannabinoides farmacéuticos y sus derivados sintéticos, como el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD), tienen un papel terapéutico en ciertos trastornos mentales. El artículo citado aquí analiza la evidencia disponible para determinar la efectividad y seguridad de todos los tipos de cannabinoides medicinales en el tratamiento de los síntomas de varios trastornos mentales. Para esta revisión sistemática y meta-análisis, se realizaron búsquedas en MEDLINE, Embase, PsycINFO, el Registro Cochrane Central de Ensayos Clínicos Controlados y la Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas para estudios publicados entre el 1 de enero de 1980 y el 30 de abril de 2018. También se realizaron búsquedas para estudios no publicados o en curso en ClinicalTrials.gov, el Registro de ensayos clínicos de la UE y el Registro de ensayos clínicos de Australia y Nueva Zelanda. Se consideraron todos los estudios que examinaron cualquier tipo y formulación de un cannabinoide medicinal en adultos (≥18 años) para tratar la depresión, la ansiedad, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el síndrome de Tourette, el trastorno de estrés postraumático o la psicosis, ya sea como condición primaria o secundaria a otras condiciones médicas. No se establecieron restricciones en el idioma, el estado de publicación o el tipo de estudio (es decir, se incluyeron los diseños de estudio experimental y observacional). Los resultados primarios fueron la remisión y los cambios en los síntomas de estos trastornos mentales. También se examinó la seguridad de los cannabinoides medicinales para estos trastornos mentales. La calidad de la evidencia se evaluó con la herramienta Cochrane de riesgo de sesgo y el enfoque de calificación de recomendaciones, desarrollo y evaluación (GRADE). Este estudio está registrado con PROSPERO (CRD42017059372, CRD42017059373, CRD42017059376, CRD42017064996 y CRD42018102977). Se incluyeron 83 estudios elegibles (40 ensayos controlados aleatorios, n = 3067): 42 para la depresión (23 ensayos controlados aleatorios; n = 2551), 31 para la ansiedad (17 ensayos controlados aleatorios; n = 605), ocho para el síndrome de Tourette (dos ensayos controlados aleatorios; n = 36), tres para el TDAH (un ensayo controlado aleatorio; n = 30), 12 para el trastorno de estrés postraumático (un ensayo controlado aleatorio; n = 10) y 11 para la psicosis (seis ensayos controlados aleatorios ; n = 281). El THC farmacéutico (con o sin CBD) mejoró los síntomas de ansiedad entre las personas con otras afecciones médicas (principalmente dolor crónico no canceroso y esclerosis múltiple; siete estudios; n = 252), aunque la evidencia GRADO fue muy baja. El THC farmacéutico (con o sin CBD) empeoró los síntomas negativos de la psicosis en un solo estudio (n = 24). El THC farmacéutico (con o sin CBD) no afectó significativamente ningún otro resultado primario para los trastornos mentales examinados, pero aumentó el número de personas que tuvieron eventos adversos y abandonos debido a eventos adversos en comparación con placebo en todos los trastornos mentales examinados. Pocos ensayos controlados aleatorios examinaron el papel del CBD farmacéutico o el cannabis medicinal.   INTERPRETACIÓN: Existe poca evidencia que sugiera que los cannabinoides mejoran los trastornos y síntomas depresivos, los trastornos de ansiedad, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, el síndrome de Tourette, el trastorno de estrés postraumático o la psicosis. Existe evidencia de muy baja calidad de que el THC farmacéutico (con o sin CBD) conduce a una pequeña mejoría en los síntomas de ansiedad entre las personas con otras afecciones médicas. Sigue habiendo pruebas insuficientes para proporcionar orientación sobre el uso de cannabinoides para el tratamiento de trastornos mentales dentro de un marco regulatorio. Se necesitan más estudios de alta calidad que examinen directamente el efecto de los cannabinoides en el tratamiento de los trastornos mentales.   https://www.thelancet.com/journals/lanpsy/article/PIIS2215-0366(19)30401-8/fulltext  
    Nov 08, 2019 50
  • 08 Nov 2019
    Existe un reconocimiento cada vez mayor en la literatura neurológica y psiquiátrica de pacientes con lo que se denominan presentaciones psicóticas aisladas (es decir, con características neurológicas nulas o mínimas), las cuales resultan positivas para autoanticuerpos neuronales (principalmente anticuerpos del receptor de N-metil-D-aspartato) y que responden muy bien al uso de inmunoterapias. Aunque a veces se describe que estos individuos tienen formas atípicas, leves o atenuadas de encefalitis autoinmune, algunos autores consideran que estos casos son lo suficientemente diferentes de la encefalitis autoinmune típica para establecer una nueva categoría llamada psicosis autoinmune. Los autores del artículo citado revisan brevemente los antecedentes, discuten la evidencia existente para una forma de psicosis autoinmune, y proponen un enfoque novedoso y conservador para el reconocimiento de psicosis autoinmunes posibles, probables y definitivas, con la intención de que tengan un uso en la práctica psiquiátrica. También describen las investigaciones requeridas y los enfoques terapéuticos apropiados, tanto psiquiátricos como inmunológicos, para casos probables y definitivos de psicosis autoinmunes, y finalmente discuten los problemas éticos planteados por esta desafiante categoría de diagnóstico.   https://www.thelancet.com/journals/lanpsy/article/PIIS2215-0366(19)30290-1/fulltext
    337 Posted by APM NET .
  • Existe un reconocimiento cada vez mayor en la literatura neurológica y psiquiátrica de pacientes con lo que se denominan presentaciones psicóticas aisladas (es decir, con características neurológicas nulas o mínimas), las cuales resultan positivas para autoanticuerpos neuronales (principalmente anticuerpos del receptor de N-metil-D-aspartato) y que responden muy bien al uso de inmunoterapias. Aunque a veces se describe que estos individuos tienen formas atípicas, leves o atenuadas de encefalitis autoinmune, algunos autores consideran que estos casos son lo suficientemente diferentes de la encefalitis autoinmune típica para establecer una nueva categoría llamada psicosis autoinmune. Los autores del artículo citado revisan brevemente los antecedentes, discuten la evidencia existente para una forma de psicosis autoinmune, y proponen un enfoque novedoso y conservador para el reconocimiento de psicosis autoinmunes posibles, probables y definitivas, con la intención de que tengan un uso en la práctica psiquiátrica. También describen las investigaciones requeridas y los enfoques terapéuticos apropiados, tanto psiquiátricos como inmunológicos, para casos probables y definitivos de psicosis autoinmunes, y finalmente discuten los problemas éticos planteados por esta desafiante categoría de diagnóstico.   https://www.thelancet.com/journals/lanpsy/article/PIIS2215-0366(19)30290-1/fulltext
    Nov 08, 2019 337
  • 07 Nov 2019
    La enfermedad de pequeño vaso (EPV) se refiere a la condición en la que predomina el daño de las arteriolas y los capilares, lo que conduce a una perfusión reducida o interrumpida de la zona comprometida. Los datos sugieren que cuando esta condición se hace evidente en cualquier órgano, ya considera sistémica en su aparición y consecuencias. Esta afecta principalmente a los órganos que reciben porciones significativas de gasto cardíaco, como el cerebro, los riñones y la retina. Por lo tanto, la EPV es una causa etiológica importante en afecciones debilitantes como insuficiencia renal, ceguera, infartos lacunares y demencia. Los factores que conducen a esta condición devastadora incluyen todos los mismos de riesgo vascular conocidos cuando no se controlan estrictamente, pero los estilos de vida, entre los que se incluyen la existencia de sedentarismo, la obesidad y los malos patrones de sueño, también son propulsores reconocidos de la entidad en cuestión. Además, ahora se reconoce a la depresión como un factor de riesgo vascular. La inflamación es un mediador de la EPV, pero no se sabe qué factores predominan en su etiología. El artículo citado enfatiza la necesidad de un mayor número de investigaciones para definir aún más este vínculo y sugiere respuestas clínicas y sociales que podrían reducir los principales impactos de esta afección en la población general.   https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fneur.2019.01020/fullx6
    161 Posted by APM NET .
  • La enfermedad de pequeño vaso (EPV) se refiere a la condición en la que predomina el daño de las arteriolas y los capilares, lo que conduce a una perfusión reducida o interrumpida de la zona comprometida. Los datos sugieren que cuando esta condición se hace evidente en cualquier órgano, ya considera sistémica en su aparición y consecuencias. Esta afecta principalmente a los órganos que reciben porciones significativas de gasto cardíaco, como el cerebro, los riñones y la retina. Por lo tanto, la EPV es una causa etiológica importante en afecciones debilitantes como insuficiencia renal, ceguera, infartos lacunares y demencia. Los factores que conducen a esta condición devastadora incluyen todos los mismos de riesgo vascular conocidos cuando no se controlan estrictamente, pero los estilos de vida, entre los que se incluyen la existencia de sedentarismo, la obesidad y los malos patrones de sueño, también son propulsores reconocidos de la entidad en cuestión. Además, ahora se reconoce a la depresión como un factor de riesgo vascular. La inflamación es un mediador de la EPV, pero no se sabe qué factores predominan en su etiología. El artículo citado enfatiza la necesidad de un mayor número de investigaciones para definir aún más este vínculo y sugiere respuestas clínicas y sociales que podrían reducir los principales impactos de esta afección en la población general.   https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fneur.2019.01020/fullx6
    Nov 07, 2019 161
  • 04 Nov 2019
    Los adultos que se presentan a los servicios de cirugía maxilofacial tienen un alto riesgo de morbilidad psicológica. Un estudio de Reino Unido examinó la prevalencia de la depresión, el trastorno de estrés postraumático (TEPT), la ansiedad, el uso de drogas y alcohol y la angustia relacionada con la apariencia entre los pacientes ambulatorios con trauma maxilofacial durante un seguimiento a mediano plazo. También exploró las variables sociodemográficas y relacionadas con lesiones asociadas con la angustia psicológica con el fin de generar los protocolos de detección psicológica específicos para los servicios de trauma maxilofacial. Se encontraron asociaciones significativas entre el nivel de angustia al momento de la lesión y el número de eventos traumáticos de la vida con niveles de depresión a los 3 meses. No se encontraron asociaciones significativas entre las variables predictoras y el TEPT a los 3 meses, ni con algún diagnóstico psiquiátrico a los 6 meses. La falta de evidencia para un subgrupo identificable de pacientes que tenían un mayor riesgo de angustia psicológica indicó que se debería ofrecer una evaluación de rutina a todos los pacientes ambulatorios con trauma maxilofacial para responder mejor a sus necesidades de salud mental. La viabilidad del equipo médico que facilita esto es desafiante y lo ideal es que la realicen psicólogos integrados en un grupo específico de trabajo. Este estudio condujo a la financiación de un psicólogo clínico en el sitio de la investigación, con la intención de brindar atención colaborativa a los cirujanos maxilofaciales, lo que resultó en una breve evaluación y tratamiento para más de 600 pacientes en el primer año del servicio.   https://www.dialogues-cns.org/20-4/dialoguesclinneurosci-20-327/
    221 Posted by APM NET .
  • Los adultos que se presentan a los servicios de cirugía maxilofacial tienen un alto riesgo de morbilidad psicológica. Un estudio de Reino Unido examinó la prevalencia de la depresión, el trastorno de estrés postraumático (TEPT), la ansiedad, el uso de drogas y alcohol y la angustia relacionada con la apariencia entre los pacientes ambulatorios con trauma maxilofacial durante un seguimiento a mediano plazo. También exploró las variables sociodemográficas y relacionadas con lesiones asociadas con la angustia psicológica con el fin de generar los protocolos de detección psicológica específicos para los servicios de trauma maxilofacial. Se encontraron asociaciones significativas entre el nivel de angustia al momento de la lesión y el número de eventos traumáticos de la vida con niveles de depresión a los 3 meses. No se encontraron asociaciones significativas entre las variables predictoras y el TEPT a los 3 meses, ni con algún diagnóstico psiquiátrico a los 6 meses. La falta de evidencia para un subgrupo identificable de pacientes que tenían un mayor riesgo de angustia psicológica indicó que se debería ofrecer una evaluación de rutina a todos los pacientes ambulatorios con trauma maxilofacial para responder mejor a sus necesidades de salud mental. La viabilidad del equipo médico que facilita esto es desafiante y lo ideal es que la realicen psicólogos integrados en un grupo específico de trabajo. Este estudio condujo a la financiación de un psicólogo clínico en el sitio de la investigación, con la intención de brindar atención colaborativa a los cirujanos maxilofaciales, lo que resultó en una breve evaluación y tratamiento para más de 600 pacientes en el primer año del servicio.   https://www.dialogues-cns.org/20-4/dialoguesclinneurosci-20-327/
    Nov 04, 2019 221
  • 28 Oct 2019
    La religión y la psiquiatría pueden considerarse dos formas diferentes de explicar lo desconocido, de responder a preguntas sobre el significado de la vida y de traer curación. El artículo citado se propuso como objetivo discutir la frontera entre religión y psiquiatría, explorando la interfaz entre las mismas y discutiendo la frontera entre el alma y la mente. Las creencias religiosas pueden afectar los comportamientos y pueden verse en un continuo psicopatológico con ideas y delirios sobrevalorados. Existe una superposición entre las categorías psiquiátricas y religiosas, en los estados de posesión descritos en la literatura de investigación y por muchos grupos culturales. Varios estudios sugieren posibles factores para diferenciar la esquizofrenia de la influencia demoníaca e informan sobre la eficacia del exorcismo entre los sujetos poseídos / psicóticos. Incluso se han propuesto criterios de diagnóstico para el trastorno de trance disociativo o el trastorno de posesión. ¿Deben considerarse este tipo de creencias como algo patológico? ¿O es necesario mantener el enfoque cultural de las mismas para evitar el sobre-diagnóstico y tratamiento?   https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/08039488.2018.1525639?journalCode=ipsc20
    394 Posted by APM NET .
  • La religión y la psiquiatría pueden considerarse dos formas diferentes de explicar lo desconocido, de responder a preguntas sobre el significado de la vida y de traer curación. El artículo citado se propuso como objetivo discutir la frontera entre religión y psiquiatría, explorando la interfaz entre las mismas y discutiendo la frontera entre el alma y la mente. Las creencias religiosas pueden afectar los comportamientos y pueden verse en un continuo psicopatológico con ideas y delirios sobrevalorados. Existe una superposición entre las categorías psiquiátricas y religiosas, en los estados de posesión descritos en la literatura de investigación y por muchos grupos culturales. Varios estudios sugieren posibles factores para diferenciar la esquizofrenia de la influencia demoníaca e informan sobre la eficacia del exorcismo entre los sujetos poseídos / psicóticos. Incluso se han propuesto criterios de diagnóstico para el trastorno de trance disociativo o el trastorno de posesión. ¿Deben considerarse este tipo de creencias como algo patológico? ¿O es necesario mantener el enfoque cultural de las mismas para evitar el sobre-diagnóstico y tratamiento?   https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/08039488.2018.1525639?journalCode=ipsc20
    Oct 28, 2019 394
  • 02 Mar 2018
    Dado que la individualización del tratamiento depende del tipo de síntomas que reporte el paciente (hecho que tendrá un impacto en la efectividad del mismo), se propone una revisión de estos tres nuevos antidepresivos con respecto a su perfil. Vortioxetina, mejorando el tono serotoninérgico, incrementa el funcionamiento cognitivo en TDM, con eficacia en las recurrencias; náusea es su EA más reportado. Levomilnacipram ER, con su mecanismo dual en Serotonina/Norepinefrina, mejora energía y motivación, y la náusea es también su EA más común. Vilazidona tiene un efecto agonista parcial serotoninérgico, por lo que mejora altos niveles de ansiedad; cefalea es su EA más reportado.   Fuente: Roger S McIntyre. Neuropsychiatric Disease and Treatment 2017:13. El rol de los nuevos antidepresivos en la práctica clínica en Canadá: una breve revisión de vortioxetina, levomilnacipram ER y vilazidona. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5716309/
    5703 Posted by APM NET .
  • Dado que la individualización del tratamiento depende del tipo de síntomas que reporte el paciente (hecho que tendrá un impacto en la efectividad del mismo), se propone una revisión de estos tres nuevos antidepresivos con respecto a su perfil. Vortioxetina, mejorando el tono serotoninérgico, incrementa el funcionamiento cognitivo en TDM, con eficacia en las recurrencias; náusea es su EA más reportado. Levomilnacipram ER, con su mecanismo dual en Serotonina/Norepinefrina, mejora energía y motivación, y la náusea es también su EA más común. Vilazidona tiene un efecto agonista parcial serotoninérgico, por lo que mejora altos niveles de ansiedad; cefalea es su EA más reportado.   Fuente: Roger S McIntyre. Neuropsychiatric Disease and Treatment 2017:13. El rol de los nuevos antidepresivos en la práctica clínica en Canadá: una breve revisión de vortioxetina, levomilnacipram ER y vilazidona. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5716309/
    Mar 02, 2018 5703
  • 28 Aug 2018
    La investigación previa ha documentado contribuciones hereditarias compartidas en la autolesión no suicida (ALNS) y la ideación suicida (IdS), así como en ALNS e intento de suicidio (InS). Además, la exposición al trauma ha estado implicada en el riesgo de ALNS y suicidio. Se necesita de estudios que puedan dar un punto de vista genético para determinar fuentes comunes de implicación en los tres tipos de pensamiento y conducta autodestructiva, con el fin de aclarar la naturaleza de sus asociaciones con las experiencias traumáticas. Este estudió procuró llevar a cabo justo esa tarea, y para ello reclutó dos cohortes de gemelos con un total de 9526 participantes. Los investigadores encontraron que las prevalencias de exposición al trauma de alto riesgo (TAR), ALNS, IdS y InS fueron 24.4, 5.6, 27.1 y 4.6%, respectivamente. Todos los fenotipos tenían una correlación moderada a alta. Las influencias genéticas sobre los pensamientos autodestructivos y el TAR fueron significativas y altamente correlacionadas entre hombres y mujeres. Las influencias ambientales únicas se correlacionaron modestamente en las mujeres, lo que sugiere que los traumatismos de alto riesgo pueden conferir cierto riesgo directo de pensamientos y conductas autolesivas entre las mujeres. Las personas que llevan a cabo ALNS corren un mayor riesgo de suicidio, y los factores hereditarios comunes contribuyen a estas asociaciones. La prevención de la exposición al trauma puede ayudar a mitigar el riesgo de autolesión y suicidio, ya sea directa o indirectamente, a través de alguna reducción en la implicación hacia el desarrollo de psicopatología de manera más amplia. Además, la selección de factores de vulnerabilidad preexistentes podría reducir significativamente el riesgo de conductas potencialmente mortales entre los que han experimentado un trauma.   Fuente: Richmond-Rakerd LS et al. Psychol Med. 2018 May 6:1-10. doi: 10.1017/S0033291718001034. [Epub ahead of print] Contribución genética y exposición al trauma en las autolesiones. https://www.cambridge.org/core/journals/psychological-medicine/article/common-genetic-contributions-to-highrisk-trauma-exposure-and-selfinjurious-thoughts-and-behaviors/9DF36ABC259BCB28BF2379541DFC7EDE  
    4784 Posted by APM NET .
  • La investigación previa ha documentado contribuciones hereditarias compartidas en la autolesión no suicida (ALNS) y la ideación suicida (IdS), así como en ALNS e intento de suicidio (InS). Además, la exposición al trauma ha estado implicada en el riesgo de ALNS y suicidio. Se necesita de estudios que puedan dar un punto de vista genético para determinar fuentes comunes de implicación en los tres tipos de pensamiento y conducta autodestructiva, con el fin de aclarar la naturaleza de sus asociaciones con las experiencias traumáticas. Este estudió procuró llevar a cabo justo esa tarea, y para ello reclutó dos cohortes de gemelos con un total de 9526 participantes. Los investigadores encontraron que las prevalencias de exposición al trauma de alto riesgo (TAR), ALNS, IdS y InS fueron 24.4, 5.6, 27.1 y 4.6%, respectivamente. Todos los fenotipos tenían una correlación moderada a alta. Las influencias genéticas sobre los pensamientos autodestructivos y el TAR fueron significativas y altamente correlacionadas entre hombres y mujeres. Las influencias ambientales únicas se correlacionaron modestamente en las mujeres, lo que sugiere que los traumatismos de alto riesgo pueden conferir cierto riesgo directo de pensamientos y conductas autolesivas entre las mujeres. Las personas que llevan a cabo ALNS corren un mayor riesgo de suicidio, y los factores hereditarios comunes contribuyen a estas asociaciones. La prevención de la exposición al trauma puede ayudar a mitigar el riesgo de autolesión y suicidio, ya sea directa o indirectamente, a través de alguna reducción en la implicación hacia el desarrollo de psicopatología de manera más amplia. Además, la selección de factores de vulnerabilidad preexistentes podría reducir significativamente el riesgo de conductas potencialmente mortales entre los que han experimentado un trauma.   Fuente: Richmond-Rakerd LS et al. Psychol Med. 2018 May 6:1-10. doi: 10.1017/S0033291718001034. [Epub ahead of print] Contribución genética y exposición al trauma en las autolesiones. https://www.cambridge.org/core/journals/psychological-medicine/article/common-genetic-contributions-to-highrisk-trauma-exposure-and-selfinjurious-thoughts-and-behaviors/9DF36ABC259BCB28BF2379541DFC7EDE  
    Aug 28, 2018 4784
  • 04 Jun 2019
    Es bien conocido que el Trastorno Depresivo Mayor se trata de una condición crónica, recurrente y progresiva, la cual incluye un espectro sintomático amplio, con alteraciones emocionales, cognitivas y físicas. La padecen alrededor de 350 millones de personas a nivel global, y se considera que será la principal causa de carga de morbilidad para el año 2030; por si fuera poco, es una enfermedad altamente comorbidad, pues hasta un 59% de los pacientes tendrán un trastorno de ansiedad asociado, y el 24% un trastorno por consumo de sustancias. El impacto de estos números va mucho más allá de lo estrictamente clínico, pues se estima que a pesar de los 38 millones de euros que se invierten en la UE para tratarla (costos directos), 1 de cada 10 empleados a faltado al trabajo por depresión, con un promedio de 36 días de ausencia por episodio, suscitando un costo a los empleadores de 54 millones de euros (37 millones en EUA y 7,5 millones en Australia). Algunos estudios demuestran que un incremento en la productividad en el trabajo puede compensar los costos de tratamiento de la depresión en un 45-98 %. Sin embargo, solo el 50% de los pacientes deprimidos recibe tratamiento, a lo que se suma que, con las intervenciones actuales, 1 de cada 2 de estos no responde bien al mismo, por lo que, a mediano y largo plazo, van a tener una menor calidad de vida, funcionalidad y productividad, con menor probabilidad de ser contratados, generando mayor costo en cuidados médicos y programas sociales. Ante este panorama se hace necesario invertir en la concientización pública, en la capacitación médica, en mejorar el acceso a los servicios de salud, así como la inversión en intervenciones tempranas, planteando como objetivos principales la optimización de la calidad de vida y el funcionamiento de los pacientes.   American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Health Disorders. Quinta edición. Washington, DC: American Psychiatric Association; 2013  
    3392 Posted by APM NET .
  • Es bien conocido que el Trastorno Depresivo Mayor se trata de una condición crónica, recurrente y progresiva, la cual incluye un espectro sintomático amplio, con alteraciones emocionales, cognitivas y físicas. La padecen alrededor de 350 millones de personas a nivel global, y se considera que será la principal causa de carga de morbilidad para el año 2030; por si fuera poco, es una enfermedad altamente comorbidad, pues hasta un 59% de los pacientes tendrán un trastorno de ansiedad asociado, y el 24% un trastorno por consumo de sustancias. El impacto de estos números va mucho más allá de lo estrictamente clínico, pues se estima que a pesar de los 38 millones de euros que se invierten en la UE para tratarla (costos directos), 1 de cada 10 empleados a faltado al trabajo por depresión, con un promedio de 36 días de ausencia por episodio, suscitando un costo a los empleadores de 54 millones de euros (37 millones en EUA y 7,5 millones en Australia). Algunos estudios demuestran que un incremento en la productividad en el trabajo puede compensar los costos de tratamiento de la depresión en un 45-98 %. Sin embargo, solo el 50% de los pacientes deprimidos recibe tratamiento, a lo que se suma que, con las intervenciones actuales, 1 de cada 2 de estos no responde bien al mismo, por lo que, a mediano y largo plazo, van a tener una menor calidad de vida, funcionalidad y productividad, con menor probabilidad de ser contratados, generando mayor costo en cuidados médicos y programas sociales. Ante este panorama se hace necesario invertir en la concientización pública, en la capacitación médica, en mejorar el acceso a los servicios de salud, así como la inversión en intervenciones tempranas, planteando como objetivos principales la optimización de la calidad de vida y el funcionamiento de los pacientes.   American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Health Disorders. Quinta edición. Washington, DC: American Psychiatric Association; 2013  
    Jun 04, 2019 3392
  • 27 Feb 2018
    La investigación llevada a cabo en las últimas dos décadas ha revelado que el duelo, un fenómeno común experimentado por muchas personas después de la pérdida de un ser querido, es raramente experimentada como una progresión estable de una alta intensidad a su eventual resolución. En lugar de esta forma “tradicional”, cuatro distintas trayectorias han sido descritas por datos empíricos: resiliencia, duelo cronificado, deprimido-resuelto y depresión crónica. Además, un pequeño número de personas nunca integra la pérdida a su vida, y continúa experimentando severa disfunción en su vida diaria por muchos años después del evento que genera la misma, un fenómeno conocido como “duelo complicado” (DC). La investigación empírica continua ayudará al entendimiento del proceso normal del duelo y al DC como un trastorno. Esta información es crucial para que los clínicos mejoren sus prácticas cuando se atiende a aquellos que han sufrido una pérdida.   Fuente. B.J. Arizmendi, M.-F. O’Connor / Australian Critical Care 28 (2015) 58–62 https://ac-els-cdn-com.pbidi.unam.mx:2443/S1036731415000065/1-s2.0-S1036731415000065-main.pdf?_tid=7c72ec84-c028-11e7-8703-00000aacb361&acdnat=1509666757_b818d239e21b92ac259884dced952988       ¿Quiere conocer más sobre este y optros temas de interés?   Le invitamos a conocer nuestro Cognición y Depresión en donde encontrará ponencias de temas cómo comorbilidad, tratamiento farmacológico y no farmacológico. si está inetresado en cusros similares, de clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.    
    2653 Posted by APM NET .
  • La investigación llevada a cabo en las últimas dos décadas ha revelado que el duelo, un fenómeno común experimentado por muchas personas después de la pérdida de un ser querido, es raramente experimentada como una progresión estable de una alta intensidad a su eventual resolución. En lugar de esta forma “tradicional”, cuatro distintas trayectorias han sido descritas por datos empíricos: resiliencia, duelo cronificado, deprimido-resuelto y depresión crónica. Además, un pequeño número de personas nunca integra la pérdida a su vida, y continúa experimentando severa disfunción en su vida diaria por muchos años después del evento que genera la misma, un fenómeno conocido como “duelo complicado” (DC). La investigación empírica continua ayudará al entendimiento del proceso normal del duelo y al DC como un trastorno. Esta información es crucial para que los clínicos mejoren sus prácticas cuando se atiende a aquellos que han sufrido una pérdida.   Fuente. B.J. Arizmendi, M.-F. O’Connor / Australian Critical Care 28 (2015) 58–62 https://ac-els-cdn-com.pbidi.unam.mx:2443/S1036731415000065/1-s2.0-S1036731415000065-main.pdf?_tid=7c72ec84-c028-11e7-8703-00000aacb361&acdnat=1509666757_b818d239e21b92ac259884dced952988       ¿Quiere conocer más sobre este y optros temas de interés?   Le invitamos a conocer nuestro Cognición y Depresión en donde encontrará ponencias de temas cómo comorbilidad, tratamiento farmacológico y no farmacológico. si está inetresado en cusros similares, de clic aquí donde puede encontrar contenido gratuito y de pago.    
    Feb 27, 2018 2653
  • 09 Apr 2018
    A a luz de la evidencia actual que con tanta contundencia (no exenta de polémica por supuesto) nos ha puesto de manifiesto el riesgo a la salud de las próximas generaciones, a través de la epigenética, cabe preguntarse qué hacer para mitigar tal impacto. En una época de desastres naturales, guerras frecuentes, violencia asociada a la actividad ilegal, principalmente el narcotráfico, el alcance de sus consecuencias en cada persona del planeta ha alcanzado un potencial nunca antes visto, y de hecho, muchos teóricos hipotetizan que esta pueda ser una de las razones por las que los niños de ahora acumulan una prevalencia mucho más alta de padecimientos en salud mental; ¿serán entonces nuestros hijos, nuestros nietos, quienes lleven en un futuro próximo la mayor carga histórica de enfermedad, incluida la mental? A pesar de todo lo citado, ha de tenerse en cuenta que los fenómenos resilientes, la alimentación apropiada y los hábitos de vida saludable también tienen una influencia (para este caso positiva) en el proceso epigenético, y por ello es que muchas líneas académicas sostienen que genética, o ADN, no es destino; muchas de estas actividades no deben ser solo llevadas por las generaciones del presente, también deben ser fomentadas en las del futuro, y día a día se nos hace más clara la responsabilidad que se suscita ante la necesidad de dejar un ambiente adecuado, siendo parte de la misma, dejar humanos sanos y conscientes, consecuentes. Para ello quizá deberíamos empezar con el ejemplo.   Artículo de discusión: N.C. RODNEY AND C.J. MULLIGAN. BIOCULTURAL STUDY OF STRESS AND HEALTH IN THE DRC. American Journal of Physical Anthropology. 155:200-209 (2014). Link: https://s3.amazonaws.com/objects.readcube.com/articles/downloaded/wiley/f4943c61613ca51d2d744502def557dd1b4e60edde37bd37190ddcf60084db30.pdf?X-Amz-Algorithm=AWS4-HMAC-SHA256&X-Amz-Credential=AKIAIS5LBPCM5JPOCDGQ%2F20171201%2Fus-east-1%2Fs3%2Faws4_request&X-Amz-Date=20171201T030731Z&X-Amz-Expires=161548&X-Amz-SignedHeaders=host&X-Amz-Signature=39be5aec54776873069edd345598ed0ea8db6b6b3d24de710ed51b25a29f9603
    2277 Posted by APM NET .
  • A a luz de la evidencia actual que con tanta contundencia (no exenta de polémica por supuesto) nos ha puesto de manifiesto el riesgo a la salud de las próximas generaciones, a través de la epigenética, cabe preguntarse qué hacer para mitigar tal impacto. En una época de desastres naturales, guerras frecuentes, violencia asociada a la actividad ilegal, principalmente el narcotráfico, el alcance de sus consecuencias en cada persona del planeta ha alcanzado un potencial nunca antes visto, y de hecho, muchos teóricos hipotetizan que esta pueda ser una de las razones por las que los niños de ahora acumulan una prevalencia mucho más alta de padecimientos en salud mental; ¿serán entonces nuestros hijos, nuestros nietos, quienes lleven en un futuro próximo la mayor carga histórica de enfermedad, incluida la mental? A pesar de todo lo citado, ha de tenerse en cuenta que los fenómenos resilientes, la alimentación apropiada y los hábitos de vida saludable también tienen una influencia (para este caso positiva) en el proceso epigenético, y por ello es que muchas líneas académicas sostienen que genética, o ADN, no es destino; muchas de estas actividades no deben ser solo llevadas por las generaciones del presente, también deben ser fomentadas en las del futuro, y día a día se nos hace más clara la responsabilidad que se suscita ante la necesidad de dejar un ambiente adecuado, siendo parte de la misma, dejar humanos sanos y conscientes, consecuentes. Para ello quizá deberíamos empezar con el ejemplo.   Artículo de discusión: N.C. RODNEY AND C.J. MULLIGAN. BIOCULTURAL STUDY OF STRESS AND HEALTH IN THE DRC. American Journal of Physical Anthropology. 155:200-209 (2014). Link: https://s3.amazonaws.com/objects.readcube.com/articles/downloaded/wiley/f4943c61613ca51d2d744502def557dd1b4e60edde37bd37190ddcf60084db30.pdf?X-Amz-Algorithm=AWS4-HMAC-SHA256&X-Amz-Credential=AKIAIS5LBPCM5JPOCDGQ%2F20171201%2Fus-east-1%2Fs3%2Faws4_request&X-Amz-Date=20171201T030731Z&X-Amz-Expires=161548&X-Amz-SignedHeaders=host&X-Amz-Signature=39be5aec54776873069edd345598ed0ea8db6b6b3d24de710ed51b25a29f9603
    Apr 09, 2018 2277
  • 02 Mar 2018
    Enfermedades mentales como la depresión, la ansiedad y el trastorno bipolar representan una proporción significativa de la discapacidad global con una importante carga social, económica y de salud. Actualmente el tratamiento está dominado por la farmacoterapia, como los antidepresivos, así como la psicoterapia y terapia cognitiva conductual; sin embargo, tales tratamientos evitan menos de la mitad de la carga de la enfermedad, lo que sugiere que se necesitan estrategias adicionales para prevenir y tratar los trastornos mentales. Actualmente hay datos mecanísticos, observacionales e intervencionistas consistentes para sugerir que la calidad de la dieta puede ser un factor de riesgo modificable en la enfermedad mental. Esta revisión proporciona una visión general del campo de la psiquiatría nutricional.   Fuente: Wolfgang Marx et. Proceedings of the Nutrition Society (2017), 76, 427–436. Psiquiatría nutricional: El estado actual de la evidencia. https://www.cambridge.org/core/journals/proceedings-of-the-nutrition-society/article/nutritional-psychiatry-the-present-state-of-the-evidence/88924C819D21E3139FBC48D4D9DF0C08  
    2103 Posted by APM NET .
  • Enfermedades mentales como la depresión, la ansiedad y el trastorno bipolar representan una proporción significativa de la discapacidad global con una importante carga social, económica y de salud. Actualmente el tratamiento está dominado por la farmacoterapia, como los antidepresivos, así como la psicoterapia y terapia cognitiva conductual; sin embargo, tales tratamientos evitan menos de la mitad de la carga de la enfermedad, lo que sugiere que se necesitan estrategias adicionales para prevenir y tratar los trastornos mentales. Actualmente hay datos mecanísticos, observacionales e intervencionistas consistentes para sugerir que la calidad de la dieta puede ser un factor de riesgo modificable en la enfermedad mental. Esta revisión proporciona una visión general del campo de la psiquiatría nutricional.   Fuente: Wolfgang Marx et. Proceedings of the Nutrition Society (2017), 76, 427–436. Psiquiatría nutricional: El estado actual de la evidencia. https://www.cambridge.org/core/journals/proceedings-of-the-nutrition-society/article/nutritional-psychiatry-the-present-state-of-the-evidence/88924C819D21E3139FBC48D4D9DF0C08  
    Mar 02, 2018 2103